Serie: El crecimiento y la expansión del reino de Dios. Cuarto mensaje. EL CRECIMIENTO DEL REINO DE DIOS


expansion 2

Jesús predicaba acerca del evangelio del reino, las buenas noticias del gobierno de Dios.

Mateo 4:17  Desde entonces comenzó Jesús a predicar,  y a decir: Arrepentíos,  porque el reino de los cielos se ha acercado.

Hechos 1:3  Después de haber padecido,  se presentó vivo con muchas pruebas indubitables,  apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios. 

¿Qué es el reino de Dios?

El reino de Dios se debe entender

Mateo 13:11  El respondiendo,  les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos;  mas a ellos no les es dado.

Mateo 13:19  Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende.

Mateo 13:52  Todo maestro de la ley que ha sido instruido acerca del reino de los cielos es como el dueño de una casa,  que de lo que tiene guardado saca tesoros nuevos y viejos.

El reino de Dios se busca

Mateo 6:33  Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia,  y todas estas cosas os serán añadidas.

Lucas 16:16  La ley y los profetas eran hasta Juan;  desde entonces el reino de Dios es anunciado,  y todos se esfuerzan por entrar en él.

Es la respuesta de Dios a mi necesidad de guía, dirección y consejo.

Es el gobierno de Dios, el señorío de Cristo, renuncio a mi gobierno cada día y me dejo gobernar por él.

Y la presencia del Espíritu Santo es la consecuencia del reinar de Dios. Es la consecuencia de la exaltación de Cristo, luego que Cristo fue exaltado descendió el Espíritu Santo (Hechos 2:33)

El Espíritu Santo, es una persona que me gobierna y me dirige, que puede ser entristecido e ignorado.

El reino de Dios se recibe

Lucas 12:32  No temáis,  manada pequeña,  porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino

Mateo 4:17 Desde entonces comenzó Jesús a predicar,  y a decir: Arrepentíos,  porque el reino de los cielos se ha acercado.

Lucas 17:21  El reino de Dios no vendrá con advertencia, ni dirán: Helo aquí,  o helo allí;  porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros.

El reino de Dios crece

Mateo 13:31  El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza,  que un hombre tomó y sembró en su campo; el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas;  pero cuando ha crecido,  es la mayor de las hortalizas,  y se hace árbol,  de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas.

Mateo 13:33  El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer,  y escondió en tres medidas de harina,  hasta que todo fue leudado.

 

El reino de Dios no es material ni geográfico es de naturaleza espiritual, por lo tanto su crecimiento es espiritual.

El reino de Dios crece en la medida que tenga espacios para habitar.

El reino de Dios crece en la medida que se ensanche la medida que pueda habitar en cada uno de nosotros.

El reino de Dios crece en la medida que haya nuevos corazones en los que pueda habitar. 

¿Cómo crece el reino de Dios?

Hay una gracia abundante que procura crecer en nosotros.

2 Pedro 3:18  Antes bien,  creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

2 Corintios 9:8  Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia,  a fin de que,  teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente,  abundéis para toda buena obra.

Tenemos que crecer en nuestro estado de necesidad para que Dios nos pueda llenar con toda la provisión abundante que tenemos en Cristo.

El conformismo, la comodidad y la apatía detienen el crecimiento.

El pecado provoca que el reino de Dios decrezca.

Mi primera responsabilidad es que el reino de Dios crezca en mí.

2 Timoteo 2:1  Tú,  pues,  hijo mío,  esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús. 

  • Comunión con el E. S.
  • Alimentarme con la Palabra de Dios
  • La obediencia y la santidad
  • Los dones

Mi segunda responsabilidad es que el reino de Dios crezca en otros

1 Corintios 15: 10 Pero por la gracia de Dios, soy lo que soy, y su gracia para conmigo no fue en vano; pero trabajé más abundantemente que todos ellos, pero no yo, sino la gracia de Dios que estaba conmigo.

Colosenses 1: 29 “Para este fin también trabajo, esforzándome”

1 Tesalonicenses 2: 9 “Porque te acuerdas, hermanos, de nuestro trabajo y trabajo, porque trabajamos de noche y de día… os predicamos el evangelio de Dios”

2 Corintios 11: 23, 26- 27 ¿Acaso son ministros de Cristo…? Soy más; en trabajos más abundantes… en viajes a menudo… en fatiga y fatiga”

Necesitamos trabajar enérgicamente y sin embargo poder reconocer que nuestro esfuerzo no es la causa de todo: “no yo, sino la gracia de Dios que estaba conmigo”.

  • Ministración de la palabra
  • Milagros
  • Servicio
  • Discipulado 

El reino tiene que crecer hasta alcanzar la plenitud

 Dios diseño todas las cosas para que sean llenas hasta la plenitud.

Efesios 1:23  (La iglesia) la cual es su cuerpo,  la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

Efesios 3:19  Conocer el amor de Cristo,  que excede a todo conocimiento,  para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

Efesios 4:13  Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios,  a un varón perfecto,  a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.

Dios quiere que el reino crezca para que se llena su casa.

 Lucas 14:16-17, 23  Un hombre hizo una gran cena,  y convidó a muchos. Y a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los convidados: Venid,  que ya todo está preparado…. Dijo el señor al siervo: Ve por los caminos y por los vallados,  y fuérzalos a entrar,  para que se llene mi casa.

Mateo 11:12  Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora,  el reino de los cielos sufre violencia,  y los violentos lo arrebatan. 

Conclusión

Desde el primer encomendamiento a Adán vemos cómo Dios tiene esta idea de multiplicarse y llenarlo todo con su presencia.

Génesis 1:28 Y los bendijo Dios, y les dijo: fructificad y multiplicaos;  llenad la tierra,  y sojuzgadla,  y señoread en los peces del mar,  en las aves de los cielos,  y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

Este pasaje tiene una clave que hay que descubrir para poder entenderlo.  Una trampa para nuestra mente occidental, está al revés.

La secuencia de este importante mandato original dado a los hombres es: señorear (someter), sojuzgar (dirigir, darle propósito), para llenar; y así, multiplicar y fructificar.

  • Someter: la palabra en hebreo es kabash, significa someter a la fuerza, mantener bajo control.
  • Dominar: la palabra en hebreo es radah subyugar, prevalecer contra, hollar. regular.

Un ejemplo que nos puede clarificar este proceso es el trabajo de domar un caballo.

Primero se lo somete, se lo conduce a paz; luego se lo domina, se lo dirige, se lo conduce para que finalmente pueda hacer la tarea que necesitamos que produzca.

Así la fuerza del caballo se la conduce para que produzca fruto.

Este es el proceso que vemos que Dios tiene que realizar en el hombre

Primero, Dios tiene que doblegar su rebeldía como el caballo, al doblegarlo no le anula la personalidad sino que permite que toda esa energía pueda ser útil en alguna dirección.

Hay mucha gente rebelde que no puede ser útil para nada.

Si alguien nos tiene que gobernar, nos tiene que someter que mejor que sea Dios, y no una persona, una institución o una causa.

El gobierno de Dios nos conduce a paz.

Por eso Dios hablaba de la necesidad de que los hombres renuncien a ser gobernados por su yo y se dejen gobernar por Dios.

Esto es muy aplicable al discipulado y a la edificación de la iglesia: conducir a paz, para dirigir hacia un propósito: para llenar, multiplicar y así fructificar.

  • Llenar: No tiene que ver con el tener hijos sino con el concepto de plenitud. La idea de Dios de llenarlo todo en forma completa.

Dios no ha dado capacidades y nos ha hecho creativos para que las virtudes del cielo se expandan en la tierra. Es el desarrollo de cada uno como persona, como familia, como comunidad y la manera en la que influenciamos en el mundo.

  • Multiplicarse: Tiene que ver con el concepto de trascendencia de legado, de tener hijos naturales y espirituales que continúen la tarea a través de los tiempos. Para el continuo crecimiento del reino y del gobierno de Dios. Su reino no tendrá límites. 
  • Fructificar: El fruto siempre es para alguien, es para otro. En este caso, el fruto es para el “disfrute” de Dios. Transformar las áreas de conflicto y de debilidad en áreas en las que se manifieste la gracia de Dios para que El, reciba gloria.

Dios quiere recoger frutos de nosotros

Mateo 21:43  Por tanto os digo,  que el reino de Dios será quitado de vosotros,  y será dado a gente que produzca los frutos de él

Mateo 13:23  Mas el que fue sembrado en buena tierra,  éste es el que oye y entiende la palabra (del reino), y da fruto;  y produce a ciento,  a sesenta,  y a treinta por uno.

Mateo 25:20-21 Y llegando el que había recibido cinco talentos,  trajo otros cinco talentos,  diciendo: Señor,  cinco talentos me entregaste;  aquí tienes,  he ganado otros cinco talentos sobre ellos. Y su señor le dijo: Bien,  buen siervo y fiel;  sobre poco has sido fiel,  sobre mucho te pondré;  entra en el gozo de tu señor.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Serie: El crecimiento y la expansión del reino de Dios. Tercer mensaje. El reino, el señorío y el gobierno de Dios.


Expansión

Jesús predicó desde su primera predicación acerca del reino de Dios.

El reino de Dios se acerca

Mateo 4:17 Desde entonces comenzó Jesús a predicar,  y a decir: Arrepentíos,  porque el reino de los cielos se ha acercado.

El reino de Dios está presente

Lucas 17:21  El reino de Dios no vendrá con advertencia, ni dirán:  Helo aquí,  o helo allí;  porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros.

El reino de Dios se busca

Mateo 6:33  Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia,  y todas estas cosas os serán añadidas.

El reino de Dios se entra

Lucas 16:16  La ley y los profetas eran hasta Juan;  desde entonces el reino de Dios es anunciado,  y todos se esfuerzan por entrar en él.

El reino de Dios se recibe

Lucas 12:32  No temáis,  manada pequeña,  porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino

El reino de Dios es quitado

Mateo 21:43  Por tanto os digo,  que el reino de Dios será quitado de vosotros,  y será dado a gente que produzca los frutos de él.

El reino de Dios es cerrado

Mateo 23:13  Mas  ¡ay de vosotros,  escribas y fariseos,  hipócritas!  porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres;  pues ni entráis vosotros,  ni dejáis entrar a los que están entrando.

El reino de Dios se manifiesta

Mateo 12:28  Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios,  ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.

Lucas 10:9  Sanad a los enfermos que en ella haya,  y decidles:  Se ha acercado a vosotros el reino de Dios.

El reino de Dios se debe entender

Mateo 13:11  El respondiendo,  les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos;  mas a ellos no les es dado.

Mateo 13:19  Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende.

Mateo 13:52  Todo maestro de la ley que ha sido instruido acerca del reino de los cielos es como el dueño de una casa,  que de lo que tiene guardado saca tesoros nuevos y viejos.

Antes de ascender tuvo un retiro de 40 días con los discípulos para explicarles el reino de Dios

Hechos 1:3  Después de haber padecido,  se presentó vivo con muchas pruebas indubitables,  apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.

Es interesante considerar como el apóstol Pablo maneja el tema del reino de Dios.

Como lo encuadra en la realidad que estaban viviendo con el Imperio Romano.

El reino estaba personificado en un Kyrios, en un Señor, el César.

Pablo habla de otro reino, de otro Kyrios: Jesucristo es el Señor

La elección es más radical.

La misma sociedad te imponía reconocer al César como Kyrios.

Los discípulos reconocían otro Kyrios: Jesucristo

Y tenían que pagar el precio con sus vidas.

El apóstol Pablo personifica el reino de Dios, no es algo tan difuso.

Jesucristo es el Kyrios.

Te revela lo que el Padre enseña: el kerigma

Te revela la voluntad del Padre: la didaké

1 Corintios 1:2  A los santificados en Cristo Jesús,  llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo,  Señor de ellos y nuestro

El Espíritu Santo es el Kyrios.

Te consuela, te capacita y te dirige en la vida cotidiana

2 Corintios 3:17  Porque el Señor es el Espíritu;  y donde está el Espíritu del Señor,  allí hay libertad.

¿Cómo hablar hoy del reino de Dios y del señorío de Cristo a nuestra cultura?

En una cultura individualista, rebelde, donde reina la tolerancia extrema

No te metas conmigo que no me meto con vos.

No me digas lo que está mal.

No me digas lo que tengo que hacer

Hablar del gobierno de Dios, del gobierno de Cristo es contracultural.

Nos comprometemos con los Dios dice, lo que Dios enseña y lo que Dios requiere de nosotros.

Voluntariamente renunciamos a nuestra libertad de pensamiento y de acción  para dejar que alguien nos gobierne.

Y personificamos ese gobierno:

Jesucristo es el camino, la verdad y la vida.

Espíritu me dirige.

Esto nos permite una mejor comprensión de un pasaje muy importante:

Romanos 10:8-9  Cerca de ti está la palabra,  en tu boca y en tu corazón.  Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor,  y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos,  serás salvo.

Muchos tienen una confusión con este pasaje

El que confesare con su boca que Jesús es el Señor será salvo

Jesucristo es el Señor no es una frase mágica

No es un mantra.

Tenemos que quitar del cristianismo todo componente de magia.
Este pensamiento mágico es una distorsión una degradación de la revelación.

Está en nuestra carne.

Es más fácil es menor el compromiso y la demanda.

Es la expectativa de que por hacer o decir cierta cosa ocurre un milagro

El pensamiento mágico es algo que ensucia el cristianismo

La universal y el catolicismo muchas veces al recurrir a los mitos, las repeticiones introducen la magia.

Esto es interesante considerar porque sin darnos cuenta se nos cuela el pensamiento mágico.

Si hoy no oro, si no leo la palabra me va a ir todo mal.

Tengo que orar y ayunar, pero la oración me cambia a mí, produce en mí una mayor medida de revelación y fe.

La magia funciona por el temor.

El temor y la fe es el mimos principio pero con distinto origen

Hebreos 11:1

Volviendo a que Jesucristo es el Señor no es una frase mágica.

No es cuestión de una repetición.

Muchos dicen: Si puede decir Jesucristo es el Señor no está endemoniados. Yo he visto a muchos endemoniados que pueden repetir mecánicamente: Jesucristo es el Señor.

A que se refiere este pasaje.

La palabra es la que fluye del corazón.

Es necesaria la palabra pero es la palabra cerca del corazón.

Lo que contamina al hombre es lo que sale del corazón del hombre.

Del corazón mana la vida.

Lo exterior trata de imponerte cosas, el mundo, los medios, todo.

El enemigo siempre obra de afuera para adentro.

Dios obra de adentro para afuera.

Entonces lo que determina mi salvación es mi corazón del que fluyen palabras, proclamas, votos que manifiestan la realidad de mi corazón.

¿Qué determina mi salvación?

No si voy a la iglesia, si oro, si hago promesas para Dios.

Dos cosas:

Si con el corazón puedo reconocer que Jesús es el que gobierna en todas las cosas.

Que Dios está activo, que es poderoso, que no hay nada que deja de estar bajo

Que no hay un servicio que Dios no deje de recompensar

Que no hay una debilidad que Dios no nos ayude a fortalecer

Que no hay ninguna caída que Dios no pueda perdonar si nos arrepentimos

Pero que no hay ninguna rebeldía, enojo, desobediencia que Dios no deje de corregir.

Que Dios gobierna sobre la enfermedad

Que Dios gobierna sobre las injusticias sociales.

Si con el corazón puedo reconocer que Jesús fue levantado de los muertos.

Que toda potestad tiene en el cielo y en la tierra

Que hay una realidad celestial que gobierna sobre la realidad natural

Que la celestial es una realidad más poderosa que la terrenal

El cielo gobierna sobre la tierra.

Primero fue lo espiritual, luego lo material.

El Espíritu modifica lo material por eso podemos esperar todo tipo de milagros.

Nos proponemos hablar del crecimiento y de la expansión de ese Reino de ese Gobierno.

Muchos preguntaron no es lo mismo crecimiento y expansión

Es parecido pero no es lo mismo

Crecimiento

Madurez – plenitud – gobierno

Tiene que ver con lo pastoral.

El cuidado la alimentación y el bienestar de las ovejas.

Expansión

Multiplicación de los creyentes y de las obras nuevas.

Conquista de territorios y de espacios.

Hasta que todos los enemigos sean puestos por estrados de tus pies.

Tiene que ver con lo evangelístico.

La iglesia es aquella que todo lo llena en todo. Efesios 1:3

Todo lo llena en forma completa.

Expansión y crecimiento.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Serie: El crecimiento y la expansión del reino de Dios. Segundo mensaje. La gracia del reino de Dios.


expansion 2

La gracia y el reino de Dios

La gracia y el reino de Dios son dos formas complementarias de obrar de la Trinidad en la vida de los hombres para provisión, edificación y dirección para que alcancemos esa plenitud diseñada por Dios para nosotros.

La gracia de Dios es la respuesta a mi estado de necesidad, mi conciencia de pecado y mi debilidad.

La gracia está relacionada con la herencia. (Efesios 1:18)

Es la abundante provisión de Dios para que tengamos siempre todo lo necesario (2 Corintios 8:9)

Esa gracia es Cristo que por medio de la verdad (el kerigma) me revela la plenitud y la riqueza de la herencia.

Despierta la fe.

Esa gracia de Dios es el Espíritu que es el anticipo de esa herencia.

El Espíritu es una persona que representa la acción de la gracia de Dios en la tierra (Zacarías  4:6-7)

“Todos fueron llenos del Espíritu Santo… Y con gran poder, los apóstoles dieron testimonio de la resurrección del Señor Jesús. Y hubo gran gracia sobre todos ellos” (Hechos 4: 31, 33).

El reino, el gobierno de Dios es la respuesta a mi necesidad de guía, dirección consejo.

El reino está relacionado con su poder. (Efesios 1:18)

Y la presencia del Espíritu Santo es la consecuencia del reinar de Dios. Es la consecuencia de la exaltación de Cristo, luego que Cristo fue exaltado descendió el Espíritu Santo (Hechos 2:33)

Es el señorío de Cristo, renuncio a mi gobierno cada día y me dejo gobernar por él.

Es el Espíritu Santo, es una persona que me gobierna y me dirige, que puede ser entristecido e ignorado

Me revela la voluntad de Dios y apela a la obediencia.

La gracia nos provee de toda abundancia, cuando la fe desemboca en la obediencia se produce la transformación de nuestras vidas.

Por eso podemos decir que la fe sin obras, no es fe.

La gracia sin obediencia es un gran potencial pero inoperante.

¿Qué es la gracia?

La gracia se encuentra en una persona, en consecuencia, para acceder a esta gracia, debemos buscar a la persona en quien reside la gracia.

Juan 1: 17 La ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.

2 Corintios 8:9 Porque conoces la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que aunque era rico, por amor de ti se hizo pobre, para que tú, por su pobreza, te enriquecieses.

Gracia y buenas obras

1 Corintios 15: 10

Pero por la gracia de Dios, soy lo que soy, y su gracia para conmigo no fue en vano; pero trabajé más abundantemente que todos ellos, pero no yo, sino la gracia de Dios que estaba conmigo.

La gracia de Dios no es solo su dinámica para producir frutos espirituales en nuestras vidas, sino que también es su medio para desarrollar buenas obras en nosotros también.  El apóstol Pablo  reconoce la gracia de Dios como la fuente de todo lo que el es pero también dice “Trabajé más abundantemente que todos ellos”.

“Para este fin también trabajo, esforzándome” (Colosenses 1: 29).

“Porque te acuerdas, hermanos, de nuestro trabajo y trabajo, porque trabajamos de noche y de día… os predicamos el evangelio de Dios” (1 Tesalonicenses 2: 9)

¿Acaso son ministros de Cristo…? Soy más; en trabajos más abundantes… en viajes a menudo… en fatiga y fatiga” (2 Corintios 11: 23, 26- 27).

¿Cómo puede un hombre trabajar enérgicamente y sin embargo poder reconocer que su esfuerzo no es la causa de todo?

La respuesta está en el resto de su testimonio: “pero no yo, sino la gracia de Dios que estaba conmigo”.

Gracia para abundar en buenas obras

2 Corintios 9:8

Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia,  a fin de que,  teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente,  abundéis para toda buena obra.

“Y Dios puede hacer que toda la gracia abunde hacia ti”.

Él quiere impactar nuestras vidas con cada aspecto de Su gracia (“toda gracia”).

Y que esa múltiple gracia sobreabunde en  nuestras

Él suministra todo lo que es necesario (“toda suficiencia”) para todo lo que Él quiere que hagamos (“en todas las cosas”).

Nuestro Dios está deseoso de proveernos todos sus recursos a sus siervos. “Que tú … puedas tener abundancia”. Sin embargo, esta recompensa no es para nuestros  caprichos o placeres, es para “toda buena obra”.

La gracia es para que abundemos en buenas obras.

La fe sin obediencia es una fe muerta.

Encomendados a la Gracia para completar las obras

Hechos 14: 26-27

Desde allí navegaron a Antioquía, donde fueron encomendados a la gracia de Dios por la obra que habían completado. Cuando llegaron y reunieron a la iglesia, informaron todo lo que Dios había hecho con ellos, y que había abierto la puerta de la fe a los gentiles.

Cuando el Apóstol y su equipo abandonaron su iglesia natal de Antioquía, fueron encomendados a la gracia de Dios. “Los creyentes en Antioquía confiaron en el Señor para impartir suficiente gracia para esta exigente misión.

Qué viaje tan asombroso fue Se encontraron con un falso profeta al principio del viaje, cuando intentaron comunicarse con un funcionario local. Pablo se enfrentó con valentía a su oponente, por el poder del Espíritu. (Hechos 13: 10).

Luego, en Perga, Pablo efectivamente predicó al Cristo resucitado en la sinagoga. “Y el próximo sábado casi toda la ciudad se unió para escuchar la palabra de Dios” (13:44).

“Cuando los gentiles oyeron esto, se alegraron y glorificaron la palabra del Señor… Y la palabra del Señor se extendió por toda la región” (13: 48-49).

Luego, en Iconio,  “Una gran multitud creyeron tanto los judíos como los griegos. Pero los judíos incrédulos incitaron a los gentiles y envenenaron sus mentes contra los hermanos. Por tanto,  se detuvieron allí mucho tiempo,  hablando con denuedo,  confiados en el Señor,  el cual daba testimonio a la palabra de su gracia ” (14: 1-3).

Más tarde, en Listra, Pablo fue apedreado por aquellos que se resistieron al evangelio. Sin embargo, no permanecería en silencio y continuaron hacia Derbe y otras ciudades. “Y cuando habían predicado el evangelio a esa ciudad y habían hecho muchos discípulos, regresaron … fortaleciendo las almas de los discípulos, exhortándoles a continuar en la fe” (14: 21-22).

Al regreso a su iglesia local de Antioquía,  la obra que Dios propuso fue terminada, por el operar de su gracia se completó la obra. “Habían sido encomendados a la gracia de Dios por la obra que habían completado”. Luego, cuando presentaron su informe, hablaron de lo que Dios hizo, no de lo que hicieron. “Informaron todo lo que Dios había hecho con ellos”.

Es la Palabra del Señor la que crece y prevalece

Hch_2:41  Así que,  los que recibieron su palabra fueron bautizados;  y se añadieron aquel día como tres mil personas.

Hch_4:4  Pero muchos de los que habían oído la palabra,  creyeron;  y el número de los varones era como cinco mil.

Hch_6:7  Y crecía la palabra del Señor,  y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén;  también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe.

Hch_12:24  Pero la palabra del Señor crecía y se multiplicaba.

Hch_13:49  Y la palabra del Señor se difundía por toda aquella provincia.

Hch_19:20  Así crecía y prevalecía poderosamente la palabra del Señor.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Serie: El crecimiento y la expansión del reino de Dios. Primer mensaje.


Expansión

Llenar, Multiplicar y Fructificar

Jesús predicaba acerca del evangelio del reino, las buenas noticias del gobierno de Dios.

Mateo 4:17  Desde entonces comenzó Jesús a predicar,  y a decir: Arrepentíos,  porque el reino de los cielos se ha acercado.

Hechos 1:3  Después de haber padecido,  se presentó vivo con muchas pruebas indubitables,  apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.

El concepto de reino, y la delegación de la autoridad de Dios a aquellos que caminan  íntimamente con El, se remota a la misma creación y está siendo progresivamente restaurado.

Desde el primer encomendamiento a Adán vemos cómo Dios confiere autoridad al ser humano.

Génesis 1:28 Y los bendijo Dios, y les dijo: fructificad y multiplicaos;  llenad la tierra,  y sojuzgadla,  y señoread en los peces del mar,  en las aves de los cielos,  y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

Este pasaje tiene una clave que hay que descubrir para poder entenderlo.  Una trampa para nuestra mente occidental, está al revés.

El efecto final (mayor responsabilidad de Dios) está al principio y la causa inicial (mayor responsabilidad del hombre) está al final.

La secuencia de este importante mandato original dado a los hombres es: señorear (someter), sojuzgar (tener dominio), para llenar; y así, multiplicar y fructificar.

  • Someter: la palabra en hebreo es kabash, significa someter a la fuerza, mantener bajo control.
  • Dominar: la palabra en hebreo es radah subyugar, prevalecer contra, hollar; regular.

Un ejemplo que nos puede clarificar este proceso es el trabajo de domar un caballo.

Primero se lo somete, se lo conduce a paz; luego se lo domina, se lo dirige, se lo conduce para que finalmente pueda hacer la tarea que necesitamos que produzca.

Así la fuerza del caballo se la conduce para que produzca fruto.

Este es el proceso que vemos que Dios tiene que realizar en el hombre

Primero, Dios tiene que doblegar su rebeldía como el caballo, al doblegarlo no le anula la personalidad sino que permite que toda esa energía pueda ser útil en alguna dirección.

Hay mucha gente rebelde que no puede ser útil para nada.

Si alguien nos tiene que gobernar, nos tiene que someter que mejor que sea Dios, y no una persona, una institución o una causa.

El gobierno de Dios nos conduce a paz.

Por eso Dios hablaba de la necesidad de que los hombres renuncien a ser gobernados por su yo y se dejen gobernar por Dios.

Mateo 11:29  Llevad mi yugo sobre vosotros,  y aprended de mí,  que soy manso y humilde de corazón;  y hallaréis descanso para vuestras almas.

Esto es muy aplicable al discipulado y a la edificación de la iglesia: conducir a paz, para dirigir hacia un propósito. Llenar, multiplicar y así fructificar.

  • Llenar: No tiene que ver con el tener hijos sino con el concepto de plenitud. La idea de Dios de llenarlo todo en forma completa.

Dios no ha dado capacidades y nos ha hecho creativos para que las virtudes del cielo se expandan en la tierra. Es el desarrollo de cada uno como persona, como familia, como comunidad y la manera en la que influenciamos en el mundo.

  • Multiplicarse: Tiene que ver con el concepto de trascendencia de legado, de tener hijos naturales y espirituales que continúen la tarea a través de los tiempos. Para el continuo crecimiento del reino y del gobierno de Dios. Su reino no tendrá límites. 
  • Fructificar: El fruto siempre es para alguien, es para otro. En este caso, el fruto es para el “disfrute” de Dios. La palabra disfrutar viene del latín que quiere decir “recoger el fruto”. Transformar las áreas de conflicto y de debilidad en áreas en las que se manifieste la gracia de Dios para que El, reciba gloria.

Abraham fue un prototipo un anticipo de un creyente del reino de Dios al que se refería Jesús.

  • Padre de fe.

Romanos 4:11  Para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados,  a fin de que también a ellos la fe les sea contada por justicia.

  • Depositario de un plan divino para cumplir con los propósitos de Dios para restaurar el dominio divino sobre el mundo

Romanos 4:13  (por la justicia de la fe) le fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo,

  • Quien debe gobernar sobre los impedimentos para ver cumplida las promesas de Dios.

Romanos 4:17-18  Abraham creyó en el Dios que da vida a los muertos y que llama las cosas que no son como si ya existieran.

Contra toda esperanza,  Abraham creyó y esperó,  y de este modo llegó a ser padre de muchas naciones,  tal como se le había dicho: “Así de numerosa será tu descendencia.”

Es sumamente interesante la visión que David tenía de este reino de Dios anunciado por Jesús.

David reconocía que todas las cosas que están en el cielo y en la tierra  estaban bajo el gobierno de Dios.

1 Crónicas 29:11-15

Tuya es,  oh Jehová,  la magnificencia y el poder,  la gloria,  la victoria y el honor;  porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas.  Tuyo,  oh Jehová,  es el reino,  y tú eres excelso sobre todos. Las riquezas y la gloria proceden de ti,  y tú dominas sobre todo;  en tu mano está la fuerza y el poder,  y en tu mano el hacer grande y el dar poder a todos. Ahora pues,  Dios nuestro,  nosotros alabamos y loamos tu glorioso nombre. Porque  ¿quién soy yo,  y quién es mi pueblo,  para que pudiésemos ofrecer voluntariamente cosas semejantes?  Pues todo es tuyo,  y de lo recibido de tu mano te damos. Porque nosotros,  extranjeros y advenedizos somos delante de ti,  como todos nuestros padres;  y nuestros días sobre la tierra,  cual sombra que no dura.

Tenemos que equilibrar la exaltación de la grandeza de Dios con la responsabilidad humana sino el resultado es la apatía, la indiferencia y la comodidad.

Ese Dios que gobierna sobre todo ha delegado  la responsabilidad de someter todas las cosas para encausarlas de manera que Dios puede cosechar fruto de todas las cosas.

Salmo 8:6 Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos;  todo lo pusiste debajo de sus pies.

Salmo 115:16 Los cielos son los cielos de Jehová;  y ha dado la tierra a los hijos de los hombres.

 

El hombre es responsable de restauración de todas las cosas que se degradaron en la rebelión.

El hombre es responsable por los problemas terrenales pero sólo podrá ser efectivo cuando ejerce el gobierno de Dios sobre esas cosas ya que El es la fuente de poder y sabiduría.

Los redimidos asociados con Dios pueden restablecer el gobierno divino sobre las situaciones imperfectas que se nos presentan

2 Crónicas 7:14

Dios tiene un propósito

Una familia de muchos hijos semejante a Jesús.

Ese propósito se cumplirá porque está en el corazón de Dios y Él se responsabiliza de su realización

Pero Dios tiene un plan para alcanzar ese propósito, un plan que responsabiliza al hombre.

Esta es la tarea de la que nos tenemos que ocupar nosotros.

  • Poner a los hombres bajo el gobierno de Dios. Para ello primero tenemos que acercar el reino a ellos.
  • Nuestra primera responsabilidad es poner a los inconversos y a los creyentes bajo el gobierno de Dios.

Acercarles al reino de Dios, Forzarlos a entrar: El reino sufre violencia.

Mat_11:12  Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora,  el reino de los cielos sufre violencia,  y los violentos lo arrebatan.

Luc 14:16-17, 23  Un hombre hizo una gran cena,  y convidó a muchos. Y a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los convidados: Venid,  que ya todo está preparado…. Dijo el señor al siervo: Ve por los caminos y por los vallados,  y fuérzalos a entrar,  para que se llene mi casa.

Mat 13:24-26  Les refirió otra parábola,  diciendo:  El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres,  vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo,  y se fue. Y cuando salió la hierba y dio fruto,  entonces apareció también la cizaña. 13:41  Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles,  y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo,  y a los que hacen iniquidad,

Mat_21:43  Por tanto os digo,  que el reino de Dios será quitado de vosotros,  y será dado a gente que produzca los frutos de él.

Mat_23:13  Mas  ¡ay de vosotros,  escribas y fariseos,  hipócritas!  porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres;  pues ni entráis vosotros,  ni dejáis entrar a los que están entrando.

Para entrar y permanecer en el reino hay un costo que pagar: la muerte de mi yo.

Luc_16:16  La ley y los profetas eran hasta Juan;  desde entonces el reino de Dios es anunciado,  y todos se esfuerzan por entrar en él.

Mat_6:33  Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia,  y todas estas cosas os serán añadidas.

Mat_13:44  Además,  el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo,  el cual un hombre halla,  y lo esconde de nuevo;  y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene,  y compra aquel campo.

Mat_13:45  También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas.

El crecimiento y la expansión de su Reino.

Mat 13:23  Mas el que fue sembrado en buena tierra,  éste es el que oye y entiende la palabra (del reino), y da fruto;  y produce a ciento,  a sesenta,  y a treinta por uno.

Mat_13:31  El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza,  que un hombre tomó y sembró en su campo.

Mat_13:33  El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer,  y escondió en tres medidas de harina,  hasta que todo fue leudado.

Mat_16:19  Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos;  y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos;  y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.

Mat 25:14 -15  Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos,  llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. A uno dio cinco talentos,  y a otro dos,  y a otro uno,  a cada uno conforme a su capacidad;  y luego se fue lejos.

Conclusión

Esta es la palabra de fe que quiero dejar en tu corazón.

Dios quiere expandir el reino.

Dios es el que batalla milagrosamente

Dios es el que abre los corazones y el que prepara todas tus circunstancias para que el reino se expande a través tuyo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LOS DISCÍPULOS DEL SEÑOR SE CARACTERIZAN POR LA COMPASIÓN


Senior and young holding hands

 

1 – Jesús veía, y aún ahora Dios ve:  Multitudes desamparadas y dispersas. Mateo 9:35-36

Desamparadas: sin cobertura

Dispersas:    sin propuesta

Y tuvo compasión

2 – Dios sufre: Ve las multitudes y sufre, aunque tiene la solución

Surge un clamor en él: ¡la mies es mucha y faltan obreros !

Pero además…

Sufre porque ve la situación de quienes tienen que poner en acción esas soluciones.

3 – ¿Qué hace falta para que hayan más obreros?

Crecer en la fe: lo que nos conecta con Dios.

Natanael decía en la alabanza el domingo pasado, lo que Dios busca en tu corazón es fe.

Me pareció una definición sencilla y poderosa.

Si hay fe, hay llenura del Espíritu, hay milagros, hay santidad.

Para que esa fe fructifique y nos convierta en obreros para poder satisfacer el corazón de Dios.

Tenemos que completar esa fe con dos cosas más

Crecer en la compasión: nos conecta con la necesidad de los demás.

Crecer en la obediencia: nos conecta con nuestra necesidad.

Puedo tener fe y compasión pero si no hay negación, muerte al yo, disposición al sacrificio, renuncia a mis placeres, planes y proyectos.

La fe y la compasión se vuelven improductivas.

¿CÓMO CRECER EN LA COMPASIÓN?

4 – Querer crecer en compasión es una lucha desigual.

Nuestra cultura individualista se opone a que seamos compasivos.

2 Timoteo 3:1-3 También debes saber esto:  que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos,  avaros,  vanagloriosos,  soberbios,  blasfemos,  desobedientes a los padres,  ingratos,  impíos, sin afecto natural,  implacables,

Esa sociedad en que vivimos está profundizando cada vez más su individualismo, su desinterés por el otro, sólo me interesa lo mío.

La industria más floreciente es la del entretenimiento. Se le llama cultura hiperindividualista. Nunca se ha gastado tanto en turismo.

Toda la tecnología procura desarrollar tu ego.

Cada vez hay una mayor discapacidad por ver el sufrimiento del otro.

Hay muchas familias que sufren,

Y cada vez están más solas.

El dolor te termina aislando.

Los demás no quieren estar alrededor de alguien que sufre.

No es cool es una bajón

5 – La compasión es uno de los aspectos más revolucionarios del cristianismo.

El mundo sólo lo puede imitar cuando por otros intereses egoístas necesita acercarse a otros.

La hipocresía de los políticos en estos tiempos de elecciones es una muestra.

Muchos hablan de pobreza e injusticia pero solo escribiendo en sus computadoras no están en contacto con la necesidad, van a los barrios a buscar votos.

Ahora, como vamos a ser revolucionarios sin no nos despagamos de la influencia de esta cultura egocéntrica.

6 – Aprendamos a ver a las multitudes con compasión

1 Tesalonicenses 5:3

Cuando estas multitudes digan: PAZ y SEGURIDAD.

Vendrá sobre ellos destrucción repentina

No hay propuesta más atrayente y convocante que la PAZ.

La paz que habla este mundo no es la paz de Dios.

La paz de este mundo se basa sobre dos propuestas: la tolerancia y el relativismo moral.  

El respeto a la diversidad tipo cambalache: es lo mismo  el que mata como el que cura, ser derecho que traidor, etc.

Esta gente light, intrascendente, que va a pasar por la vida sirviéndose a sí misma…

Necesita ver obreros con convicción y con compasión.

¿Cómo te ve la gente? ¿Intrascendente?

La confusión de este mundo es por la falta de manifestación de los hijos de Dios.

No hay manifestación porque no hay convicción.

Perdemos la capacidad de resistir.

No es fácil ser diferentes

Cuando cedemos en un aspecto, es como un domino nos hace  ceder en las demás cosas

La cultura no nos ayuda, no te metas, mejor me callo.

Prefiere ser un buen tipo que ser un hombre de convicción

7 –  Dios necesita corregir nuestras motivaciones.

La parábola del sembrador nos revela la estrategia de Satanás para hacer que nuestras vidas sean infructuosas para el Señor.

El afán de este siglo        = lo que llena nuestro corazón

El engaño de las riquezas = motivación de nuestra corazón

La codicia de las cosas (Marcos 4)

Los placeres de la vida  (Lucas 8)

Nuestra falta de compasión tiene que ver con el grado en que nuestro corazón se ha contaminado en los afanes de este siglo.

El mundo ha ido definiendo en mi corazón un nivel de expectativas con la ilusión de que si las alcanzo seré feliz

Vivimos tras de esa ilusión, siempre disconformes, porque nunca alcanzamos los modelos que nos imponen, y si los logramos alcanzar siempre se generan otros anhelos nuevos.

Este es el gran engaño

Que vos hipoteques tu vida

Que sacrifiques en este altar, tu futuro, tu familia, tu amor a Dios, todo; por un tipo de felicidad que nunca alcanzaremos.

8 – Las cosas de la tierra no alcanzan para satisfacernos

Proverbios 10:22-24 Bendición de Dios enriquece y no añade tristeza

lo que el impío teme eso le vendrá pero a los justos les será dado lo que desea

El favor de Dios es el que nos satisface

Salmo 145:18-19 Cercano está a todos los que le invocan, a todos los que le invocan de veras, cumplirá el deseo de los que le temen, oirá el clamor de ellos y los salvará

Salmo 5:12 Bendecirás al justo como con un escudo lo rodearás de tu favor

Proverbios 10:6 Bendiciones cubrirá la cabeza del justo

9 – A la compasión hay que agregarle acción

Es muy fácil quedarse en el terreno de las buenas intenciones.

Hay mucha gente llena de buenas intenciones.

Una evidencia de esa coherencia entre las buenas intenciones y la acción.

Es nuestra agenda y nuestra contabilidad.

¿Cuánto tiempo y cuánto dinero invertimos en otros?

Eso es una verdadera evidencia de nuestra compasión (nuestra identificación con el otro) y de nuestra fe (nuestra identificación con Dios).

Hoy no hay revolucionarios porque no hay disposición al sacrificio.

10 – DENUEDO

Denuedo: quiere decir sin nodos, sin ataduras.

Efesios 6:19-20  oren por mí,  a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio,  por el cual soy embajador en cadenas;  que con denuedo hable de él,  como debo hablar.

Hechos 4:29-31  Y ahora,  Señor,  mira sus amenazas,  y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús. Cuando hubieron orado,  el lugar en que estaban congregados tembló;  y todos fueron llenos del Espíritu Santo,  y hablaban con denuedo la palabra de Dios.

Filipenses 3:7-8  Pero cuantas cosas eran para mí ganancia,  las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente,  aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús,  mi Señor,  por amor del cual lo he perdido todo,  y lo tengo por basura,  para ganar a Cristo.

 

Publicado en 6 - OBREROS | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

QUITAR LOS TROPIEZOS DEL CAMINO DE MI PUEBLO


Isaías 57:14

Allanad,  allanad;  barred el camino,  quitad los tropiezos del camino de mi pueblo.

Abran el paso, preparen el camino, quiten los tropiezos para que avance mi pueblo.

ABRIR CAMINOS

En este pasaje Dios nos habla directamente al corazón y nos hace responsables a nosotros de esta tarea de abrir el camino y quitar los tropiezos.

Somos responsables de mirar para adelante y tomar autoridad para Dios pueda cumplir son su propósito en nuestras vidas.

Te propongo hacer un cambio en la mirada en tu forma de comportarte (ética). No es cuestión sólo de tener una buena conducta para estar en paz conmigo mismo y con Dios.

Cada acto de amor y de servicio abre un camino para que Dios se manifieste.  Tiene una trascendencia mucho mayor.

Cada acto de fe y de obediencia tiene un impacto y una trascendencia espiritual. Abre camino, crea cosas que no existen.

Dios está esperando que abramos esos caminos.

No podemos menospreciar las pequeñeces. Cada servicio, cada acto de fe, cada acto de amor y de obediencia abre caminos delante de un Dios galardonador que no deja sin recompensa aún el más mínimo vaso de agua que compartimos

Mateo 10:42  Y cualquiera que dé a uno de estos pequeñitos un vaso de agua fría solamente,  por cuanto es discípulo,  de cierto os digo que no perderá su recompensa.

QUITAR LOS TROPIEZOS

En el último tiempo Dios me ha traído revelación sobre esta responsabilidad de tomar autoridad contra toda acción de Satanás de poner tropiezo y estorbo para que el reino de Dios no avance.

Satanás actúa en las circunstancias y en las personas para debilitarnos y retrasar el obrar del Señor.

Las  Escrituras nos enseñan bastante sobre este estorbar de Satanás, de poner tropiezo para el pueblo de Dios no avance.

1 Tesalonicenses 2:18  Quisimos ir a vosotros,  yo Pablo ciertamente una y otra vez;  pero Satanás nos estorbó. (Romanos 1:13, 15:22)

Tenemos dos formas muy concretas por medio de las cuáles Satanás nos estorba.

  • En nuestros pensamientos y emociones.

Es una guerra feroz la que se desata en nuestros pensamientos

Se nos hace difícil discernir cuando son pensamientos nuestros y cuando es el enemigo.

También es muy compleja discernir la guerra en nuestras emociones.

Necesitamos la llenura del Espíritu y la fortaleza de nuestro ser interior

  • En nuestras relaciones

No tenemos lucha contra carne y sangre sino contra principados y potestades.

Incluso toma a hermanos muy sinceros pero Satanás los termina confundiendo aun con pensamientos que parecen espirituales.

El caso más dramático que encontramos en las Escrituras es el de Pedro.

En un momento recibe uno de los más grandes elogios que podemos recibir

Y al ratito uno de las peores reprensiones.

 Tenemos una más clara comprensión de la lucha en los pensamientos y en las relaciones, la lucha que más ingenuos y desprevenidos nos tiene es el tercer campo de batalla.

  • En la circunstancias.

La palabra en el original que pablo usa para “estorbo” es la palabra griega “egkoptein” que significa bloquear el tramo de una carretera.

Una de las entidades más importantes de la macumba se llama: Tranca Rua.

Hay una continua actividad satánica a nuestro alrededor que no podemos desconocer y que tenemos que cubrir

Este pasaje de Isaías se refiere fundamentalmente a este tipo de facciones del enemigo cuando nos dice: quiten los tropiezos para que avance mi pueblo

Necesitamos la asistencia de los ángeles.

Daniel 10:13  Mas el príncipe del reino de Persia se me opuso durante veintiún días;  pero he aquí Miguel,  uno de los principales príncipes,  vino para ayudarme,  y quedé allí con los reyes de Persia.

PARA QUE DIOS PUEDA HABITAR ENTRE NOSOTROS

Isaías 57:15 a

Porque así dijo el Alto y Sublime,  el que habita la eternidad,  y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad,  y con el quebrantado y humilde de espíritu.

Este es el centro de la carga del corazón de Dios.

El que habita en la perfección en la altura y la santidad.

Quiere habitar en medio nuestro.

Dios siempre está cuando hay dos reunidos en su nombre.

Ahora hay diferentes profundidades en esa habitación de Dios.

Hay veces que está en la puerta y llama, como en la iglesia de Efeso.

Hay veces que opera en nuestros corazones y no discernimos su presencia, como en el camino a Emaús.

Hay veces que llena la habitación de su Espíritu, de su gloria, y el lugar donde estaban congregados tembló como en Hechos.

¿Cuáles son las condiciones para que Dios se pueda manifestar sin límites en medio nuestro?

Dios habita con el quebrantado y humilde de espíritu.

PARA VIVIFICAR EL CORAZÓN DE LOS HUMILDES

Isaías 57:15 b

Para hacer vivir el espíritu de los humildes,  y para vivificar el corazón de los quebrantados.

Cuando lo dejamos habitar Dios obra no es un turista,

Esa vida poderosa a la que le damos lugar para que obre en nosotros nos transforma, hermosea, da poder y modifica las situaciones.

 

Proverbios 4:5-9

Adquiere sabiduría,  adquiere inteligencia;

No te olvides ni te apartes de las razones de mi boca;

No la dejes, y ella te guardará;  Amala,  y te conservará.

Sabiduría ante todo;  adquiere sabiduría;

Y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia.

Engrandécela,  y ella te engrandecerá;

Ella te honrará,  cuando tú la hayas abrazado.

Adorno de gracia dará a tu cabeza;

Corona de hermosura te entregará.

 PARA IMPARTIR GRACIA A LOS HUMILDES

Es un proceso de vivificación muy interesante.

En inglés la palabra vivificación está relacionada con la aceleración  de los procesos (quickened)  1 Timoteo 6:13, 1 Pedro 3:18

El proceso de vivificación es un proceso arrollador que no se puede detener.

Es el reino que avanza que se expande.

En ese proceso de vivificación

Hay una impartición de gracia en lo cotidiano

Gracia es lo que Dios te provee para hacer lo que vos no podes hacer

Abraza la gracia, hónrala, engrandécela y  ella te honrará.

La habitación de gracia, la vivificación de tu espíritu te engrandecerá

La gracia será un adorno y una corona sobre tu vida

No para tu gloria sino para que el nombre del Señor sea glorificado por medio tuyo.

Isaías 62:10  Pasad,  pasad por las puertas;  barred el camino al pueblo;  allanad,  allanad la calzada,  quitad las piedras,  alzad pendón a los pueblos.

Un pasaje paralelo: abran el camino, quiten las piedras y agrega:

Levanten señal para los pueblos.

Los pueblos tienen que ver el reino de Dios como una señal, como una evidencia poderosa: como una luz que brilla en la oscuridad desde un monte.

 

Publicado en 1 - DIOS | Deja un comentario

Video: Experimentando la vida abundante en Cristo


Vídeo | Publicado el por | Deja un comentario