EXPERIMENTANDO LA ABUNDANTE VIDA NUEVA


 

CRISTIANOS SINCEROS EN DERROTA

Continuamente me toca aconsejar a muchos creyentes sinceros que viven en derrota.  Quieren parecerse a Jesús, crecer espiritualmente, dar fruto pero no le encuentran el camino.

Sufren, muchas veces silenciosamente, porque ven a otros que viven con otro gozo, con otra libertad, incluso algunos que tienen poco tiempo de convertidos. Les cuesta contar lo que están viviendo porque temen no ser comprendidos.

Se preguntan acerca de la vida abundante y las innumerables promesas que nos dejan las Escrituras: ¿tendremos que vivir siempre así? No logran entender dónde está el problema.

Las Escrituras hablan de gozo completo y ser llenos de la plenitud de Dios pero muchos  viven en una calesita emocional, con continuas caídas, con una sensación de debilidad, pagando costosas terapias para que alguien los escuche. Frustrados porque sienten que no pueden agradar a Dios, con un continuo sentido de culpabilidad.

Tienen la motivación, el anhelo de ser como Jesús pero no saben cómo hacerlo: ¿Por qué para lo que para otros es natural nos cuesta tanto? Jesús dijo que era sencilla que hasta un niño podía vivir en plenitud el reino de Dios

ESFORZÁNDONOS POR MEJORAR

Complicamos más las cosas. Queremos mejorar pero la única forma que hemos aprendido de solucionar las cosas es el esforzarnos más.

Dios permite que se ponga en evidencia nuestra confianza en nosotros mismos, así fuimos enseñados. Por amor nos tiene que conducir al fracaso de nuestros esfuerzos e iniciativas.

La experiencia  que tienen muchos es que comenzaron la vida cristiana con toda la energía, con la fe y la convicción de que Dios puede hacer y resolver todo. Quieren compartir con gozo lo que están viviendo. Ora y sirven con alegría y sin que nadie le diga que lo tiene que hacer. Algunos llaman esto primer amor.

Al poco tiempo se dan cuenta que el mundo no les entiende y los creyentes desanimados y religiosos  de la iglesia, tampoco.  Cuando proclama que Jesús es todo lo que necesita, que el gozo del Señor es su fortaleza y que puede echar nuestra ansiedad sobre él, encuentra sonrisas sarcásticas en lo que les escuchan.

Lentamente debilita su comunión con Jesús y se centra en las cosas que tiene que hacer y que tiene que cambiar él y los demás. Cada vez se fija más en los demás y menos en lo que él tiene que cambia.

BUSCANDO EN LOS LUGARES EQUIVOCADOS

Estos cristianos desalentados vuelven a buscar y confiar en los rudimentos del mundo.

Gálatas 4:9  Mas ahora,  conociendo a Dios,  o más bien,  siendo conocidos por Dios,  ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos,  a los cuales os queréis volver a esclavizar?  

Muchos buscan en diferentes terapias lo que ya no encuentran en Cristo. Hoy, la piscología está haciendo estragos en medio nuestro, no nos olvidemos que en el fondo no deja de ser un negocio.  También hay otro tipo de terapias como el yoga.

Cristo deja ser la fuente de nuestra esperanza es como ir a otros dioses.  A veces, muchas cosas sanas y necesarias, se convierten en ídolos cuando se transforman en la fuente de nuestra confianza, de nuestros descansos y de nuestros anhelos: el trabajo, la familia, la comida, el vestirnos, el divertirnos, etc.

Esdras 8:22-23  Porque tuve vergüenza de pedir al rey tropa y gente de a caballo que nos defendiesen del enemigo en el camino;  porque habíamos hablado al rey,  diciendo: La mano de nuestro Dios es para bien sobre todos los que le buscan;  mas su poder y su furor contra todos los que le abandonan. Ayunamos,  pues,  y pedimos a nuestro Dios sobre esto,  y él nos fue propicio.

Algunas veces nos debería dar vergüenza, buscar en el mundo respuestas que primero debemos buscar en Dios.

¿Cómo es que la vida cristiana llegó a convertirse en algo tan complicado?

No podemos seguir así esperando que las cosas cambien solas. Hay algo que han entendido mal o algo perdieron en el camino.

¿Por qué algunos perseveran y no han perdido el primer amor?

No estoy acá para juzgar y desalentar. Estoy movido a misericordia como el padre que se encuentra con el hijo prodigo. Jesús nos prometió que su carga era liviana de llevar.

CAMBIANDO LA FORMA DE BUSCAR LA VICTORIA

Dios nos lleva al desierto para edificar nuestra fe.  La desilusión y la falta de motivación ponen al descubierto la incredulidad de nuestro corazón. La incredulidad es peligrosa nos conduce a la perdida de la Tierra Prometida. La incredulidad no deja que Dios sea el único que satisfaga nuestras necesidades más profundas, siempre buscamos otras soluciones (otros dioses).

Nuestros esfuerzos en nuestro comportamiento no terminan por cambiar lo que somos, sino que ponen en evidencia lo que somos: nuestras debilidades.

El esfuerzo está dirigido hacia el lugar incorrecto: no nos debemos centrar en lo que queremos llegar a ser ni en lo que debemos hacer sino que nuestros esfuerzos se deben centrar en manifestar lo que somos.

Satanás hace todo lo posible para cegarnos acerca de lo que somos en Cristo y que nos sintamos en falta, culpables por lo que hacemos y que nos esforcemos por ser distintos. No le afecta que oremos más, que estudiemos más y que sirvamos más, si puede controlar que todo esté basado en nuestra incredulidad, en nuestros esfuerzos humanos.

Estos creyentes muy sinceros pero desanimados y confundidos han perdido de vista que lo que Dios nos propone es mucho más sencillo. Jesús dice que  un niño puede vivirlo, que es un yugo fácil de llevar y que es una carga liviana, y afirma que llevarla produce paz y gozo completo.

NUEVAS CRIATURAS Y NOVEDAD DE VIDA

En realidad la enseñanza de los dos perros de las dos naturalezas coexistiendo no es correcta. Es lo que todas las religiones enseñan es el yin y le yang, es el árbol del bien y del mal.

  • Necesitamos comprender es que tenemos una sola naturaleza

Colosenses 1:27 Nuestra esperanza de gloria, de victoria es Cristo en mí.

Gálatas 2:20 Ya no vivo yo sino que vive Cristo en mí.

Y lo que ahora vivo en mi carne es en la fe del hijo de Dios

2 Corintios 5:17 Las cosas viejas pasaron, todas las cosas han sido hechas nuevas.

Tenemos una sola naturaleza, el árbol de la vida solo tenemos que comer de él y permanecer en el.

Juan 15

No tenemos que esforzarnos por cambiar, no tenemos que esforzarnos por agradar a Dios, no tenemos que esforzarnos por hacer cosas para ganar el favor de Dios, tenemos que dejar que esa vida que Dios ha puesto en abundancia en nuestro espíritu a través del Espíritu de Dios fluya en nuestras vidas y nos vivifique.

Romanos 8:10

  • Hay una puerta en nuestros corazones que deja fluir esa vida.

Y esa puerta se puede abrir o se puede cerrar.

La humildad es la llave de esa puerta y el orgullo la cierra.

La humildad no dice nada soy, sino dice nada tengo, no tengo recursos en mí. Jesús se vació  y actúo en total dependencia de la virtud del padre. Filipenses 2:7

Cuando reconocemos nuestra necesidad y la provisión en Cristo, la vida opera. Es cosa de niños.

Si confiamos en nuestras capacidades cerramos la puerta de la vida de Cristo y la trinidad satánica impone su realidad, nos propone movernos en sus recursos: el mundo, y la carne.

Satanás trabaja continuamente para sacarnos de esa posición en Cristo porque es muy peligrosa para él entonces sutilmente nos lleva a lugares en donde tenemos que confiar en nuestras fuerzas y no en Cristo. Nos conduce a viejas tentaciones que le dieron resultado en el pasado. Tiene ciertos resorte, botones que tocar en nuestro ser interior. Quiere provocar todo tipo de emociones negativas para que salgamos de la luz.

Salmo 36:9 el manantial de vida, en la luz veremos la luz

Fuera de ese manantial todo es oscuro

Job 16:16, 19:8, 30:26 Ex 10:21-22

  • Dios ha provisto esa vida poderosa para andemos en la justicia y la santidad de la verdad.

Esa vida nueva es poderosa, no es un concepto teológico.

Es para que andemos en novedad de vida.

Esta vida nueva es de naturaleza divina, es una creación de Dios para transformarlo todo. Es Dios obrando

Es la acción del Espíritu que levantó a Jesús de los muertos y nos vivifica a nosotros.

Esta vida nueva es una vida de resurrección, lo que está débil y muerto lo vivifica.

  • Es el Espíritu obrando en medio nuestro y llenándolo todo.

Juan 1:32  También dio Juan testimonio,  diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma,  y permaneció sobre él.

Tenemos que dejar que el Espíritu permanezca y nos transforme

En la medida que hay queja, capricho, juicio, nos condenamos a vivir bajo la mezquindad de nuestra carne.

Es fácil en la medida que renunciamos a la carne esta vida nueva nos va transformando desde adentro, nos sorprende nuestra disposición a renunciar, Y transforma nuestra relaciones porque nos empuja a humillarnos, a pedir perdón, a servir, a amar, a poner la otra mejilla, a caminar otra milla.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s