DEJAR DE LADO LA NIÑEZ ESPIRITUAL


malcriado-3

Revelación es el proceso en el que se corre el velo de nuestro entendimiento y vemos una realidad que no veíamos de un misterio que hasta ese momento permanecía oculto.

Hay muchos misterios con los que tenemos que lidiar continuamente, cosas que no alcanzamos a comprender. Una de las características de la niñez espiritual más dramáticas que peores consecuencias producen en nuestra vida es el pretender que entendemos todo, que tenemos claridad sobre muchas cosas cuando la realidad con la que nos tenemos que reconciliar es que nuestro conocimiento es muy limitado, es muchísimo más grande lo que ignoramos que lo que alcanzamos a conocer.

Dios es un misterio, yo soy un misterio, el otro es un misterio, el país es un misterio, etc. Cosas que son veladas a nuestro conocimiento.

Deuteronomio 29:29  Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios;  más las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre,  para que cumplamos todas las palabras de esta ley.

Daniel 2:28  Pero hay un Dios en los cielos,  el cual revela los misterios.

Jeremías 33:3  Clama a mí,  y yo te responderé,  y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.

Necesitamos alcanzar a conocer esos misterios.

El principal misterio que necesitamos conocer es Dios mismo.

El otro misterio que es necesario que nos apliquemos en conocer más somos nosotros mismos.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog Soltar la Palabra

Cada uno de nosotros, somos un gran misterio.

Hay un salmo que habla de dos abismos.

Uno es Dios, el otro es nuestro ser interior.

Salmo 42:6-7  Dios mío,  mi alma está abatida en mí… Un abismo llama a otro a la voz de tus cascadas.

Jeremías 17:9  Engañoso es el corazón más que todas las cosas,  y perverso;   ¿quién lo conocerá?

Romanos 1:21-22  Pues habiendo conocido a Dios,  no le glorificaron como a Dios,  ni le dieron gracias,  sino que se envanecieron en sus razonamientos,  y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios,  se hicieron necios.

Necesitamos apropiarnos de esos destellos de revelación de nuestro ser interior

Hay momentos a veces muy imperceptibles  en dónde se manifiesta la debilidad de mi corazón. Pueden se momentos muy crudos dónde se nos  hace evidente que no somos tan buenos como creemos.

Nos deslumbran actitudes y sentimientos infantiles, egoístas, carnales.

Son momentos sublimes si los sabemos aprovechar serán oportunidades de mucho crecimiento.

Hay conflictos irresueltos de nuestra niñez que llevamos escondiendo por años: un niño inseguro, confuso, lastimado, abusado que nos termina boicoteando en momentos decisivos.

Solemos proyectar una imagen madura, controlada y de buen trato.

Hay momentos dónde nuestras reacciones no coinciden con la forma en que deberíamos reaccionar. Hay una turbación que nos demuestra que hay algo que tenemos que cambiar. Son momentos cruciales, momentos de revelación de esos conflictos que tenemos guardados.

Ante esa turbación la primera tentación es esconder, justificar, condenarnos o culpar a los demás. Tenemos que aprovechar esos momentos para poder sanar esas cosas inconclusas de nuestro corazón.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog Soltar la Palabra

Dejar de lado la niñez. 1 Corintios 13:11

La palabra en griego es “katargeo”: reducir a la inactividad, dejar inoperante, quitarle poder. Tenemos que dejar de lado esos comportamientos infantiles, carnales, egoístas.

Las escrituras hablan de que el hijo consentido avergüenza a sus padres, para un padre es una aflicción muy grande un hijo que no crece. Es una impotencia muy grande ver que tu hijo no crece. Proverbios 10:1   El hijo sabio alegra al padre, pero el hijo necio es tristeza de su madre.

Proverbios 17:25  El hijo necio es pesadumbre de su padre, y amargura a la que lo dio a luz.

Un padre daría cualquier cosa por ver a su hijo crecer normalmente, hasta la medida de sus posibilidades.

A Dios le pasa lo mismo.

Dios nos quiere ver crecer, nos quiere ver madurar. Hay ideas infantiles que tenemos que reconocer en nosotros para poderlas modificar.

Hay una niñez que Dios anhela en nosotros es la niñez para la maldad, pero hay infantilismos que Dios espera que maduremos.

1 Corintios 14:20  No sean niños en el modo de pensar,  sino sean niños en la malicia,  pero maduros en el modo de pensar.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog Soltar la Palabra

Ideas inmaduras acerca de Dios

Necesitamos identificar nuestra manera infantil de ver a Dios.

Nos convertimos en jueces de Dios. Cuestionamos las cosas que pasan, sin siquiera entender cómo es que funcionan las cosas, cómo si Dios fuera responsable de todo lo que pasa.

Ideas inmaduras acerca de la oración

Muchas veces terminamos confundiendo el sentido de la oración pretendiendo manejar a Dios forzándole que haga las cosas como a nosotros se nos ocurre. Dios es Todopoderoso pero él mismo se autoimpuso limitaciones, no puede vulnerar su propia naturaleza, sus propias leyes, ni vulnerar la libertad humana. Dios siempre responde a toda oración: a veces es sí, a veces es no y a veces espera. Una característica de la niñez es lo difícil que le resulta esperar.

Ideas inmaduras acerca de nosotros mismos

Nos creemos el centro del universo. Todos tienen que entender lo que nos pasa y perdonar nuestras debilidades.

Ideas inmaduras acerca de la iglesia

No nos damos cuenta de lo que significa para Dios: la novia de su hijo amado. Cuestionamos y al hacerlo terminamos menospreciando lo que Dios está haciendo; y terminamos desalentando a los que sirven, que también están insatisfechos pero están haciendo algo para mejorar.

Ideas inmaduras acerca de nuestro compromiso

Tengo derecho a mi descanso, a mi diversión, necesito dedicarme a mi mismo. No nos damos cuenta que la plenitud emocional y espiritual está en la entrega y en el servicio.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog Soltar la Palabra

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s