EL MISMO SENTIR QUE JESÚS


1 – LA REGLA DE ORO

 Hay enseñanzas de Jesús que nos asombran por la sencillez que hay en su sabiduría.

Cómo con pocas palabras puede decir cosas tan profundas,

Mateo 7:12  Así que en todo traten ustedes a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes.  De hecho,  esto es la ley y los profetas.

Jesús resume la ley y los profetas en la forma en cómo nos relacionamos con otros.

Esto que parece sencillo es muy profundo.

El pensamiento natural: YO QUIERO QUE ME TRATES COMO YO TE TRATO ATÍ

Estamos continuamente aconsejando matrimonio, familias.

Vemos en la intimidad de las relaciones lo destructivo que es este planteo.

Las actitudes de demandas hacia el otro y hacia los otros, desvalorizan las mejores intenciones, destruye los mejores sentimientos.

Cuando uno demanda ingenuamente se pone como ejemplo.

La ingenuidad del pensamiento egocéntrico, es ponerse como ejemplo.

Cuando lo honesto sería reconocer la pobreza de nuestras actitudes.

La enseñanza de Jesús va al centro de esas actitudes retorcidas de nuestro corazón.

Te libera de la demanda, de la expectativa de lo que hace el otro.

Te libera del manipular, del controlar, del manejar al otro conforme a tu propia justicia.

Lucas 6:27-30  Amen a sus enemigos,  hagan bien a quienes los odian, bendigan a quienes los maldicen,  oren por quienes los maltratan.

La virtud que Dios ha puesto en tu corazón, la vida que ha vivificado tu sentir interior no es coherente con actitudes de demanda.

Dios te vivificó para que bendigas, para que ames, para que sirvas.

Los que más sufren nuestras actitudes de demanda son los seres más queridos.

ARREPINTÁMONOS  DE NUESTRAS ACTITUDES DE DEMANDAS

El pensamiento religioso cambia esta premisa de Jesús y dice:

NO TRATES A LOS DEMÁS COMO NO QUIERES QUE TE TRATEN TÍ

Esta premisa fue promulgada por casi todos los grandes maestros de la historia, desde Confucio, filósofos griegos, romanos, grandes rabinos judíos.

Mucha gente se escuda religiosamente en esta premisa:

YO NO LE HAGO MAL A NADIE

La diferencia parece pequeña pero es abismal.

Ocuparme de no hacerle a los demás las cosas que no quiero que ellos me hagan.

Me conduce a limitarme en actitudes ofensivas.

Pero la propuesta de Jesús es mucha más desafiante.

No consiste en no tener actitudes ofensivas

Sino en tener continuas actitudes positivas.

Esta enseñanza de Jesús pone en evidencia la necesidad de una experiencia interior.

La necesidad de una conversión y de una transformación.

Con un poco de dominio propio puedo procurar limitar mis actitudes ofensivas.

Pero tener actitudes positivas requiere de la transformación de nuestro corazón

Una transformación que provoca una generosidad de actitudes que me sacan de la actitud de demanda y de la actitud religiosa, y  produce un motor interior que me empuja a:

TRATA A LOS DEMÁS COMO QUISIERA QUE

LOS DEMÁS TE TRATARAN A TI

La Palabra me redarguye respecto de la gravedad de estas actitudes demandantes.

No se puede convivir con la demanda, ni los demás ni siquiera uno mismo.

Cuando nos volvemos demandantes ni siquiera nosotros nos aguantamos.

La Palabra me enseña acerca de la necesidad de esta generosidad en el corazón.

¿Cómo se hace? ¿Cómo produzco este cambio en mi corazón?

EL MISMO SENTIR QUE JESÚS

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

2        ¿CÓMO TRANSFORMAR LA DEMANDA EN ENTREGA?

 ¿A quién iremos sólo Cristo tiene palabras de vida eterna?

 A)   JESÚS ME DIO EJEMPLO

 Filipenses 2:5  Haya,  pues,  en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual,  siendo en forma de Dios,  no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,  sino que se despojó a sí mismo,  tomando forma de siervo,  hecho semejante a los hombres;  y estando en la condición de hombre,  se humilló a sí mismo,  haciéndose obediente hasta la muerte,  y muerte de cruz.

 No se aferró a su condición de Dios.

Siendo lo máximo teniendo toda la Gloria que le correspondía como Hijo Amado.

Tomemos ejemplo cuál es tu condición a la que te aferrás que te impide despojarte.

Se despojó, se anonadó, se humilló.

Se hizo obediente hasta llegar a la obediencia máxima.

Este es el ejemplo, esta es la enseñanza.

Cada vez que demando, cada vez que reclamo mis derechos él que pierdo soy yo.

Me desubico pierdo la paz pierdo mi condición espiritual.

No es lo justo, lo que está bien o lo que está mal.

Desde el Edén fuimos enseñados: es lo que produce vida.

Y lo que produce vida es lo que produce muerte a mi carne, a mis derechos, a mi demanda.

B)   HACE FALTA FE

 Hace falta fe, hace falta conocer al Padre, conocer lo que el valora y lo que espera de nosotros.

No es un renunciar al vacío.

Es una ofrenda, me salgo del trono, me sacó del centro para mantener mi posición en él.

Para mantener mi condición espiritual.

Si demando, soy yo el que pierdo.

Me despojo y me sumerjo en los brazos de mi Padre.

Me despojo para El.

Sabiendo que esto es lo que a El le agrada, que esta es la respuesta que espera de un hijo suyo que es lo que aprendió de su hermano mayor.

Jesús le obedeció al Padre en todo. Con razón el Padre estaba tan complacido en su hijo.

Que satisfacción me produce como padre cuando mis hijos me tienen en cuenta.

Nos despojamos porque queremos agradarle al Padre en todo

 C)   HACE FALTA VISIÓN (ESPERANZA) DEL FRUTO

Este despojarnos requiere también reconocer a Dios como el que recompensa.

Es la naturaleza del Padre.

No renunciamos por la recompensa pero tenemos certeza de esta recompensa.

 Filipenses 2:9  Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo,  y le dio un nombre que es sobre todo nombre.

Jesús nos enseña esto continuamente.

Lucas 6:35  Ustedes,  por el contrario,  amen a sus enemigos,  háganles bien y denles prestado sin esperar nada a cambio.  Así tendrán una gran recompensa y serán hijos del Altísimo,  porque él es bondadoso con los ingratos y malvados.

 Lucas 6:37-38 

Nos enseña que en la medida en que tratamos a los demás seremos tratados por Dios.

No juzguemos, y el Padre no nos juzgará. 

No condenemos, y el Padre no se nos condenará.

Perdonemos, y el Padre nos perdonará. 

Demos, y el Padre nos dará una medida llena, apretada, sacudida y desbordante. 

Tenemos que enseñar que con la medida que los hombres midan a otros, el Padre nos medirá.

EL MISMO SENTIR QUE JESÚS

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

3        – MANIFESTANDO ACTITUDES DESPOJADAS EN NUESTRA VIDA COTIDIANA

 A)   TODO COMIENZA EN NUESTRA VIDA DE INTIMIDAD

Apocalipsis 4:2  Y al instante yo estaba en el Espíritu;  y he aquí,  un trono establecido en el cielo.

En la adoración celestial, lo primero que vemos es un trono establecido.

Lo primero que trata el Espíritu es el pecado de rebelión.

El pecado de rebelión es difícil de ser tratado.

Revive continuamente, se manifiesta ante todo tipo de autoridad.

Continuamente debe ser tratado delante del trono.

Al tratar la rebelión en mi corazón puedo adorar.

EL MISMO SENTIR QUE JESÚS

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

 B)   SE MANIFIESTA EN LA RELACIÓN CON LAS PERSONAS MÁS CERCANAS

 Filipenses 2:3-4  Nada hagáis por contienda o por vanagloria;  antes bien con humildad,  estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio,  sino cada cual también por lo de los otros.

Las relaciones provocan continuos conflictos en mi interior.

Las relaciones provocan mi carnalidad.

1Corintios 3:3  porque aún sois carnales;  pues habiendo entre vosotros celos,  contiendas y disensiones,  ¿no sois carnales,  y andáis como hombres?

Por eso la llenura del Espíritu se manifiesta en virtudes que tienen que ver con las relaciones

Los conflictos en la relaciones provocan sentimientos paranoicos (todos están contra mí) y depresivos (esto no se arregla más)

Es una decisión esencial en todas mis relaciones.

Tengo que definir ser un proveedor.

Mi esposa, mis hijos, los hermanos de la iglesia, ser un proveedor y no un demandador.

Me encuentro con un conflicto, con una necesidad y en lugar de desanimarme asumo el rol de proveedor.

Tengo que proveer ánimo, tengo que proveer gracia, hay un conflicto tengo que enseñar.

Hacerme cargo

  C)    SE DEBE MANIFESTAR ESPECIALMENTE EN NUESTRA RELACIÓN CON LAS PERSONAS MÁS NECESITADAS DE DIOS

 Salir de nuestra zona de comodidad.

Identidad, levanta mi dignidad como hijo de Dios pero me responsabiliza por los que están en tinieblas.

Desarrollar amistades.

Intercambiar historia, la gente está muy necesitada de contar su historia, abríte para que el otro pueda contar su historia y vos le puedas contar la historia más importante que tiene que hoy ser conocida por todos.

 2 Timoteo 2:24-26  Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso,  sino amable para con todos,  apto para enseñar,  sufrido; que con mansedumbre corrija a los que se oponen,  por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad,  y escapen del lazo del diablo,  en que están cautivos a voluntad de él.

EL MISMO SENTIR QUE JESÚS

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1 - DIOS y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s