LOS TRATOS DE DIOS


limites-de-padres

LA CORRECCIÓN DE DIOS

Jeremías 10:24-25

Castígame con juicio no con furor

Derrama tu enojo sobre los pueblos que no te conocen.

Miqueas 7:9  He pecado contra el Señor, y por eso soportaré su enojo; mientras tanto, él juzgará mi causa y me hará justicia.

El Señor me llevará a la luz, me hará ver su victoria.

Podemos diferenciar dos tipos de tratos de Dios

  • Dios castiga la maldad de los impíos

Aquellos que no son piadosos, que no tienen piedad. Piedad es otra de las palabras que se deforman con el tiempo, el término bíblico, piedad es devoción, adoración, que quiere agradar a Dios)

La corrección es necesaria para que procedan al arrepentimiento, para que le conozcan. El corazón duro, el entendimiento que está cegado se abre cuando uno pasa por alguna crisis.

  • Dios corrige y disciplina a sus hijos.

Nosotros corregimos a nuestros hijos según nuestro juicio y humor.

Y a nosotros ¿quién nos corrige?

Muchas veces le echamos la culpa a Satanás de todo, pero es darle más trascendencia de la que tiene, nada puede contra nosotros.

Es Dios quien trata con nosotros, pero nos cuesta mucho admitir que es Dios quién nos disciplina.

Tenemos que tener la humildad y la valentía de reconocer  que es Dios quién nos disciplina

Pueden parecer palabras muy duras, muy extrañas de oír, hoy; pero el hombre y la mujer que conoce el amor de Dios lo puede entender.

Hebreos 12:5-12 Hijo mío,  no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por él; Porque el Señor al que ama,  disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo. Si soportáis la disciplina,  Dios os trata como a hijos;  porque  ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?  Pero si se os deja sin disciplina,  de la cual todos han sido participantes,  entonces sois bastardos,  y no hijos. Por otra parte,  tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban,  y los venerábamos.  ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus,  y viviremos?  Y aquéllos,  ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía,  pero éste para lo que nos es provechoso,  para que participemos de su santidad. Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo,  sino de tristeza;  pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.

Job 5:17  He aquí,  bienaventurado es el hombre a quien Dios castiga; por tanto,  no menosprecies la corrección del Todopoderoso.

Proverbios 3:11  No menosprecies,  hijo mío,  el castigo de Jehová, ni te fatigues de su corrección.

Dios le tuvo que decir a Judá

1 Reyes 12:24 Esto lo he hecho yo.

Una de las disciplinas más duras a Israel, cuando dividió a Israel, con consecuencias hasta el día de hoy en Judá (judíos) y el reino del Norte (antepasados de los palestinos).

Hay dos tipos de respuestas ante las pruebas

  • Las que cierran sus oídos en la corrección y endurecen su corazón (como el huevo ante el calor de la prueba)

Jeremías 17:23  Pero ellos no oyeron,  ni inclinaron su oído,  sino endurecieron su cerviz para no oír,  ni recibir corrección.

Sofonías 3:2  No escuchó la voz,  ni recibió la corrección;  no confió en Jehová,  no se acercó a su Dios.

  • Los que abren su oído y ablandan el corazón (como la papa ante el calor de la prueba)

Proverbios 15:32  El que tiene en poco la disciplina menosprecia su alma; mas el que escucha la corrección tiene entendimiento.

Deja que cada circunstancia se introduzca hasta lo más profundo de tu corazón para que te sirva de consuelo: Cada cosa es hecha por Dios. En la medida que veas a Dios en cada circunstancia difícil se encargará de sanar las heridas que estas circunstancias te produjeron.

Oseas 6:1  Venid y volvamos a Jehová;  porque él arrebató,  y nos curará;  hirió,  y nos vendará.

CLAMOR DEL HOMBRE

Es grato a los oídos de Dios cuando percibimos el peso de nuestro de pecado, cuando confesamos nuestro deseo de se santos

Hebreos 12:4  Porque aún no habéis resistido hasta la sangre,  combatiendo contra el pecado.

David nos da un profundo ejemplo

Salmo 51:1-4, 10-12  Ten piedad de mí,  oh Dios,  conforme a tu misericordia; conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones. Lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado. Porque yo reconozco mis rebeliones, y mi pecado está siempre delante de mí. Contra ti,  contra ti solo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos; para que seas reconocido justo en tu palabra, y tenido por puro en tu juicio. Crea en mí,  oh Dios,  un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí. No me eches de delante de ti, y no quites de mí tu santo Espíritu.  Vuélveme el gozo de tu salvación, y espíritu noble me sustente.

Cuando estamos bajo aflicción nuestra comunión con Dios es completa y encontramos allí nuestra bendición.

Hay un camino mejor que la disciplina.

1 Corintios 11:31-32  Si,  pues,  nos examinásemos a nosotros mismos,  no seríamos juzgados; mas siendo juzgados,  somos castigados por el Señor,  para que no seamos condenados con el mundo.

Examinarnos a nosotros mismos, oír la voz de Dios.Uno de los grandes impedimentos para nuestro crecimiento es la falta de autocrítica, la gran dificultad que tenemos de conocernos a nosotros mismos.

Tenemos mucha dificultad para aprender a percibir a Dios en los momentos de tristeza y de dificultad.

Lucas 24:32  Y se decían el uno al otro:  ¿No ardía nuestro corazón en nosotros,  mientras nos hablaba en el camino,  y cuando nos abría las Escrituras?

OIR LA VOZ DE DIOS

Jesús le pide a la iglesia de Laodicea que oiga su voz y abra la puerta Apocalipsis 3:20

Muchos quieren oír la voz de Dios filtrada a través de otros no quieren la responsabilidad de oír directamente la voz de Dios, esto ya ocurría  antiguamente

Deuteronomio 5:25 -27 Si oyéremos otra vez la voz de Jehová nuestro Dios,  moriremos. Porque  ¿qué es el hombre,  para que oiga la voz del Dios viviente que habla de en medio del fuego,  como nosotros la oímos,  y aún viva? Acércate tú,  y oye todas las cosas que dijere Jehová nuestro Dios;  y tú nos dirás todo lo que Jehová nuestro Dios te dijere,  y nosotros oiremos y haremos.

El problema es que en el corazón del hombre se oyen muchas voces y todas quieren hacerse pasar por Dios, son suaves y prometen mucho.

Ezequiel 13:7-8  ¿No habéis visto visión vana,  y no habéis dicho adivinación mentirosa,  pues que decís: Dijo Jehová,  no habiendo yo hablado? Por tanto,  así ha dicho Jehová el Señor:  Por cuanto vosotros habéis hablado vanidad,  y habéis visto mentira,  por tanto,  he aquí yo estoy contra vosotros,  dice Jehová el Señor.

Jeremías  7:13  Ahora,  pues,  por cuanto vosotros habéis hecho todas estas obras,  dice Jehová,  y aunque os hablé desde temprano y sin cesar,  no oísteis,  y os llamé,  y no respondisteis;

Dios llama a su pueblo a una vida de íntima relación

Cada vez que rehusamos esa llamada el corazón  se enfría más y más,

No desechen al que habla

Hebreos 12:25 Mirad que no desechéis al que habla.  Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra,  mucho menos nosotros,  si desecháremos al que amonesta desde los cielos.

Sus ovejas oyen su voz.

Juan 10:27  Mis ovejas oyen mi voz,  y yo las conozco,  y me siguen.

Juan 8:47  El que es de Dios,  las palabras de Dios oye.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LOS TRATOS DE DIOS

  1. ana maria sumenich dijo:

    me encanta la palabra de dios quiziera publicarla en mi face

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s