LA CARGA DEL CORAZÓN DE DIOS


cruz-1

¿Por qué cuesta apasionarse por las cosas del Señor?

A muchos hermanos les cuesta orar y leer la Biblia.

Ni que hablar de lo que cuesta salir a evangelizar.

Hay convocatorias congregacionales que tienen escasísima respuesta.

Mientras lo que se espera de nosotros es un crecimiento firme y constante.

1 Corintios 15:58  Así que,  hermanos míos amados,  estad firmes y constantes,  creciendo en la obra del Señor siempre,  sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

El problema es que mi corazón se llena de mis propias cargas y afanes.

Mis preocupaciones llena mi corazón y mis pensamientos están todo el día ocupados en resolver mis cosas pendientes, mis proyectos.

Entonces no hay lugar a que me pueda identificar con la carga del corazón de Dios. No tengo espacio para que Dios me pueda motivar a que me ocupe de sus cosas. Me mente está llena de mí mismo.

No hay espacio en mi mente para la reflexión de las cosas de Dios.

¿Qué le hace falta en mi vida espiritual que no tengo las mismas ganas de orar, de leer la Palabra?

¿Qué me está pasando que veo a otros servir y gastarse para el Señor y me termino conformando con sólo asistir a algunas reuniones?

¿Es eso normal o me debería estar preocupando?

¿Dónde está el problema?

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog “Soltar la Palabra”

¿Cómo me verá Dios?

Que siempre le estoy haciendo promesas, declarando mi amor los domingos pero que luego me quedo en el terreno de los deseos.

No hay sacrificio, no hay renuncia, no postergo mis cosas sino que les doy prioridad.

¿Cómo verá Dios estas incoherencias, estas indolencias de mi vida?

Es un problema de revelación

Es necesario que Dios te revele la carga de Su corazón:

Lo que le duele

Lo que le aflige

Y que se transforme en la carga de mi corazón

Es necesario que le pueda demostrar a Dios que tengo la fe, la certeza de que en la medida que me identifico con su carga confío que su mano poderosa está obrando a mi favor.

Le pido al Espíritu Santo que el nos pueda comunicar la carga de su corazón.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog “Soltar la Palabra”

EL CORAZÓN DE DIOS

Necesitamos que el Espíritu edifique nuestra mente para que estemos afirmados en la verdad de lo revelado por Dios sacando todo tipo de confusión.

El centro del corazón de Dios es su bondad,

Su deseo de hacer bien a todos los hombres.

Como consecuencia de esa bondad, ama.

Es decir actúa sacrificialmente hacia el otro

Cuando el que es amado resiste y rechaza ese amor y sigue en su camino de alejamiento, Dios por amor tiene que disciplinarlo.

Dios no puede tener comunión con el rebelde, ni con el pecado por su santidad.

El amor y la santidad entran en conflicto.

Dios puede amar hasta que dónde su santidad se lo permite

Dios muestra su bondad a todos.

Éxodo 33:19 Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro,  y proclamaré el nombre de Jehová delante de ti;  y tendré misericordia del que tendré misericordia,  y seré clemente para con el que seré clemente.

Éxodo 34:6-7  Y pasando Jehová por delante de él,  proclamó:  ¡Jehová!  ¡Jehová!  fuerte,  misericordioso y piadoso;  tardo para la ira,  y grande en misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares,  que perdona la iniquidad,  la rebelión y el pecado,  y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado;  que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos,  hasta la tercera y cuarta generación.

Salmo 145:9-21

Bueno es Jehová para con todos, y sus misericordias sobre todas sus obras.

Te alaben,  oh Jehová,  todas tus obras, y tus santos te bendigan. La gloria de tu reino digan, y hablen de tu poder, para hacer saber a los hijos de los hombres sus poderosos hechos, y la gloria de la magnificencia de su reino. 

Sostiene Jehová a todos los que caen, y levanta a todos los oprimidos. Los ojos de todos esperan en ti, y tú les das su comida a su tiempo. Abres tu mano, y colmas de bendición a todo ser viviente. justo es Jeová en todos sus caminos, y misericordioso en todas sus obras. Cercano está Jehová a todos los que le invocan,  a todos los que le invocan de veras. Cumplirá el deseo de los que le temen;  oirá asimismo el clamor de ellos,  y los salvará.

Jeremías  29:10-11  Yo les visitaré, y despertaré sobre vosotros mi buena palabra, para hacerles volver de la cautividad. Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros,  dice Jehová,  pensamientos de paz,  y no de mal,  para daros el fin que esperáis.

 

Jeremías 31:14  Y el alma del sacerdote satisfaré con abundancia,  y mi pueblo será saciado de mi bien,  dice Jehová.

Salmo 40:17 Aunque afligido yo y necesitado, Jehová pensará en mí.  Mi ayuda y mi libertador eres tú

Sofonías 3:17  Jehová está en medio de ti,  poderoso,  él salvará;  gozará sobre ti con alegría,  callará de amor,  se regocijará sobre ti con cántico.

 Isaías 49:15 ¿Puede una madre olvidarse de su criatura, dejar de querer al hijo de sus entrañas? pues, aunque ella se olvide, yo no te olvidaré  

Salmo 23:1-6  Jehová es mi pastor;  nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar;  Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte,  No temeré mal alguno,  porque tú estarás conmigo;  tu vara y tu cayado me infundirán aliento.  Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite;  mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días.

Ezequiel 34:25-30  Y estableceré con ellos pacto de paz,  y quitaré de la tierra las fieras;  y habitarán en el desierto con seguridad,  y dormirán en los bosques. Y daré bendición a ellas y a los alrededores de mi collado,  y haré descender la lluvia en su tiempo;  lluvias de bendición serán. Y el árbol del campo dará su fruto,  y la tierra dará su fruto,  y estarán sobre su tierra con seguridad;  y sabrán que yo soy Jehová,  cuando rompa las coyundas de su yugo,  y los libre de mano de los que se sirven de ellos.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog “Soltar la Palabra”

LA MISIÓN DE DIOS

Es mostrar esa bondad a todos los hombres.

La santidad es el camino para poder acceder a esa bondad plena.

Por eso las pruebas y las disciplinas de Dios son el instrumento para que Dios nos prepare para que podemos recibir la plenitud de su bondad, para que Él pueda satisfacer su deseo de habitarnos plenamente

Salmo 32:8 -10 Te haré entender,  y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos. No seáis como el caballo,  o como el mulo,  sin entendimiento, Que han de ser sujetados con cabestro y con freno, Porque si no,  no se acercan a ti. Muchos dolores habrá para el impío;  Mas al que espera en Jehová,  le rodea la misericordia.

Dios nos quiere manifestar esa plenitud pero nuestro corazones no están preparados para recibir esa bondad por eso nos tiene que preparar, acomodar para que estemos en condiciones de recibir tanta bondad.

Lamentaciones 3:31 El Señor no desecha para siempre; antes si aflige también se compadece según la multitud de sus misericordias

Miqueas 7:18 ¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado…? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia.

Salmo 30:5  Por un momento será su ira, pero su favor dura toda la vida.   

Isaías 54:7‑8 Por momento te abandoné, pero te recogeré con grandes misericordias. Con un poco de ira escondí mi rostro de ti por un momento; pero con misericordia eterna tendré compasión de ti,

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog “Soltar la Palabra”

COLABORADORES DE DIOS

Dios nos necesita para que le ayudemos a mostrar a los demás la dimensión de esa bondad.

El enemigo siembra en los corazones duda e incredulidad provocando que la gente dude del amor de Dios y de su justicia.

Dios nos necesita para que podamos mostrar en nuestras vidas y en nuestra predicación la bondad de Dios.

Necesitamos superar los condicionamientos nuestras rebeldías y comodidades que impiden que Dios pueda usarnos como el quiere.

CONCLUSIÓN

En la medida que tenemos clara la misión de Dios y la necesidad que tiene de nuestra colaboración surge nuestra misión.

No podemos parar, no nos podemos callar hasta que sea conocida la gloria de Dios por todos los hombres.

2 Timoteo 1:6-9  Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía,  sino de poder,  de amor y de dominio propio. Por tanto,  no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor,  ni de mí,  preso suyo,  sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios, quien nos salvó y llamó con llamamiento santo,  no conforme a nuestras obras,  sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos,

2 Timoteo 4:1-2 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo,  que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra;  que instes a tiempo y fuera de tiempo;  redarguye,  reprende,  exhorta con toda paciencia y doctrina.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog “Soltar la Palabra”

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s