EL LLAMADO PARA UNA VIDA DE VICTORIA Y DE FRUTO: PERMANECER


vid y pampanos

Estamos hablando de madurez espiritual, de dejar de lado la niñez espiritual, de vivir una vida santa que anda en el temor de Dios.

El apóstol Juan cuando nos habla de los niveles de crecimiento de nuestra espiritualidad, nos habla claramente de las herramientas para superar las diferentes etapas espirituales.

1 Juan 2:14  Os he escrito a vosotros,  padres,  porque habéis conocido al que es desde el principio.  Os he escrito a vosotros,  jóvenes,  porque sois fuertes,  y la palabra de Dios permanece en vosotros,  y habéis vencido al maligno.

¿Cómo se supera la niñez espiritual?

Por el permanecer en la Palabra de Dios.

El permanecer en la Palabra, nos hace fuertes y nos permite vencer al maligno.

Una de las características de la niñez espiritual es que no podemos vencer al maligno por la debilidad de nuestro ser interior.

Los pensamientos, las pasiones nos arrastran de acá para allá.

Efesios 3:16  Para que os dé,  conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu;

¿Cómo se alcanza la madurez espiritual: la paternidad?

Por el permanecer en el conocer al Padre.

Es un misterio inescrutable.

Romanos 11:33  ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios!  ¡Cuán insondables son sus juicios,  e inescrutables sus caminos!

Las Escrituras nos enseñan que el crecimiento espiritual no depende de lo que hacemos sino de la forma en que estamos relacionados con Dios.

El Señor no te enseña a que busques el fruto, te enseña a acceder a las semillas. Esas semillas por la palabra y la comunión con el Padre  al ser sembradas en tu corazón van a germinar y desarrollarse por la acción del Espíritu e inevitablemente producirá el fruto tan deseado que Dios quiere cosechar de ti.

Dios siembra en ti, semillas, palabras, porque Dios quiere cosechar un fruto, eres un jardín del cuál Dios quiere cosechar las mejores frutas.

Cantares 5:1  Yo vine a mi huerto,  oh hermana,  esposa mía; he recogido mi mirra y mis aromas; he comido mi panal y mi miel, mi vino y mi leche he bebido. Comed,  amigos;  bebed en abundancia,  oh amados.

Cada palabra creída, cada promesa, cada visión, cada palabra sembrada en otro es una semilla que Dios quiere prosperar, primero, en tu corazón.

Tenemos que crear lo que todavía no existe.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog Soltar la Palabra.

 CRECER POR EL PERMANECER EN LA PALABRA DE DIOS

Recibir la Palabra

Tenemos que entender bien a que se refiere con el permanecer en la palabra, no es el estudio intelectual de la palabra de Dios, es el escudriñar las Escrituras en la llenura del Espíritu.

1 Tesalonicenses 1:6  Imitadores de nosotros y del Señor,  recibiendo la palabra en medio de gran tribulación,  con gozo del Espíritu Santo.

Hebreos 6:5  Gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero.

Hechos 17:11  Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica,  pues recibieron la palabra con toda solicitud,  escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.

La Palabra obra y transforma nuestro interior

Juan 14:23 El que me ama,  mi palabra guardará;  y mi Padre le amará,  y vendremos a él,  y haremos morada con él.

Juan 14:21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él

Mateo 4:4 No sólo de pan vivirá el hombre,  sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Colosenses 3:16  La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros,  enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría,  cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.

Hechos 20:32  Os  encomiendo a Dios,  y a la palabra de su gracia,  que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados.

Juan 8:31 Si vosotros permaneciereis en mi palabra,  seréis verdaderamente mis discípulos;  y conoceréis la verdad,  y la verdad os hará libres.

Ministrar la Palabra

1 Timoteo 4:6  Si esto enseñas a los hermanos,  serás buen ministro de Jesucristo,  nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido.

2 Timoteo 2:15  Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado,  como obrero que no tiene de qué avergonzarse,  que usa bien la palabra de verdad.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog Soltar la Palabra.

La Palabra produce su fruto

Lucas 21:15  Yo os daré palabra y sabiduría,  la cual no podrán resistir ni contradecir todos los que se opongan.

Juan 17:14  Yo les he dado tu palabra;  y el mundo los aborreció,  porque no son del mundo,  como tampoco yo soy del mundo.

Mateo 8:16  Con la palabra echó fuera a los demonios,  y sanó a todos los enfermos;

Lucas 7:7  Di la palabra,  y mi siervo será sano.

Marcos 7:29 Por esta palabra,  ve;  el demonio ha salido de tu hija.

Marcos 16:20  Y ellos,  saliendo,  predicaron en todas partes,  ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían.

Lucas 5:5  Maestro,  toda la noche hemos estado trabajando,  y nada hemos pescado;  mas en tu palabra echaré la red.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog Soltar la Palabra.

CRECER POR EL PERMANECER EN EL CORAZÓN DEL PADRE

Al permanecer unido al que es desde el principio, recibo la carga de su corazón, aquello que llena su corazón alcanza a llenar el mío.

Y Dios está preocupados por obreros que apacienten a las multitudes sin pastor.

Por eso le pregunta a Pedro que si lo ama apaciente a sus ovejas.

Son varios los pasajes que nos enseñan que el máximo del crecimiento espiritual que Dios espera de nosotros es que nos convirtamos en padres espirituales.

Es lo que ya consideramos que nos dice 1 Juan 2:14

Es lo que nos enseña la parábola del hijo pródigo: hijo pródigo, hijo mayor y padre.

Es lo que nos enseña la gran comisión. Vayan y hagan discípulos.

Es lo que nos enseña la parábola del sembrador:

Mateo 13:23  Mas el que fue sembrado en buena tierra,  éste es el que oye y entiende la palabra,  y da fruto;  y produce a ciento,  a sesenta,  y a treinta por uno.

La enseñanza más clara y contundente está en el sermón de despedida a sus discípulos en el aposento alto.

Juan 15 1-4

Yo soy la vid verdadera, mi Padre es el labrador, y ustedes son las ramas.

Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí.

Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog Soltar la Palabra.

Permanecer en el Cuerpo

Dios quiere que demos abundante fruto, cómo decíamos el fruto no es el fruto de lo que hacemos, no es responsabilidad nuestra.

El fruto es consecuencia de estar unidos a la vida, de permanecer en el cuerpo y el fruto es una consecuencia natural de nuestro adecuado relacionamiento con Dios y con la Palabra.

Tenemos que echar raíces, el cambiar continuamente de congregación produce esa debilidad en el relacionamiento que hace que el fruto que producimos sea escaso o débil.

El fruto (la paternidad espiritual) es la evidencia de nuestra madurez espiritual

Juan 15:8-11, 16 Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos. Permanezcan en mi amor. Les he dicho esto para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa. […] No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure.

Dios nos escogió para vayamos y demos fruto.

Esta es la gran comisión en el evangelio de Juan.

Cuando no sólo damos algún fruto sino que damos mucho fruto

  • el Padre es glorificado.
  • y demostramos así que verdaderamente somos sus discípulos.

Dios nos comisionó no sólo para que demos mucho fruto sino para que ese fruto permanezca.

 De esta manera mi gozo estará en ustedes.

 De esta manera su gozo será completo.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog Soltar la Palabra.

 

Esta entrada fue publicada en 6 - OBREROS y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s