EVANGELIZAR: UN ENCUENTRO DE NECESIDADES


brücke puzzle

 

 

 

 

 

 

 

EVANGELIZAR ES UNA MISIÓN DESDE EL MISMO CORAZÓN DE DIOS

Dios necesita darse a conocer, manifestarse a los hombres.

Se quiere hacerse visible.

 

Isaías 40:5  Y se manifestará la gloria de Jehová,  y toda carne juntamente la verá;  porque la boca de Jehová ha hablado.

Para eso se revela primero en mi vida.

Juan 14:21  El que me ama,  será amado por mi Padre,  y yo le amaré,  y me manifestaré a él.

Para que lo pueda dar a conocer a otros.

Es una misión de Dios (Missio Dei) no es nuestra, no es de las autoridades de la iglesia ni siquiera de la iglesia, es una misión de Dios y abarca todos los órdenes de la vida. Tiene que ver con el gobierno de Dios (escrituralmente, Reino de Dios) incluye a la iglesia y la excede, incluye nuestras vidas y la excede. Somos instrumentos, necesarios pero no indispensables, por medio del cual Dios ejecute su misión en la tierra, establece el Reino de Dios (el Reino de los cielos) en la tierra.

Ser bendecidos para bendecir a las naciones de la tierra

Hechos 3:25-26  Vosotros sois los hijos de los profetas,  y del pacto que Dios hizo con nuestros padres,  diciendo a Abraham: En tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra. A vosotros primeramente,  Dios,  habiendo levantado a su Hijo,  lo envió para que os bendijese,  a fin de que cada uno se convierta de su maldad.

Extiende la promesa dada a Abraham a nosotros.

Dios levantó a su Hijo para que nos bendijese

Para que nos convirtiéramos de nuestra maldad.

Y seamos de bendición para todas las familias que nos rodean.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado por Soltar la Palabra

EVANGELIZAR ES UN LLAMADO A SER TESTIGOS

Jesús resucitado antes de ser ascendido estuvo con ellos les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras enseñándoles acerca del Reino de Dios

Lucas 24:45-49  Entonces les abrió el entendimiento,  para que comprendiesen las Escrituras; y les dijo: Así está escrito,  y así fue necesario que el Cristo padeciese,  y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones,  comenzando desde Jerusalén.  Y vosotros sois testigos de estas cosas. He aquí,  yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros;  pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén,  hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.

Hechos 1:3,9  Después de haber padecido,  se presentó vivo con muchas pruebas indubitables,  apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios…  Recibiréis poder,  cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo,  y me seréis testigos en Jerusalén,  en toda Judea,  en Samaria,  y hasta lo último de la tierra.

Somos llamados a ser testigos.

El testigo no es un protagonista de los hechos.

Es alguien que tiene un testimonio de lo que vio y oyó, y se lo transmite a otro que no participó de los hechos.

La tarea del testigo es mínima pero indispensable.

Damos testimonio de lo que Dios hizo, de lo que Jesús hizo y de lo que el Espíritu Santo hace.

Es como una gallina que empolla un huevo, no hace nada pero lo poco que hace es insustituible.

Ahora como este testimonio es de carácter espiritual no puede salir de nosotros mismo, no sale de mi mente, es necesario ser investido de poder de lo alto para dar este tipo de testimonio.

Necesitamos poder y necesitamos un testimonio, es necesario que se predique el arrepentimiento y el perdón de pecados a todas las naciones.

Ser testigo es literalmente ser un mártir.

Tiene un costo personal, no es algo natural tiene un nivel de sacrificio.

Algo estamos entendiendo mal.

Los cristianos primitivos estaban dispuestos a entregar a sus hijos en la arena del circo romano por un judío que caminaba en Galilea.

Dar testimonio es exponerse al rechazo de la sociedad para la cual nuestro mensaje es locura.

2 Timoteo 1:12  Por lo cual asimismo padezco esto;  pero no me avergüenzo,  porque yo sé a quién he creído,  y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.

Romanos 1:16  Porque no me avergüenzo del evangelio,  porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree;  al judío primeramente,  y también al griego.

1 Corintios 1:18, 21 Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden;  pero a los que se salvan,  esto es,  a nosotros,  es poder de Dios… En la sabiduría de Dios,  el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría,  agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado por Soltar la Palabra

EVANGELIZAR ES UN ENCUENTRO DE NECESIDADES

Me es impuesta necesidad

1 Corintios 9:16  Pues si anuncio el evangelio,  no tengo por qué gloriarme;  porque me es impuesta necesidad;  y  ¡ay de mí si no anunciare el evangelio!

Soy un ministro de reconciliación entre Dios y los hombres.

La gracia que obra en mí y me ha provista salvación me empuja a buscar reconciliar a otros con Dios.

La gracia de Dios me habita como un puente para alcanzar al otro.

Tengo una necesidad impuesta por Dios para acercarme al que otro.

2 Corintios 5:17-20  De modo que si alguno está en Cristo,  nueva criatura es;  las cosas viejas pasaron;  he aquí todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios,  quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo,  y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo,  no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados,  y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. Así que,  somos embajadores en nombre de Cristo,  como si Dios rogase por medio de nosotros;  os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.

En el otro extremo del puente está la necesidad del otro.

La necesidad del otro es un misterio.

Hay tres aspectos de la necesidad del otro que tengo que considerar.

  • la necesidad real o revelada
  • la necesidad de la que el otro es consciente
  • la necesidad percibida.

Necesidad real o revelada.

Hay una necesidad del otro que nos es revelada por la palabra de Dios: Todos somos pecadores delante de Dios y estamos destituidos de la gloria de Dios. Romanos 3:23 

Dios quiere que todos los hombres alcancen la salvación que es en Cristo.

1 Timoteo 2:4  el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.

Tito 2:11  Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres.

1 Tesalonicenses 5:9  Porque no nos ha puesto Dios para ira,  sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo.

Tenemos claridad de una necesidad espiritual de la que el otro no es consciente.

Necesitamos conducirle a una conciencia de pecado, a una necesidad de un Salvador.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado por Soltar la Palabra

El proceso de conversión es:

  • Estado de necesidad
  • Conciencia de pecado
  • Necesidad de salvación
  • Revelación de un Salvador.

El problema es que muchas veces abordamos al otro desde esa necesidad revelada o de esa necesidad de la que somos conscientes que el otro tiene.

Y muchas veces chocamos contra una pared, porque no es la necesidad de la que el otro es consciente.

Si yo le digo que todo somos pecadores, que somos egoístas, que el hombre es responsable de la maldad en la tierra, que ya en los niños se percibe la maldad del hombre, etc.; puede ser un dialogo entre sordos.

Necesito conocer la necesidad de la que otro es consciente.

No puedo partir de lo que yo entiendo por más que sea revelado por la misma palabra de Dios, tengo que partir por entender que es lo que el otro entiende. Y desde esa realidad reflexionar con él para aportar verdades que puedan producir revelación de la Palabra en él.

Sin necesidad de tener que entrar a explicar el componente espiritual del mal, Satanás demonios, etc.; podemos conducirle a reconocer que la maldad en la tierra es la responsabilidad de los hombres.

Es necesario que para alcanzar salvación todo hombre comprenda que todo ser humano es capaz de desarrollar todas las virtudes y toda la maldad.

Hay una fragilidad, hay una potencia, hay una fabrica de malos pensamientos, malos deseos.

Eso se llama conciencia de pecado.

Es una culpabilidad que mira para adelante, no una culpabilidad que me anula.

Esto requiere revelación, requiere una obra del Espíritu Santo.

No es por convencimiento.

Es un proceso que lleva toda una vida.

Y nos proponemos colaborar con el Espíritu Santo en ese proceso de revelación.

Para ello hay otro aspecto de la necesidad del otro que tenemos que trabajar.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado por Soltar la Palabra

La necesidad que podemos percibir en el otro.

Para colaborar con el Espíritu Santo en ese proceso de revelación de esa necesidad de conversión, hay un paso intermedio en el que nos tenemos que concentrar.

La necesidad que percibimos del otro.

Tengo que tener abiertos los sentidos para escuchar el clamor del corazón del otro.

Afinar nuestro oído para escuchar su verdadera necesidad.

Aclarar nuestra mirada para poder observar la necesidad del otro, sus ojos, sus gestos, nos hablan de las cosas que le están preocupando.

Tenemos que mostrarle al otro que nos estamos preocupando sinceramente por su necesidad.

No venimos con un discurso, ni a hacer proselitismo.

1 Pedro 3:15  Estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros;

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado por Soltar la Palabra

SOMOS  INSTRUMENTOS ESCOGIDOS POR DIOS

 Dios necesita de cuerdas humanas.

Oseas 11:1-4  Cuando Israel era muchacho,  yo lo amé…   

Cuanto más yo los llamaba,  tanto más se alejaban de mí…

Con cuerdas humanas los atraje,  con cuerdas de amor

Dios necesita que vayas a buscar a otros

Hechos 9:6,17  el Señor (Jesucristo) le dijo (a Pablo): Levántate y entra en la ciudad,  y se te dirá lo que debes hacer…

Fue entonces Ananías y entró en la casa,  y poniendo sobre él las manos,  dijo:  Hermano Saulo,  el Señor Jesús,  que se te apareció en el camino por donde venías,  me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo.

La responsabilidad es de todos

Hechos 8:1,4   Todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria,  salvo los apóstoles… los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado por Soltar la Palabra

Esta entrada fue publicada en 9 - EVANGELIZACIÓN y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s