Segundo mensaje de la serie ¿Cómo gestionar una visión que recibimos de Dios? Salir de la subjetividad: la comunión con el Espíritu y con la Iglesia


OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Dios nos ha revelado grandes cosas que Él quiere hacer en nuestras vidas.

Dios lo puede hacer y lo quiere hacer.

El problema está en nosotros, el estorbo somos nosotros.

Nos quedamos en los grandes ideales.

No somos efectivos en concretar esas cargas profética, revelada por Dios, en hechos concretos.

Fallamos en el gestionar la visión.

  • Falta de compromiso (comodidad)
  • Falta de autocrítica (exceso de crítica a los demás)
  • Falta de desafío (conformismo, apatía)

Queremos darte herramientas, recursos para que puedas revertir este proceso.

Quiero proponerte que consideres cuál es el grado de Comunión que has desarrollado.

Comunión, es koinonía, participar, ser parte de algo indivisible.

Ser algo de algo que te supera que no lo podes controlar sino que vos tenes que supeditarte,

Te saca de la subjetividad, de tu egocentrismo, dejamos de ser el centro del mundo, no gira todo alrededor de mí, de mis necesidades, de mis gustos.

Las Escrituras nos hablan de dos formas de comunión.

La comunión con el Espíritu Santo y la comunión con el cuerpo de Cristo.

La comunión con el Espíritu Santo

– La comunión

2 Corintios 13:14

La expresión más intensa del Padre es el amor,  La del Hijo es la gracia y la expresión más intensa del Espíritu es la comunión.

Creó la tierra, al hombre, resucitó a Jesús, vino sobre la iglesia y hoy trabaja en forma conjunta con la ella para preparar su venida.

Es como el viento, fuego, agua, aceite pero no es viento ni fuego ni agua.

No es algo es alguien. El ser más tierno y peligroso que jamás he conocido.

Es el que consuela nuestras vidas, es nuestro amigo por eso se entristece y lo hace evidente.

– La guía del Espíritu

El Espíritu nos conduce a andar en novedad de vida. Romanos 8:14

Cuando dejamos de estar guiados por Dios nos queda la nostalgia, el pasado, la religión y la tradición, cuando miramos para atrás considerando que fue mejor es que no estamos siendo guiados por el Espíritu.

El Espíritu nos guía a lo nuevo, a mirar para adelante que tenemos mucho por hacer por experimentar. Nos guía a los cambios a lo extraordinario

– El señorío del Espíritu

El Espíritu nos gobierna nos dice por dónde ir y por donde no ir.  2 Corintios 3:17

Nos reprende y nos anima

A Sansón el Espíritu lo abandonó y no se dio cuenta.  Jueces 16:20

La comunión unos con otros (el Cuerpo de Cristo)

 

Una de las grandes preocupaciones de los pastores es el nivel de inasistencia a las reuniones.

Muchos alternan: una sí, otra no, y otros peor vienen una vez por mes.

Por un lado nos tenemos que replantear si no tenemos que cambiar nosotros, mejorar.

Estamos en esa reflexión.

Nuestros encuentros deben ser momentos excepcionales que lo disfrutemos.

La iglesia es para disfrutarla.

Tenemos que experimentar la belleza de la comunión, entonces lo pensaran dos veces antes de faltar.

Además de eso, también es una cuestión de falta de revelación del valor de la comunión.

Jacob tuvo la primera revelación de la iglesia.  Génesis 28:16-18

Dios está aquí y no lo sabía.  Cuan terrible, cuan santo es este lugar. Casa de Dios y puerta del cielo.

V 22 Dios percibió a la presencia de Dios, y responde.

Levanta un altar y dice este lugar será casa de Dios

Y de todo lo que me des, e diezmo aparataré para ti.

Percibir la presencia de Dios como en el camino de Emaus.

Dios está pero no tomamos conciencia, no  ardía nuestro corazón

Mis ojos y mi corazón estarán allí, siempre 2 Crónicas 7:16

Amo la iglesia

Allí pasé mis momentos más maravillosos de la vida. Viví lo mejor de mi vida. Conoci a mis esposa, presente a mis hijos, vi a mis hijos crecer, enamorarse, casarse, presente a mis nietos.

La iglesia es una experiencia para vivirla

Tenemos que hacer los cambios para la iglesia sea un lugar atractivo.

Un lugar disfrutable, la mejor experiencia de la semana.

Lo que transforma es la Palabra  y la presencia del Espíritu, pero si estamos aburridos, distraídos o apagados no estamos abiertos a la palabra

Y el enemigo nos roba lo que el sembrador siembra en nuestro corazón.

Apocalipsis 19:7 que la novia se ha alistado, la iglesia sigue cambiando, mejorando.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s