PERFECCIONAR NUESTRO TESTIMONIO


hombre que se esculpe a sí mismo

Apocalipsis  12:11  Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos,  y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.

En el Antiguo Testamento se destaca el testimonio de Dios por medio de la Palabra por eso las tablas de la ley se llaman las tablas del testimonio, el arca y el tabernáculo también son llamadas: del testimonio.

En el Nuevo Testamento hay una dinámica del testimonio de Dios al testimonio de los hombres.

  • El buen testimonio de algunas personas

Juan el Bautista Juan 1:7; Jesús: Lucas 4:22;

Diáconos: Hech0s 6:3; Cornelio: Hechos 10:22

Ananías: Hechos 22:12

  • El buen testimonio de algunas iglesias

Corinto  2 Corintio 8:3; Galacia Gálatas 4:15 

  • Dar testimonio de Jesús (mártir)

Hechos 20:24  Pero de ninguna cosa hago caso,  ni estimo preciosa mi vida para mí mismo,  con tal que acabe mi carrera con gozo,  y el ministerio que recibí del Señor Jesús,  para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.

2 Timoteo 1:8  Por tanto,  no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor,  ni de mí,  preso suyo,  sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios.

FORTALECER TODO AQUELLO QUE ESTÁ DÉBIL

Si queremos perfeccionar nuestro testimonio tenemos que dejar que el Espíritu Santo fortalezca todo lo que está débil en nosotros.

  • No nos referimos a una fortaleza humana capaz de desafiarlo todo en nuestras propias fuerzas, cuyo resultado es el orgullo espiritual.
  • Necesitamos esa necesaria fortaleza divina que viene del quebrantamiento, como fruto de depender de Dios.

Efesios 3:14-16  Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo…  para que os dé,  conforme a las riquezas de su gloria,  el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu.

Efesios 6:10-11  Por lo demás,  hermanos míos,  fortaleceos en el Señor,  y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios,  para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.

Hay dos aspectos que necesitamos de toda fortaleza espiritual

  • Dios tiene que fortalecer todo lo que está débil, aquellas cosas que dejamos que convivan en nosotros que sin llegar a ser un abierto pecado terminan por apagar nuestro testimonio, que lo torna confuso:

A nivel personal: carnalidades, vicios

A nivel familiar: malos tratos, hábitos, costumbres,

A nivel congregacional: discriminar, menospreciar, criticar

Apocalipsis 2:5  Recuerda de dónde has caído,  y arrepiéntete,  y haz las primeras obras;  pues si no,  vendré pronto a ti,  y quitaré tu candelero de su lugar,  si no te hubieres arrepentido.

Una luz no se pone debajo de la cama sino sobre la mesa para alumbre a los que viven en la casa.

Una de las disciplinas de Dios es quitarnos el candelero, nuestra luz no alumbra, no revela sino que confunde,

  • Dios tiene que fortalecer nuestro ser interior, para que seamos personas con autoridad espiritual, con coraje, con denuedo. Necesitamos vencer esa debilidad interior que nos termina impidiendo dar un claro testimonio de Cristo.

 Todos los enemigos de Dios serán puestos bajo sus pies.

Nuestra debilidad, la de nuestras familias y la debilidad de la iglesia son enemigos poderosos que tiene que vencer.

 Dios tiene altos propósitos con nosotros desde antes de la fundación del mundo: que seamos santos y sin mancha. (Efesios 1:4)

MOVILIZAR A AQUELLOS FORTALECIDOS

Perfeccionar nuestro testimonio implica perfeccionar nuestra ministración de la palabra de Dios y el poder del Espíritu en la expansión de su reino.

La expansión del Reino de Dios

En Hechos tenemos un modelo de crecimiento impresionante.

Las vivencias de estos primeros cristianos fue  un proceso de 30 años que no volvieron a repetirse, luego de la persecución la Iglesia de Jerusalén nunca volvió a tener el mismo esplendor.

Las vivencias de ellos ocurrieron y están registradas para que nos sirvan de modelo a superar.

La fe de los primeros cristianos

Jesús después de resucitar les abrió el entendimiento para que comprendiesen las Escrituras (el Antiguo Testamento) Lucas 24:45

Antes de ascender estuvo por 40 días enseñándoles acerca del Reino de Dios. Hechos 1:4

El mensaje de Pedro refleja esa enseñanza, los pasajes que cita del Antiguo Testamento acerca del Reino son cruciales para entender lo que Jesús les enseñó.

Hechos 2:17-21  Y en los postreros días,  dice Dios,  derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños; y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu,  y profetizarán. Y daré prodigios arriba en el cielo, y señales abajo en la tierra, sangre y fuego y vapor de humo; el sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día del Señor, grande y manifiesto; y todo aquel que invocare el nombre del Señor,  será salvo.

Hech0s 2:33-35  Así que,  exaltado por la diestra de Dios,  y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo,  ha derramado esto que vosotros veis y oís…  hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.

Es un reino que se expande por el derramamiento del Espíritu hasta derrotar a todos los enemigos de Dios.

Y el principal enemigo es la debilidad de la iglesia por eso el Espíritu derrama dones, visiones, sueños, profecías, prodigios en el cielo y señales en la tierra.

El mensaje de los primeros cristianos

Hechos 2:37-40  Arrepentíos,  y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados;  y recibiréis el don del Espíritu Santo… y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba,  diciendo: Sed salvos de esta perversa generación.

Hay una parte del mensaje que hemos pasado por alto: Sed salvos de esta perversa generación.

No queremos salir de Babilonia, estamos sumergidos en esta perversa generación, coqueteamos con ella, la miramos de afuera pero deseándola.

El ejemplo de los primeros cristianos

Hechos 2:41-17  Se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles,  en la comunión unos con otros,  en el partimiento del pan y en las oraciones… Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.

Hechos 4:4  Pero muchos de los que habían oído la palabra,  creyeron;  y el número de los varones era como cinco mil.

Los recursos espirituales de los primeros cristianos

  • Continua llenura del Espíritu y denuedo para ministrar la Palabra

Hechos 4: 24-37  Y ellos alzaron unánimes oraron: Soberano Señor… mira sus amenazas,  y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús. Cuando hubieron orado,  el lugar en que estaban congregados tembló;  y todos fueron llenos del Espíritu Santo,  y hablaban con denuedo la palabra de Dios.

Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma;  y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía,  sino que tenían todas las cosas en común. Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús,  y abundante gracia era sobre todos ellos. Así que no había entre ellos ningún necesitado;  porque todos los que poseían heredades o casas,  las vendían,  y traían el precio de lo vendido, y lo ponían a los pies de los apóstoles;  y se repartía a cada uno según su necesidad.

  • Santificación

No todo era fiesta, celebración y milagros.

Un auténtico mover de Dios da espacio para que el Espíritu pueda corregir, disciplinar y quebrantar.

Hechos 5:1-10 Muerte de Ananías y Safira por mentira al Espíritu (hipocresía).

  • Milagros

Hechos 5:12-16  Y por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo;  y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón. De los demás,  ninguno se atrevía a juntarse con ellos;  mas el pueblo los alababa grandemente. Y los que creían en el Señor aumentaban más,  gran número así de hombres como de mujeres; tanto que sacaban los enfermos a las calles,  y los ponían en camas y lechos,  para que al pasar Pedro,  a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos. Y aun de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén,  trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos;  y todos eran sanados.

  • Obreros con unción del Espíritu

Hechos 6:8-10  Y Esteban,  lleno de gracia y de poder,  hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo. Entonces se levantaron unos de la sinagoga llamada de los libertos,  y de los de Cirene,  de Alejandría,  de Cilicia y de Asia,  disputando con Esteban. Pero no podían resistir a la sabiduría y al Espíritu con que hablaba.

  • Operación de ángeles

Hechos 5:19 Un ángel abre las puertas de la cárcel

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s