Con cuanto amor nos ama el Padre


abrazo-padre

Uno de los temas que se desarrollan transversalmente en toda la epístola a los efesios es el tema del amor.

Es un tema que tiene su misterio.

A simple vista hablar de amor resulta algo romántico, positivo, esperanzador, pero podemos intuir que hay algo más profundo mucho más allá de esa cáscara superficial.

La carta a los efesios comienza hablando del Padre.

  • El amor del Padre

Efesios 1:4-6

  • nos escogió para ser santos y sin mancha
  • nos predestinó por el puro afecto de su voluntad
  • por su gracia nos hizo acepto en el Amado

Es primero un amor de elección

El Padre es quién nos diseñó por el afecto puro de su voluntad.

Ese diseño se distorsionó por el pecado.

A pesar de eso nos escogió para ser santos y sin mancha

Luego es un amor de aceptación

Nos acepta como somos, con nuestro carácter, nuestra debilidad.

Porque el mira lo que El diseñó.

No lo que somos sino en lo que nos vamos convirtiendo

Tiene que haber mucha rebeldía, mucha incredulidad para poder escapar de esta gracia obrando en tu vida, porque esta gracia te persigue para hacerte bien.

Luego un amor de redención

En quien tenemos redención por su sangre

El perdón de pecados

Conforme a las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia

Es un amor eterno

No hay nada que hagas que te pueda amar más, ni ningún error que cometas que te pueda amar menos.

Tu victoria sobre el pecado determinará la profundidad de comunión que podrás disfrutar pero no pone en juego la medida de su amor.

Jeremías 31:3  Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo,  diciendo: Con amor eterno te he amado;  por tanto,  te prolongué mi misericordia.

 

  • El amor del Hijo

Después del amor del Padre viene el amor del Hijo.

Parecería que es algo sencillo y simple

Es algo que va más allá de lo que mi mente y mis sentidos pueden percibir.

Detengámonos a considerar el proceso por el que alcanzamos a comprender el amor de Cristo.

Efesios 3:18  Puedan comprender,  junto con todos los santos,  cuán ancho y largo,  alto y profundo es el amor de Cristo.

No lo puedo comprender sólo, tenemos que ponernos de acuerdo todos los santos para alcanzar ese conocimiento.

Consideremos el proceso:

Efesios 3:16-18

Conforme a las riquezas en gloria.

Ser fortalecidos con poder hombre interior

Para que por la fe habite Cristo

A fin de que arraigados y cimentados en amor

Seamos capaces de comprender con todos los santos amor de Cristo

Tenemos que cuestionarnos si realmente comprendemos: ¿qué es el amor de Cristo?

Cuando leemos en:

Romanos 8:35-19

¿Quién me separará del amor de Cristo…?

Tribulación, angustia, persecución, hambre, desnudez, peligro, espada

Estoy muerto todo el tiempo como oveja al matadero

Somos más que vencedores

Ni la muerte, ni la vida,

Ni ángeles, ni principados, ni potestades,

Ni lo presente, ni lo por venir,

Ni lo alto, (el renombre) ni lo profundo, (los misterios)

Ni ninguna otra cosa creada

Nada nos podrá separar del amor de Dios en Cristo Jesús

El amor de Cristo me provee identidad espiritual

Nada me puede separar del amor de Cristo porque hay dos decisiones cruciales en mi corazón:

  • Me considero muerto todo el tiempo como oveja que va al matadero 
  • Me hizo más que vencedor por medio de este amor

¿Qué significa: “más que vencedor”?

El vencedor es aquel que tiene todos los méritos por alcanzar esa victoria. El que es más que vencedor es el que vence pero por los méritos de otro.

El que pelea es el otro pero recibimos los beneficios de su victoria.

 Es un amor de provisión: Romanos 8:32

No escatimó a su propio Hijo con él nos dio TODAS las cosas

En Cristo Dios ya hizo todo, nos dio todas las cosas.

Es una transferencia de vida total para una transformación paulatina pero poderosa.

Es un amor de intercesión: Romanos 8:33-34

Quién te acusará, quién te condenará

El murió, resucitó y está sentado intercediendo por nosotros.

 

  • El amor del Espíritu Santo

Es un amor de capacitación. Romanos 8:26

Nos ayuda en nuestra debilidad.

Nos hace ministros competentes. (2 Corintios 3:6)

Es un amor de delegación.  Hechos 1:8

Nos da poder para ser testigos

Nos da autoridad para hacer milagros  (Mateo 28:18-20, Marcos 16:17-18)

 

  • Este amor nos constriñe

2 Corintios 5:14-20

Para que los que viven,  ya no vivan para sí,  sino para aquel que murió y resucitó por ellos.

Y nos dio el ministerio de la reconciliación;

Y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.

Somos embajadores en nombre de Cristo,  como si Dios rogase por medio de nosotros;  os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.

El amor de Cristo nos constriñe (apremia) nos aprieta

El murió para que ya no vivamos más para nosotros mismos.

El amor se traduce en hechos.

Somos embajadores: reconciliemos a los hombres con Dios.

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s