DOBLO MIS RODILLAS ANTE EL PADRE


orando-rodillas

Uno de los aprendizajes importantes que podemos encontrar en las cartas de Pablo es el poder aprender de la forma en que Pablo oraba por sus discípulos.

Efesios 3:14  Doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo.

 ¿De qué forma tengo que orar por los demás?

Efesios 3:16-17  para que os dé,  conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones.

 Para que sean fortalecidos en su hombre interior.

Tenemos dos opciones para nuestro ser interior ¿un ser interior debilitado o un ser interior fortalecido?

 ¿Cuál es la fortaleza que necesitamos?

Necesitamos poder del Espíritu.

¿Dónde encontramos ese poder?

Lo puedo encontrar en mi comunión con mi hermano.

Lo puedo encontrar en las diferentes actividades de la iglesia.

Eso no está mal, pero lo que en realidad está pasando es que estoy viviendo de la comunión que otros tienen con Dios.

Mi responsabilidad y esa debe ser mi oración por mis hermanos es que el Padre me dé esa fortaleza interior conforme a sus riquezas en gloria

¿Qué tengo que hacer para recibir de esas riquezas en gloria que tiene el Padre?

Juan 10:9-10 Yo soy la puerta; el que por mí entrare será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos… yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia.

Hay riquezas en gloria que son nuestras y que es voluntad de Dios que las disfrutemos.

Hay una puerta: entramos una vez y luego tenemos libertad para entrar y salir.

Cristo es esa puerta, pero no sólo es la puerta. Cristo también es el Pastor que nos guía a esa vida de abundancia que hay en El.

¿Entonces donde tengo que buscar esa vida de abundancia, esas riquezas en gloria?

No es en la reunión, ni en la comunión con mi hermano es en la presencia de Dios.

Salmo 16:11 Me mostrarás la senda de la vida. En tu presencia hay plenitud de gozo. Delicias a su diestra para siempre.

Tengo que ir a tener comunión con mi hermano y con el resto de la familia espiritual alimentado por el Padre para proveer para los demás, no para recibir, ni para que me entretengan.

Tengo que estar en los lugares donde Dios muestra su gloria, donde Dios nos ministra su poder, no comunica sus riquezas en gloria sino vamos a andar en debilidad espiritual.

Dios no se manifiesta en todos los lugares de la misma forma.

Esto es muy lógico, Dios es una persona y cuando están dadas las condiciones el puede mostrar su intimidad con más libertad. Salvando las diferencias lo mismo nos ocurre a nosotros. Hay personas que sólo nos conocen superficialmente porque hasta ahí nos damos a conocer, cuando están dadas las condiciones podemos.

Salmo 25:14 La comunión íntima de Jehová es con los que le temen y a ellos hará conocer su pacto.

Nos encontramos con que hay diferentes profundidades en la comunión con Dios.

¿Cuáles son los lugares donde Dios nos dice que El habita?

  • Corazones quebrantados

Isaías 57:15 Yo habito en la altura y la santidad,  y con el quebrantado y humilde de espíritu,  para hacer vivir el espíritu de los humildes,  y para vivificar el corazón de los quebrantados.

  • Nuestro lugar secreto

Mateo 6:6 Mas tú,  cuando ores,  entra en tu aposento,  y cerrada la puerta,  ora a tu Padre que está en secreto;  y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. 

  • La alabanza

Salmo 22:3 Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.

Mateo 21:16 comparar Salmo 8:2 Perfeccionas la alabanza para hacer callar al enemigo y vengativo.

  • En la unanimidad de Su pueblo

Mateo 18:20 Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre,  allí estoy yo en medio de ellos. 

Hechos 2:1,4, 4:24,31 Cuando llegó el día de Pentecostés,  estaban todos unánimes juntos [… ] Y fueron todos llenos del Espíritu Santo […]  Y alzaron unánimes la voz a Dios […] Cuando hubieron orado,  el lugar en que estaban congregados tembló;  y todos fueron llenos del Espíritu Santo,  y hablaban con denuedo la palabra de Dios. 

  • En el servicio

Mateo 25:35-36,40 Porque tuve hambre,  y me disteis de comer;  tuve sed,  y me disteis de beber;  fui forastero,  y me recogisteis; estuve desnudo,  y me cubristeis;  enfermo,  y me visitasteis;  en la cárcel,  y vinisteis a mí […] Y respondiendo el Rey,  les dirá:  De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños,  a mí lo hicisteis.

Hay dos consecuencias muy claras de un encuentro con el Señor:

REVELACION Y TRANSFORMACION

De esto se trata mi vida devocional.

Es loa que nos enseña el Padrenuestro :

  • Tiene que haber una revelación del padre y de su propósito.
  • Tiene haber una revelación de mí mismo y de necesidad.
  • Tiene que haber una revelación de mi hermano y de su necesidad.

Orar es un acto que refleja mi dependencia o autosuficiencia delante de Dios

Lo que soy delante de Dios es la medida de lo que soy en mi vida de oración

Padre nuestro que estás en los cielos.

El lugar de nuestro encuentro con nuestro padre es en el cielo frente al trono de Dios. Los dos estamentos que siguen tienen que ver con esta revelación que debe ocurrir en nuestra vida devocional.

Santificado sea tu nombre

La primera transferencia que se debe producir es desde el corazón de Dios a mi corazón.

Tengo que recibir el dolor del corazón de Dios porque su nombre es manchado, porque su nombre no es santificado como corresponde.

Revelación: recibo el celo de Dios que es el motor para todo servicio al Señor.

Lo primero que ocurre es que mi yo sale del centro de la oración, desde aquí la oración ya no es para mí es para Dios.

Que su nombre sea levantado.

Que su iglesia tenga la gloria que El depositó.

Que sea una luz asentada sobre el monte.

Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo

Es la esencia del padrenuestro.

A) En el cielo es donde se hace la voluntad de Dios.

Revelación: el cielo: mi morada, lugar deseable, mi destino, soy peregrino y extranjero estoy trabajando para mi ciudad celestial y no para mi ciudad terrenal

Quiero retener mi corona     

Es mía no quiero que Satanás me la robe.   Apocalipsis 3:11

Quiero velar por su venida

Que a me pueda decir con mi familia y hermanos

Mateo 25:21,34 Buen siervo y fiel, entra en el gozo del Señor, hereda el reino.    

B) Es indispensable que se haga la voluntad de Dios en la tierra.

Esto me conecta con lo que viene: venga tu reino

Tiene que haber revelación pero además tiene que haber transformación sino no es devoción. El reino de Dios me transforma como a Zaqueo en el árbol  me dispongo a dar todo lo que tengo

El gran reproche de Jesús a los que no se dejan transformar por el reino de Dios: Mateo 7:21-23

Si nosotros tendríamos que transcribirlo lo haríamos de otro modo, diríamos:   nunca me conociste.

Sin embargo el reproche es: NUNCA LOS CONOCÍ

Lo que Jesús les reclama es que nunca le abrieron realmente el corazón, su relación con ellos sólo fue superficial

Dios honró su palabra, obró sanando, liberando demonios pero Jesús nunca los conoció.

Lástima que su van a dar cuenta demasiado tarde.

Mateo 6:10 Venga a nosotros tu reino, hágase en nosotros tu voluntad.

Hay transformación en nuestra vida íntima con el Señor cuando es la relación entre alguien que lo tiene y lo puede todo, con alguien que lo necesita todo.

Tengo que venir delante de él confesando que hay áreas en mi vida donde no se hace tu voluntad  clamando que venga tu reino.

No sólo es cuestión de ser consciente de mi necesidad sino el ser consciente de la abundancia de Dios.

Ser consciente de mi necesidad es quebrantamiento y es un parte del proceso, fe es ser igualmente consciente de la provisión que tenemos en Dios.

Cuando vengo a la presencia de Dios necesitado tengo revelación de la provisión de Dios en Cristo Jesús para mi vida.

¿Qué necesito, todo lo que realmente es una necesidad para mi vida  tengo una provisión en Cristo?

Me falta más misericordia más compasión para con los demás ¿Dónde la voy a encontrar?

Salmo 23

En lugares de delicados pastos me hará descansar

Junto a aguas de reposo me pastoreará

Confortará mi alma

Me guiará por sendas de justicia

Tu vara y tu cayado me infundirán aliento

Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores

Unges mi cabeza con aceite, mi copa está rebozando

El bien y mi misericordia me seguirán todos los días de mi vida

¿Está tu copa rebozando?

¿Tienes plenitud de gozo?

¿Tienes vida abundante?

Dios quiere que seamos llenos de la plenitud de Dios

El Padre tiene riquezas en gloria que está dispuesto a compartir

Necesitamos recibir de esas riquezas en gloria

Para que Cristo habite por la fe en nuestros corazones.

Para que podamos comprender y conocer el amor de Cristo.

Para que seamos llenos de la plenitud de Dios.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s