Nuestra autoridad espiritual comienza en el oír a Dios


espera

Primero adorar, y después servir

Las Escrituras resumen nuestra respuesta a la abundante gracia de Dios operando en nuestras vidas, en dos acciones:

Adorar y servir. Mateo 4:10

Es un equilibrio, el servicio a los demás es la consecuencia de mi adoración.

Y mi adoración pierde su sentido sino la traduzco en servicio.

Primero es la realidad interior que le da contenido y potencia a la realidad exterior.

 

Primero oír, y después actuar

Las ovejas oyen la voz del pastor.

Juan 10:3-10  A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca. Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. Mas al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños. Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas. Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Hay muchas voces extrañas en nuestro ser interior.

Las ovejas pueden reconocer la voz del pastor en medio de tantas voces.

Al oír la voz del pastor este nos puede guiar.

El pastor va delante de ellas

Y las ovejas le siguen porque reconocen su voz.

Las ovejas encuentran vida en abundancia.

 

Hoy estamos a mil.

Las enfermedades de este tiempo son mas neuronales que emocionales.

La hiperactividad, los trastornos de atención, el desgaste ocupacional, la resistencia al contacto con otros.

Estamos multienfocados, multitasking.

Es un regreso al estado salvaje.

El animal se alimenta y tiene vida sexual en tensión.

Hoy, hay estadísticas que las parejas jóvenes, superproducidas no tienen una vida sexual normal, por el agotamiento y la adicción a las redes.

 

No tenemos tiempo para ordenarnos interiormente.

Somos reactivos, hacemos y hacemos, no paramos.

La opción no es que seamos pasivos.

La opción es que seamos creativos.

 

Para ser creativos, hace falta una pausa interior.

Evaluar, presentar nuestras debilidades e insatisfacciones, e inquirir delante de Dios por caminos de victoria.

 

Sin escuchar mi corazón no le puedo decir que no a mis instintos.

La maldad y la agresividad es la consecuencia de no poder decirle que no a mis instintos.

 

La palabra de Dios es la consecuencia de nuestra intimidad con El.

La palabra sube de nuestro espíritu a nuestra mente.

En la adoración, la oración, la meditación y la obediencia a su Palabra.

 

Una palabra muy importante para los que están discipulando a otros.

No tenemos todas las respuestas. No podemos resolver todos los problemas.

Tenemos que conducir a las personas a escuchar la voz de Dios.

Ahí recibirían el consuelo, la transformación y la sabiduría.

Muchos no salen de sus conflictos porque no buscan a Dios.

Buscan en nosotros, nosotros podemos consolar, enseñar pero no podemos darle todo lo que necesitan.

Pregunta:

¿Podés decir que estás viviendo de esa vida abundante que encontramos en la presencia de Dios?

¿Cuánto tiempo en la semana dispones en la semana para escuchar a Dios?

  • Procuro que sea todos los días
  • Una vez por semana
  • Ocasionalmente

 

Primero recibir, y después dar

Romanos 5:17  Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

¿Qué vas a dar si antes no recibís?

Te vas a gastar

En cambio Dios es una fuente inagotable de gracia.

 

Para reinar en vida

Primero hay que recibir la abundancia de gracia y del don de la justicia.

 

Dios quiere que seamos llenos de su abundancia, abundancia de vida y de gracias.

 

Tiene que ver con la llenura del Espíritu.

 

Es una llenura diaria, continua.

Es un mandamiento en presente continuo

 

Efesios 5:18 Sean continuamente llenos del Espíritu

 

Ser morada de Dios, ser gobernados por Dios.

 

Hoy el hombre se está liberando de todas las cadenas.

Está alcanzando el ideal del hombre moderno que nadie lo mande.

El hombre se convierte en su peor tirano.

Se explota a sí mismo sin que nadie lo obligue

  • Tiene que producir
  • Tener éxito
  • Estar actualizado
  • Encima se pone en la obligación de disfrutar de la vida.

Pregunta:

¿Consideras que eres una persona llena del Espíritu?

  • Procuro que sea siempre
  • Al menos, en las reuniones
  • Ocasionalmente

  

Primero esperar,  y luego manifestar su poder (hacer)

Hechos 1:4  Y estando reunido con ellos, les mandó que no se fuesen de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí.

Lucas 24:49  Y he aquí, yo enviaré sobre vosotros la promesa de mi Padre: mas vosotros quedaos en la ciudad de Jerusalén hasta que seáis investidos con poder de lo alto

Esperar implica la confianza, la fe en que es un  proceso

En la espera somos transformados.

Luego de la espera viene la investidura de poder.

 

La llenura del Espíritu es para que nosotros vivamos en victoria.

La investidura de poder de lo alto es para ser testigo (Hechos 1:8) es para lo demás.

 

Dios perfecciona todo lo que hacemos.

El poder de lo alto perfecciona nuestras obras.

Nosotros aportamos nuestras obras imperfectas y Dios, las completa.

Pregunta:

Consideras que eres un instrumento disponible para Dios?

 

  • Procuro estar siempre disponible.
  • A veces, regularmente tengo impulsos
  • Ocasionalmente

 

Primero pertenecer y después gobernar (influenciar, reinar, tener autoridad)

La belleza de estar en Cristo.

Adán y Eva antes de la caída.

Dios desea esa plenitud en nuestras relaciones.

Necesitamos una revelación de lo significa estar en Cristo.

Sentados en lugares celestiales.

Unidos, mejorados, complementados por la concertación con otros.

 

Encontrar al otro que me enriquece.

 

Ha habido una mutación de la mirada al otro.

Antes el otro era el enemigo, de quien me tengo que cuidar.

Hoy el otro es lo exótico, lo tengo que tolerar por dañino que sea.

 

Al escuchar al otro, el otro me enriquece, me modifica, me complementa.

 

Eso es lo que Dios tiene en mente cuando piensa en la iglesia.

Débil, imperfecta pero que busca ese enriquecimiento en el otro.

 

La creación anhela ver la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

Pregunta:

¿Consideras que eres parte, te sentís integrado en la congregación?

  • Procuro poner lo mejor de mí para estar integrado
  • A veces, me siento parte pero a veces no.
  • Ocasionalmente siento que pertenezco.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s