NADAR CONTRA LA CORRIENTE


nado

Efesios 2:1-3  Y él os dio vida a vosotros,  cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo,  siguiendo la corriente de este mundo,  conforme al príncipe de la potestad del aire,  el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne,  haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos,  y éramos por naturaleza hijos de ira,  lo mismo que los demás.

Hay una corriente que nos empuja a andar como los demás.

La cultura de este mundo te empuja en su dirección.

Hay todo un sistema espiritual que mueve está corriente y que opera en los hijos de desobediencia.

El trabajo sutil es que no te des cuenta, que lo minimices.

No pasa nada, está todo bien.

Te das cuenta que no está todo bien cuando empiezas a nadar en contra de esa corriente.

No es fácil.

Te sentís raro, distinto.

Dios nos llama a nadar en contra de la corriente.

Mientras todos están haciendo la plancha, dejándose llevar.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog “Soltar la Palabra” 

Jesús plantó una iglesia constituida como una comunidad que con un sentido revolucionario.

No revolucionario en el sentido que todos esperaban.

Todos esperaban soluciones políticas.

Hechos 1:6-8  Señor,  ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?… recibirán poder,  cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo,  y me seréis testigos en Jerusalén,  en toda Judea,  en Samaria,  y hasta lo último de la tierra.

 

Una revolución de una “no adaptación” a los valores predominantes en el mundo

Somos una contracultura, una fuerza que se mueve contracorriente.

1 Pedro 2:11 Amados,  yo les ruego como a extranjeros y peregrinos… 

Extranjeros, peregrinos, como aquellos que están de paso

Una iglesia que sea una alternativa contracultural a los valores de la sociedad dominante.

Una nación santa.

1 Pedro 2:11 Amados,  yo les ruego como a extranjeros y peregrinos…  que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma.

La revolución no es política, la violencia no es política es interior.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog “Soltar la Palabra”

Muchos creyentes no se diferencian en los valores y el estilo de vida respecto de los no cristianos.

La realidad es que los creyentes están sufriendo la misma epidemia de individualismo y consumismo que domina a nuestra sociedad.

Se busca una libertad para hacer lo que se nos da la gana y no una libertad para superar nuestras debilidades y crecer especialmente en nuestra capacidad para servir.

Aún muchos hermanos de nuestra congregación, en desobediencia a lo que enseñamos viven como los que viven en el mundo, organizan sus fiestas iguales a las que se organizan en el mundo.

 Aún los enemigos de la fe  reconocerán el valor de nuestro caminar diferente en la vida.

1 Pedro 2:12 Mantengan entre los incrédulos una conducta tan ejemplar que,  aunque los acusen de hacer el mal,  ellos observen las buenas obras de ustedes y glorifiquen a Dios en el día de la salvación. 

 Ser sabios en nuestro andar.

Efesios 5:15-16  Mirad,  pues,  con diligencia cómo andéis,  no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo,  porque los días son malos.

Hay mucha gente inteligente que no es sabia.

La sabiduría tiene que ver con la aplicación práctica de la inteligencia, viviendo en lo cotidiano los ideales que tenemos.

 Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog “Soltar la Palabra”

Nuestro verdadero enemigo está en nosotros.

Es nuestra carne, nuestras pasiones y deseos desordenados.

Gálatas 5:13  Porque vosotros,  hermanos,  a libertad fuisteis llamados;  solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne,  sino servíos por amor los unos a los otros.

Gálatas 5:24  Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.

Gálatas  6:14  sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo,  por quien el mundo me es crucificado a mí,  y yo al mundo.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog “Soltar la Palabra”

Tenemos una corona que no la podemos regalar

1 Corintios 9:24-27 El discipulado es un entrenamiento como el de un atleta para alcanzar una corona  corruptible.       

Esta disciplina afecta a todas las áreas de la vida, no sólo es cuestión de venir a las reuniones.

El reino se manifiesta en nuestro interior pero especialmente en las relaciones y en nuestros compromisos sociales.

Este entrenamiento para una vida victoria implica discernir lo que está bien y lo que está mal.

Aquellos que no asumen este comportamiento contracultural no disciernen el pecado y no discierne lo que es el mundo y sus peligros.

Hebreos 5:14  Enseñar a ejercitar los sentidos en el discernimiento del bien y del mal.

1 Juan 3:3  Y todo aquel que tiene esta esperanza en él,  se purifica a sí mismo,  así como él es puro.

 Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog “Soltar la Palabra”

Esta entrada fue publicada en Jóvenes y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a NADAR CONTRA LA CORRIENTE

  1. Susana Belvedere dijo:

    Juan Manuel estuve leyendo tu mensaje, y de verdad me gustaría compartir algo, con todo el respeto que me mereces como pastor. A lo alto de mi caminar con el Señor me di cuenta que delante de la instrucción y de las advertencias, tiene que venir primero la razón por que obedecer. Como hacia Pablo en sus cartas. Primero el contemplar lo que Jesús hizo con nosotros pecadores, su obra de amor y gracia cuando éramos sus enemigos y eso lanza y transforma para poder obedecer. Obedecemos por fe en Jesús, no por temor a irnos al infierno o para devolverle el favor, ni siquiera para que nos vaya bien….le obedecemos porque ahora somos de El y el puso amor en nosotros por las cosas de Dios. Ese amor al admirar la obra de Dios debe ir primero que cualquier instrucción. De esa manera anulamos la posibilidad de desanimo ante primer fracaso cuando caemos en pecado y generamos dependencia del Espíritu. El pecado es domado sólo por el Espíritu Santo que tiene suficiente poder para vencer. Obedecemos la instrucción en esa fe. Para ver verdaderos frutos hay que ir más profundo en la doctrina. La gente se queda sin las herramientas para poder obedecer los mandamientos sino traemos en el sermón el corazón de Dios expresado en una salvación tan grande!
    Dios te bendiga! Gracias por trabajar duro.

    • Juan Manuel Montané dijo:

      Totalmente de acuerdo con vos, Susana. El desafío es a mucho más que un simple legalismo que condena y apaga la fe, es a una contacultura. Es imposible sin estar afirmado en la gracia y lleno del Espíritu Santo. Es una identidad que me permite asumir un rol de gobierno, no para no dejarme afectar sino para afectar a los demás.con el gozo del reino de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s