Serie: ¿Cómo predicar, hoy? Segundo mensaje: ¿Cómo amar a este mundo hostil?


hostilidad

Dios amó tanto al mundo

Juan 3:16

Porque tanto amó Dios al mundo,  que dio a su Hijo unigénito,  para que todo el que cree en él no se pierda,  sino que tenga vida eterna.

El dolor en el corazón de Dios

Dios mira la tierra y ve oscuridad. Desde lo profundo de esa oscuridad se levanta el clamor de todos los que claman por justicia (como la sangre de Abel) los heridos, abusados, estafados y los que sufren todo tipo de injusticia.

Ese clamor le hace dolor el corazón.

Dios ama tanto al mundo que quiere que nosotros lo amemos también.

Y nos identifiquemos con ese dolor.

Hace algunas décadas atrás el mundo era más amable.

Cada vez es más difícil amarlo.

Las Escrituras nos anticipan que con los años, la gente se volverá más hostil, más difícil de amar.

2 Timoteo 3:1-9

También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.

Porque habrá hombres amadores de sí mismos,  avaros,  vanagloriosos,  soberbios,  blasfemos,  desobedientes a los padres,  ingratos,  impíos, sin afecto natural,  implacables,  calumniadores,  intemperantes,  crueles,  aborrecedores de lo bueno, traidores,  impetuosos,  infatuados,  amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad,  pero negarán la eficacia de ella;  a éstos evita.

Porque de éstos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados,  arrastradas por diversas concupiscencias. Estas siempre están aprendiendo,  y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad. Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés,  así también éstos resisten a la verdad;  hombres corruptos de entendimiento,  réprobos en cuanto a la fe. Mas no irán más adelante;  porque su insensatez será manifiesta a todos,  como también lo fue la de aquéllos.

  • Amadores de sí mismo, sin afecto natural
  • Apariencias de piedad Amadores de los deleites más que de Dios
  • Resisten a la verdad, corruptos de entendimiento

No nos entienden. Le parecemos raros.

No les interesa la verdad.

La verdad no está asociada al conocimiento sino a la experiencia, lo que ellos sienten que es verdad, eso es verdad.

Se pueden comprometer con cualquier mentira porque lo que para ellos importa es lo que sienten que es la verdad.

Este relativismo, esta tolerancia está afectando a la iglesia.

No importa lo que diga la Biblia, importa lo que a mi me parece que debe decir.

Tenemos que estar dispuestos a pagar el precio de parecer raros.

De ser una minoría.

El cristianismo siempre fue minoría, la cruz siempre fue locura

1 Corintios 1:20-21

¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?

Pues ya que en la sabiduría de Dios,  el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría,  agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.

A este mundo sin afecto, con apariencia de piedad y que resiste la verdad

Por eso descubrimos que la familia es lo más contracultural y evangelístico que tenemos.

El mundo no tiene afecto natural, la familia es un cumulo de egocentrismos compartiendo una habitación.

Es lo mejor que tenemos y es lo que le tenemos que mostrar al mundo

Es difícil amarlos

La gran tentación es encerrarnos entre nosotros mismos.

Sin embargo Dios los amó tanto que entregó lo que más amaba, a su Hijo.

Juan  3:17 

Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo,  sino para salvarlo por medio de él.

El Padre envía al Hijo

El Hijo envía al Espíritu Santo

El Espíritu Santo envía a la Iglesia, a vos y a mí.

Dios te está enviando.

El Hijo se propone transformarte

El Espíritu Santo se propone equiparte y enviarte.

La transformación provoca la misión

La misión provoca la transformación.

Dios nos envía como a ovejas en medio de lobos.

Somos ovejas, pero no estamos solos.

Lo importante es quien está al frente

No le temo a un ejército de leones, le temo a un ejército de ovejas liderados por un león. Napoleón.

Dios nos envía como ovejas.

No somos ovejas, somos mansos como ovejas pero tenemos autoridad espiritual.

Que brilla, que afecta, que trastorna y transforma.

Es un choque de poder.

No podemos confrontar con argumentos espirituales sino con el poder de Dios

Filipenses 2:14-15

Haced todo sin murmuraciones y contiendas, para que seáis irreprensibles y sencillos,  hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa,  en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo.

Nuestras vidas tienen que brillar en la oscuridad.

En tu trabajo, en tu familia, con los vecinos.

Cada vez que te compartas contraculturalmente con un espíritu humilde, tu luz brilla. La mansedumbre, la humildad, el servicio, la generosidad, brillan.

Hoy, tenemos algo que el mundo no tiene.

Las familias brillan en la oscuridad.

El testimonio de la iglesia

Es el candelabro.

Cuando Dios disciplina una iglesia o una vida, le quita el candelero.

Apocalipsis 2:5

Tenemos que mostrar al mundo nuestra luz.

Nuestras obras.

Al brillar por nuestras obras glorificarán al Padre

Mateo 5:16  Así alumbre vuestra luz delante de los hombres,  para que vean vuestras buenas obras,  y glorifiquen a vuestro Padre que están los cielos.

Si lo que yo llamo luz no echa fuera las tinieblas, la culpa no es de las tinieblas, debo evaluar a qué estoy llamando luz, porque tal vez no sea luz.

Porque la luz echa fuera las tinieblas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s