Definición de la visión congregacional


faro

La necesidad de unificar la visión

Necesitamos que todos vayamos en la misma dirección. Es una de los servicios que tiene que hacer el gobierno de la congregación para que no haya desavenencias entre nosotros.

Si cada uno va en la dirección que se le antoja, perdemos fuerza y produce confusión.

Todos tenemos que tener la misma visión de lo que queremos alcanzar.

La misma mirada.

Todos tenemos que tener la mirada en el faro que está a la entrada del puerto. El faro unifica la visión y todos los barcos se dirigen en ese sentido, independiente si es de noche, si hay niebla o si es un día diáfano.

De la misma manera, algunos verán con más o menos claridad el camino que marcamos pero lo siguen, mucho más dañino para la congregación y para la obra que Dios está haciendo es que cada uno vaya por su propio camino.

La visión tiene que ser definida, no puede ser incierta.

La visión tiene que ser aceptada por todos, aun cuando estemos de acuerdo en mayor o menor medida.

Esta visión tiene que ser actualizada, es dinámica. Y tienen que haber caminos para que cada uno tenga posibilidad de hacer sus aportes y modificarla.

Una visión aceptada por todo, genera expectativas y se transforme en pasión y en misión.

Cuatros  hombres estaban cavando una zanja con diferentes medida de entusiasmo.

A uno sólo le habían pedido que cavara una zanja.

A otro le habían pedido que cavara la zanja para levantar un pared.

A otro le explicaron que la pared que iban a levantar iba a ser parte de una casa majestuosa, muy especial.

Y otro le explicaron que esa casa majestuosa iba a ser un lugar donde si iba a congregar el pueblo de Dios para adorar.

Diferencia entre visión y propósito

El propósito de Dios es eterno, es el mismo ayer, hoy y mañana.

Tiene que ver con la intención del corazón de Dios.

La visión tiene que ver con las cosas que Dios quiere hacer en el futuro.

Tiene que ver con las cosas que hoy no existen pero son una realidad concreta que Dios quiere concretar en el futuro

La visión es dinámica, se tiene que actualizar.

Es la consecuencia del diagnóstico de la realidad que hoy vivimos y de lo que Dios quiere hacer conforme a su propósito eterno.

El análisis de la realidad que hoy vivimos debe comenzar con un honrar a Dios por lo que está haciendo, esto entra en conflicto con nuestra mentalidad crítica que es la primera reacción de nuestra carne ante las cosas que faltan. Dios siempre está obrando y tenemos que reconocer y agradecer por lo que si está. Otro factor es que al analizar la realidad con los ojos de Dios para El es de suma importancia que no se siembre el desanimo. Lo mas valioso para Dios es el ánimo de los obreros. Tenemos que ser muy cuidadosos de no desanimar a los que están pagando un precio, a los que están al frente haciendo un sacrificio. Teniendo en cuenta estas dos cosas; honrar lo que Dios hace y no desanimar a los que están al frente sino por el contrario alentarlos. Estamos en condiciones de encarar con buen ánimo las cosas que tenemos que mejorar.

Dios avanza, para hacerlo tiene que revelarte una visión, una mirada de lo que quiere hacer en tu vida y en tu congregación en los próximos años.

El por qué hacemos las cosas nos conduce al cambio

Si pierdes el por qué pierdes el cómo

Tenemos un mensaje irresistible pro tenemos iglesia resistible

Dios dejo la iglesia en nuestras manos.

La visión define objetivos claros para alcanzarla

Necesitamos definir los procesos, los sistemas para alcanzar esos objetivos

Esos objetivos nos tienen que definir metas que puedan ser medidas.

Manera que haya una supervisión del proceso, si vamos alcanzando las metas, que replanteos que cambios tenemos que hace.

Actualización de la visión

Esta visión está definida por objetivos concretos, que todos nos comprometemos a trabajar para que la visión se concrete.

Como la visión es dinámica los objetivos son dinámicos y deben ser reactualizados y reexplicítados continuamente.

Al actualizarlos se genera nuevas expectativas.

Hemos recibido del ministerio apostólico cuatro objetivos centrales a lo que debe apuntar la acción congregacional.

  • Ser pescadores de hombres
  • Hacer discípulos
  • Formar obreros
  • Plantar iglesias

Esta visión está definida en términos teológicos y pastorales.

Una de las tareas a la que estamos abocados es la traducir estos elementos de la visión para que sean comprensibles y asequibles para todos, aún para los nuevos convertidos, que pueda ser expresada  en términos sencillos y comprensibles.

Pescadores de hombres          (Buscar lo perdido)

Que todas las personas sean salvas que conozcan a Dios pero que reconozcan el gobierno de Dios sobre sus vidas.

No sólo creyentes sino discípulos.

Señorío de Cristo

Acciones que conllevan este objetivo son:

  • Buscar a los perdidos, apartados y decepcionados
  • Recibir a los nuevos con una agradable experiencia
  • congregacional (Domingos y Eventos)

Hacer discípulos             (Desarrollar el potencial de cada uno)

Dios nos pide a cada uno de sus discípulos que hagan discípulos.

Que nos convirtamos en padres espirituales.

El discipulado se desarrolla en relaciones personales y en grupos pequeños.

El objetivo del discipulado es que la semejanza a Cristo.

Hay una enseñanza integral en todas las áreas de la vida: enseñar a vivir.

Pero hay algo más Dios se propone presentar perfecto a todo hombre, que todos alcancemos la plenitud del entendimiento, que todos alcancemos la plenitud de Dios.

Acciones que conllevan este objetivo son:    

  • Capacitar a los discipuladores. Animo y contenidos.
  • Capacitar a los responsables de grupos pequeños

Formación de obreros             (aportar la diferencia)

Que alcancen su propósito para el cual fueron diseñados con dones y gracia para ser efectivos.

Que todos los discipuladores sigan siendo capacitados para seguir creciendo en compromiso  y gracia para el desarrollo de los ministerios especiales: apostólico, profético, evangelístico, y pastoral.

Nuestro proceso de crecimiento sería: Creyente – Discípulo – Padre – Responsable grupo – Ministerio especial

Cada discípulo tiene dos desafíos en los que tiene que crecer:

  • Evangelizar para convertirse en padres espirituales.
  • Servir en diferentes áreas de servicio para el desarrollo de ministerios especiales (APEP)

Acciones: 

  • Desarrollo de un programa de crecimiento personal
  • Desarrollo de crecimiento de los ministerios especiales APEP

Expansión del reino del Dios

(Extender  nuestra influencia  a nuevos ambientes)

Dios nos encomendado que trabajemos para el crecimiento del reino, no sólo para el crecimiento de la Iglesia o nuestra congregación.

El crecimiento del reino no sólo implica el crecimiento numérico, sino el crecimiento en las manifestaciones sobrenaturales.

El crecimiento implica la extensión a otras localidades y regiones, cómo Jesús y los discípulos nos dieron ejemplo-

Otro factor a desarrollar es el permear a toda la sociedad de los valores del reino como sal y luz del mundo.

Acciones:

  • Plantar iglesias, viajes al interior
  • Involucrarse en diferentes ONG y acciones políticas y sociales para ser luz y sal de la sociedad.

Definamos los cuatros objetivos que definen la visión:

Buscar lo perdido

Desarrollar el potencial

Aportar la diferencia

Extender  nuestra influencia  a nuevos ambientes

 

Buscar                                                    Bu D Ap E

Desarrollar

Aportar

Extender

Conclusión

Colosenses 1:28-2:3  A quien anunciamos,  amonestando a todo hombre,  y enseñando a todo hombre en toda sabiduría,  a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre; para lo cual también trabajo,  luchando según la potencia de él,  la cual actúa poderosamente en mí. Porque quiero que sepáis cuán gran lucha sostengo por vosotros,  y por los que están en Laodicea,  y por todos los que nunca han visto mi rostro;

  • para que sean consolados sus corazones,
  • unidos en amor,
  • hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre,  y de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.

Efesios 3:19-20  Conocer el amor de Cristo,  que excede a todo conocimiento,  para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios. Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos,  según el poder que actúa en nosotros.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s