EN BUSCA DE LA INTEGRIDAD: MODELOS DE LIDERAZGOS (primer mensaje Jornada de Capacitación Instituto Haggai)


jesus lavando

EL ESLABÓN MÁS DÉBIL

Una cadena es tan débil como lo es su eslabón más débil.

En todo este obrar de Dios en medio de las necesidades de los hombres, el eslabón más débil es cuando interviene la respuesta del hombre.

Casi todo lo hace Dios: busca, visita, mora, transforma, embellece a todo lo que se le pone en sus manos.

Pero Dios se ha propuesto manifestar su Gloria, trasladar su presencia en medio de vasos de barro.

El hombre debe manifestar la gloria de Dios, la verdad de Dios, la gracia de Dios a otros hombres.

Ese es el punto débil del proceso, el eslabón débil de la cadena.

El hombre experimenta la gracia de Dios, es redimido y transformado por Dios pero falla en comunicar esa gracia recibida inmerecidamente a otros. Por ignorancia, por debilidad, por cobardía, por comodidad, son muchos los factores.

Por eso la reacción de Jesús al ver a las multitudes.

Mateo 9:36-38  Y al ver las multitudes,  tuvo compasión de ellas;  porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha,  mas los obreros pocos. Rogad,  pues,  al Señor de la mies,  que envíe obreros a su mies.

a) Jesús veía, aún ahora Dios ve.

Multitudes desamparadas y dispersas

Desamparadas: sin cobertura

Dispersas:    sin propuesta

Tuvo compasión.

Para tener compasión tenemos que conocer las necesidades de las multitudes de hoy.

Podemos analizar lo que las Sagradas Escrituras nos adelantan de la sociedad de los últimos tiempos, en los que vivimos

Las características de esta sociedad son:

1 Tesalonicenses 5:3 Cuando estas multitudes digan: PAZ y SEGURIDAD, vendrá sobre ellos destrucción repentina

Esa paz se basará sobre dos propuestas que hoy ya vemos vigente la tolerancia y el relativismo moral.

El tema de la enfermedad versus el pecado ya ha distorsionado el sistema judicial podes cometer cualquier delito alegando insania

b) Dios sufre.

Ve las multitudes tiene la solución pero además

Ve la situación de quienes tienen que poner en acción esas soluciones

Surge un clamor: la mies es mucha y faltan obreros !

Al tener compasión por las multitudes la primera carga que le vino al corazón es hace faltan obreros que pastoreen a estas ovejas desamparadas y dispersas.

Por eso, le pide a sus discípulos y nos pide hoy también a nosotros.

Rueguen al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.

c) ¿Por qué faltan obreros?

Por que no hay compasión y no hay fe. Por más se vea la necesidad

por más que se enfatice sobre la misión, no hay resultado

Tiene que haber un  cambio interior

Necesitamos la ministración de la Palabra y del ES para que   se produzca ese cambio interior

d) ¿Por qué no hay compasión?

Estamos llenos de nuestra preocupación por nosotros mismos.

Estamos centrados en nuestras necesidades,

Nuestra boca está llena de nosotros mismos, estamos vacíos e insatisfechos

La insatisfacción motiva tus acciones

Todo lo hacemos para cubrir esa insatisfacción: tratamos de dar una imagen, de agradar a toda costa, rendimos cuentas para conseguir migajas de aprobación y usamos la obra para conseguir el reconocimiento que en el mundo a veces no podemos conseguir

Todo lo hacemos para paliar esa herida interior

Terminamos corrompiendo nuestras mejores intenciones.

e) Dios nos pide que nos unamos a su clamor.

Faltan obreros, pidamos al Señor que tiene compasión de las multitudes que busque hombres y mujeres y los envíe a ocuparse de darle cobertura y dirección a esas personas que tanto lo necesitan,

Seminario dictado en la Jornada de capacitación del Instituto Haggai por el pastor Juan Manuel Montané 

MODELOS DE LIDERAZGO VIGENTE HOY

Uno de los temas que con más urgencia tenemos que reconsiderar es el modelo de liderazgo que hoy procuramos.

¿Cuánto dista el modelo de liderazgo propuesto por Jesús?

Nos encontramos con un par de consideraciones que tenemos que hacer.

Por un lado desde los modelos de liderazgo empresarial nos proponen un tipo de liderazgo.

Y por otro lado, aunque bastante concatenados, toda la reflexión acerca de la crecimiento de la iglesia se basa más en modelos de liderazgo del Antiguo Testamento que del Nuevo.

Hace 19 siglos que la Iglesia está buscando que el mundo crea.

Hoy el mundo está esperando que la iglesia y sus líderes hagan un replanteo sobre sus valores y sobre el ejemplo que está dando (estilo de vida, manejo financiero, compromiso con los necesitados, etc. para que alcanzar autoridad y derechos para que su palabra sea oída.

El mundo no está cuestionando la autoridad de la iglesia está cuestionando el testimonio de la iglesia.

Es por eso que hoy el mundo se hace preguntas muy valiosas de considerar:

¿En qué difiere el mensaje de lo que proponen otras terapias de auto-ayuda: sentirse bien, prosperidad, éxito, etc.?

¿Cómo mide hoy la iglesia su propio éxito y el éxito de sus líderes?

¿El trabajo de cada iglesia es para la gloria de quién?

¿Cómo afecta el estilo de vida de los líderes al testimonio, en qué se parece al testimonio de Cristo?

¿La soledad y la independencia del liderazgo es una buen ejemplo del mensaje del evangelio?¿El éxito medido en cantidades asegura la aprobación de Dios sobre la iglesia y el liderazgo?

¿Quién audita las cuentas y el manejo financiero y moral del liderazgo?

Seminario dictado en la Jornada de capacitación del Instituto Haggai por el pastor Juan Manuel Montané

MODELOS SECULARES

Lucas 16:8  los hijos de este siglo son más sagaces en el trato con sus semejantes que los hijos de luz.

El modelo empresarial vigente en el mundo secular tiene algunas características comunes.

Es sumamente competitivo.

Es un sistema promocional.

Es la ley del más fuerte, se crece destruyendo al otro y muchas veces recurriendo a las peores artimañas.

Es una lucha por el poder.

El que alcanza los niveles de liderazgo se siente realizado.

Es el centro de todos los reconocimientos.

Y tiene el poder para hacer y deshacer a su antojo.

Muchos soportan humillaciones con la expectativa del ejercicio de poder y manipulación cuando ellos lo alcanzan.

Se evalúa por la productividad.

El dios del mercado define a quien sacrificar para que la empresa produzca. No somos dueños de nuestras vidas.

Todo lo que funciona es bueno no importa la forma que lo alcancemos. El fin justifica los medios.

El motor de todo es la recompensa.

Todo esfuerzo se premia económicamente.

Todo fracaso me afecta en el sueldo hasta el riesgo del despido.

Todo lo contrario a lo que ocurre en la iglesia donde todo el trabajo es voluntario, hay recompensa pero intangible.

 Seminario dictado en la Jornada de capacitación del Instituto Haggai por el pastor Juan Manuel Montané

MODELOS ERRONEOS VIGENTES EN LA IGLESIA HOY COMPARADOS CON LOS MODELOS ESCRITURALES

 

EL GRAN CONFLICTO A RESOLVER

La eficacia del modelo secular de liderazgo es producto de una recompensa tangible, además de una recompensa subjetiva.

Hay gratificación en los éxitos, hay una satisfacción personal en los logros pero sobretodo se refleja en premios y castigos relacionados con el salario.

La gran diferencia con el liderazgo de la iglesia es que trabajamos con voluntarios, la recompensa es espiritual.

Quizá mucho más valiosa que la del salario pero que sólo es valorada por la fe.

Esto hace que la forma de liderazgo sea netamente motivacional.

Y entramos en un conflicto.

Este liderazgo espiritual no sólo tiene que motivar también tiene que edificar, y esto implica corregir.

La corrección entra en conflicto con la motivación, y esto provoca que muchos se desalienten e incluso que terminen cambiando de congregación.

En este intento de resolver este conflicto, nos encontramos que la iglesia adopta modelos seculares que entran en contraposición con los modelos escriturales.

Seminario dictado en la Jornada de capacitación del Instituto Haggai por el pastor Juan Manuel Montané

EL MODELO DEL UNGIDO VS EL MODELO DEL EQUIPO MINISTERIAL

La autonomía en el liderazgo en contraposición con la complementaridad del modelo escritural.

MODELO DEL UNGIDO

El pastor se asemeja al Rey que gobierna en Israel.

Al rodearse de súbditos hay una percepción unipersonal que prevalece. Se hace la voluntad del “ungido”. Es muy difícil disentir, y toda disensión se la toma como rebelión.

Hay un microclima.

Al ponernos de acuerdo se puede confundir nuestro acuerdo como si esa fuera la voluntad de Dios.

Es un gobierno uniministerial.

Prevalece el ministerio del que gobierna. Toda la congregación tiene un perfil profético si el “ungido” tiene un perfil profético.

Se presta a modelos de liderazgo manipuladores

Una de las características de los últimos tiempos.

Saldrán de nosotros lobos disfrazados de ovejas.

Que usan a la grey para beneficio propio.

Algunas veces ese beneficio es económico

Pero no siempre es económico.

Amadores de sí mismo.

Muchas veces operan espíritus de seducción

Mateo 7:15  Guardaos de los falsos profetas,  que vienen a vosotros con vestidos de ovejas,  pero por dentro son lobos rapaces.

1 Pedro 5:3  no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado,  sino siendo ejemplos de la grey.

También hay modelos de liderazgo pasivos.

Algunos pretender controlar desde una aparente pasividad.

Reaccionan por la ingerencias de los demás.

No se lo puede predecir.

 

EL MODELO DEL EQUIPO MINISTERIAL

El modelo del Antiguo Testamento es: el del ungido, sea rey o profeta.

El modelo del Nuevo Testamento es: el del cuerpo, la gracia no reside en una persona sino en un organismo que crece por la interacción.

Hechos 13:1  Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía,  profetas y maestros:  Bernabé,  Simón el que se llamaba Niger,  Lucio de Cirene,  Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca,  y Saulo.

Hechos 14:23  Y constituyeron ancianos en cada iglesia,  y habiendo orado con ayunos,  los encomendaron al Señor en quien habían creído.

No hay una percepción subjetiva que prevalece.

Mateo 18:20  Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre,  allí estoy yo en medio de ellos.

Griego: Sunagó   Sun (juntos)  ago (liderar) está expresado en futuro.

Es mucho  más que congregarse, es gobernar en forma conjunta.

Son dos o tres, no muchos más

Hay algo poderoso cuando dos o tres se ponen de acuerdo para gobernar en forma conjunta.

La forma en que hoy la iglesia puede resolver este exceso de subjetivismo es la construcción de equipos ministeriales donde hay una eficaz interacción entre lo apostólico, lo profético, lo evangelístico y lo pastoral. Efesios 4:14-15  para que ya no seamos niños fluctuantes,  llevados por doquiera de todo viento de doctrina,  por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor,  crezcamos en todo en aquel que es la cabeza,  esto es,  Cristo

Seminario dictado en la Jornada de capacitación del Instituto Haggai por el pastor Juan Manuel Montané 

MODELO PIRAMIDAL vs EL MODELO DE LIDERAZGO ENSEÑADO POR JESÚS

La promoción personal en el liderazgo en contraposición con el buscar el último lugar que nos propone Jesús

Mateo 20:25-28  Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas,  y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así,  sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido,  sino para servir,  y para dar su vida en rescate por muchos.

 

MODELO PIRAMIDAL

Es uno de los más claros ejemplos de la imitación del modelo empresarial en la iglesia.

Se privilegia la producción y la competencia.

Hay diferentes tipos de recompensa en cuanto al número de personas que uno discipula hasta por el nivel de recaudación de los grupos.

El objetivo es la promoción personal, crecer a toda costa.

Es un modelo muy efectivo pero que no se puede perpetuar en el tiempo.

En algún momento la presión por el crecimiento provoca el colapso de las personas.

 Seminario dictado en la Jornada de capacitación del Instituto Haggai por el pastor Juan Manuel Montané

 

EL MODELO DE LIDERAZGO BÍBLICO

 

EN REFERENCIA A LA RELACIÓN CON DIOS

 a) Depende del Padre en todo.

Juan 5:30  No puedo yo hacer nada por mí mismo;  según oigo,  así juzgo;  y mi juicio es justo,  porque no busco mi voluntad,  sino la voluntad del que me envió,  la del Padre.

Juan 10:37  Si no hago las obras de mi Padre,  no me creáis.

Juan 14:10 Las palabras que yo os hablo,  no las hablo por mi propia cuenta,  sino que el Padre que mora en mí,  él hace las obras.

Reconoce el señorío de Cristo en todas las cosas

No quiere manipular a Dios.

Sabe que Dios tiene un propósito de promocionarlo hasta alcanzar la plenitud. Camina confiado en eso.

Y cuando las cosas no salen como espera, quiere o entiende, sabe que Dios está en control.

Lo está tratando, transformando. No se resiste.

Jesús tuvo que aprender obediencia por lo que padeció.

Jesús tenía una naturaleza divina en plenitud, y una naturaleza humana que tenía que ser tratado.

Nuestra carne se opone: buscando la independencia, lo novedoso lo que llama la atención.

 b) Procura reconocer y darle la gloria a Dios en todo

1 Corintios 15:10 Por la gracia de Dios soy lo que soy.

Muchas veces uno se pregunto si es correcto desear servir al Señor en el liderazgo.

1 Timoteo 3:1 Palabra fiel: Si alguno anhela obispado,  buena obra desea

Los resultados dependen de Dios y cuando estos ocurren, sabe darle a Dios el reconocimiento debido

El mundo empresarial inspira al liderazgo midiendo los resultados, hablamos de metas y objetivos medibles.

La forma como Dios mide el liderazgo es muy superior, Dios mide los procesos, no los resultados.

Un misionero de 30 años de servicio con un solo bautizado es más grande que muchos de los que nosotros consideramos grandes.

Dios mide la entrega, no los resultados.

El modelo de liderazgo de Jesús mismo, es contrario a los parámetros en que hoy se mide el éxito de un ministerio.

No escribió un libro, no fundo una iglesia, abandonado por sus discípulos más íntimos en la hora de su muerte.

Un liderazgo que sirve en humildad reconoce que Dios es responsable de los resultados.

Nuestra carne se opone: se gloría aún de logros que son inconcebibles.

 c) Camina en la unción del Espíritu

Hechos 10:38  cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret,  y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo,  porque Dios estaba con él.

Es un ministerio sobrenatural

Un liderazgo así sabe esperar milagros más allá de sus capacidades.

Juan 6:5-14  Cuando Jesús alzó la vista y vio una gran multitud que venía hacia él,  le dijo a Felipe: –¿Dónde vamos a comprar pan para que coma esta gente? Esto lo dijo sólo para ponerlo a prueba,  porque él ya sabía lo que iba a hacer… Así lo hicieron,  y con los pedazos de los cinco panes de cebada que les sobraron a los que habían comido,  llenaron doce canastas. Al ver la señal que Jesús había realizado,  la gente comenzó a decir: “En verdad éste es el profeta,  el que ha de venir al mundo.”

En este tipo de liderazgo el éxito se mide en relación a la obediencia más que en resultados tangibles.

Nuestra carne se opone: terminamos confiando en nuestras capacidades y proyectos

 Seminario dictado en la Jornada de capacitación del Instituto Haggai por el pastor Juan Manuel Montané

EN RELACIÓN A LOS COMPAÑEROS DE OBRA

 d) Reconociendo el valor y nuestro lugar en el Cuerpo de Cristo

Mateo 25:20-29  Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos. Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré;  entra en el gozo de tu señor… Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra;  aquí tienes lo que es tuyo. Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí.  Por tanto,  debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses. Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. Porque al que tiene,  le será dado,  y tendrá más;  y al que no tiene,  aun lo que tiene le será quitado.

Hay varios principios importantes en esta historia respecto del servir al Señor.

Este pasaje nos desafía a reconocer nuestros talentos.

Muchas veces estamos tan preocupados por lo que no tenemos que terminamos fallándole al Señor desmereciendo y desperdiciando lo que nos ha sido dado.

Muchas veces el Señor prueba nuestra fidelidad en las pequeñas cosas antes de confiarnos mayores responsabilidades.

Y al reconocer adecuadamente nuestros talentos no nos comparamos con los talentos de otros.

Vamos a caminar en la unción del Espíritu, vamos a ver resultados sorprendentes y  el reconocimiento de los demás cuando aprendamos a movernos en el campo de fructificación que Dios nos ha asignado con los talentos que nos ha dado.

2 Corintios 10:13-16 (NVI)  Nosotros,  por nuestra parte,  no vamos a jactarnos más de lo debido.  Nos limitaremos al campo que Dios nos ha asignado según su medida,  en la cual también ustedes están incluidos…,  esperamos que,  según vaya creciendo la fe de ustedes,  también nuestro campo de acción entre ustedes se amplíe grandemente, para poder predicar el evangelio más allá de sus regiones,

Pablo está considerando el campo que Dios le ha asignado según su medida. El apóstol tiene la certeza que si la fe va creciendo en ese campo de acción, ese campo de acción se extenderá a otras áreas. El Señor convalida este crecimiento a través del Cuerpo.

Dios ha diseñado el Cuerpo de Cristo de tal manera que tengo comprender el lugar que El me ha colocado porque es el lugar dónde voy a ver fluir la gracia de Dios.

La función de los ministerios es reconocer, validar y liberar los dones de los demás, equipar a los santos para las obras del ministerio a los demás de manera de edificar el cuerpo de Cristo. Es importante que Dios te muestre donde quiere que sirvas pero también es muy importante que sea reconocido por aquellos que te están capacitando para el servicio a los santos. En la práctica los demás reconocen el llamado más fácilmente que uno. Estos nos ayudan a ser más interdependientes. Si uno quiere funcionar en áreas en las que no es llamado no seremos adecuadamente reconocidos.

Nuestra carne se opone: fluctuamos o nos sentimos inútiles o nos sentimos autosuficiente pero siempre a contramano.

 e) Procura intimidad con otros líderes.

Muchos líderes se sienten solos cuando alcanzan la cima.

En el liderazgo se construyen paredes protectoras de manera que los demás no nos lastimen que terminan aislándonos.

Jesús tenía otra idea de liderazgo. No aislamiento ni individualismo sino alcanzar la unidad con otros líderes.

Juan 17:20-22  Mas no ruego solamente por éstos,  sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno;  como tú,  oh Padre,  en mí,  y yo en ti,  que también ellos sean uno en nosotros;  para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste,  yo les he dado,  para que sean uno,  así como nosotros somos uno.

Hoy se habla mucho de avivamiento y de la búsqueda de la gloria de Dios, este pasaje nos dice que la gloria de Dios es la consecuencia de la unidad en el liderazgo.

Es lo que luego se cumplió en Pentecostés, después de perseverar unánimes (en un acuerdo) en oración y ruegos. Ahí es cuando Dios derramó su Espíritu y les compartió su gloria.

Ahora, Dios podía confiar en ellos que no iban a usar ese poder egoístamente para su propio beneficio.

Nuestra carne se opone: El enemigo trata de destruir esa intimidad con otros, esos acuerdos, trabaja continuamente para construir paredes para aislarnos de los demás y así aislarnos de Dios

2 Corintios 10:3-5 Pues aunque andamos en la carne, no luchamos según la carne;  porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas;  destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo.

La palabra griega traducida por “fortalezas” es “castillo o fortaleza”.

Un castillo está compuesto por paredes altas y gruesas para proteger a los residentes dejando a los demás afuera.

Esto es lo que el enemigo continuamente construye para aislarnos de los demás.

Para que no se desarrollo ningún tipo de intimidad y de acuerdo unos con otros.

El enemigo conoce el tremendo poder del acuerdo entre los hijos de Dios.

Mateo 18:19-20  Si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren,  les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados (sunagó: liderar juntos) en mi nombre,  allí estoy yo en medio de ellos

Las armas poderosas que tenemos en Dios destruyen las paredes que nos dividen y restauran la intimidad de manera que podemos estar unánimes en un mismo acuerdo lo que abre el camino para que Dios nos muestre su gloria, y vivamos el avivamiento que todos esperamos.

 f) Entiende que un buen liderazgo depende de reconocer autoridad en otros que nos den cobertura.

Lucas 10:17-21  Cuando los setenta y dos regresaron,  dijeron contentos: –Señor,  hasta los demonios se nos someten en tu nombre… En aquel momento Jesús,  lleno de alegría por el Espíritu Santo,  dijo: “Te alabo,  Padre,  Señor del cielo y de la tierra,  porque habiendo escondido estas cosas de los sabios e instruidos,  se las has revelado a los que son como niños.  Sí,  Padre,  porque esa fue tu buena voluntad.

Este tipo de liderazgo busca la cobertura de otros líderes.

Y se somete al consejo de otros, procurando estar alineado con todo lo que Dios está haciendo en los diferentes ámbitos de responsabilidad.

Un liderazgo que sirve en humildad practica continuamente la humildad buscando ser enseñados y recibiendo consejo de otros.

Miremos como Jesús seleccionó a sus seguidores. Tomó aquello que la sociedad rechazaba.

Cobradores de impuestos, pescadores ignorantes, prostitutas y leprosos. No los eligió porque estaban mejor calificados que los demás, los eligió porque eran enseñables y dóciles.

Jesús los convocó: Síganme y los haré pescadores de hombres.

Ellos confiaron que Jesús iba a cumplir su promesa.

Ese era el secreto de su madurez y éxito.

El problema mayor es que cuando dejamos de estar en debilidad nos olvidamos de ser enseñables y dóciles, entonces Dios no nos puede seguir apoyando.

En el cuerpo de Cristo se tiene que mantener estas condiciones de enseñabilidad y docilidad. Es lo que el apóstol Pablo quiso decir

Romanos 12:10  Amaos los unos a los otros con amor fraternal;  en cuanto a honra,  prefiriéndoos los unos a los otros.

Nuestra carne se opone: en cuanto tenemos un poco de resultados dejamos de ser enseñables, ya nos convertimos en maestros.

  1. g) Procura honrar a otros líderes considerándoles más importante que ellos mismos.

Muchas veces las personas y los hechos que parecen menos importantes son los más importantes delante de Dios.

En Mateo 26:6-13 y en Lucas 7:36-50, se registra una cena en la casa de un prominente judío en la ciudad que había sido sanado por Jesús.

Todo fue preparado con finísimos detalles para honrar a Jesús. De golpe una fragancia riquísima llenó el lugar y una insignificante pecadora comenzó a llorar a los pies de Jesús a tal punto que los bañó en lágrimas.

Todos salieron a reprender a la mujer pero Jesús la honró.

Mateo 26:13  De cierto os digo que dondequiera que se predique este evangelio,  en todo el mundo,  también se contará lo que ésta ha hecho,  para memoria de ella.

El reconocimiento individual de una persona no es lo que la hace trascendente en los propósitos de Dios, sino el llamado y la obediencia al llamado de manera de poder usar los dones y las capacidades dada por Dios para cumplir con los propósitos de Dios,

Este reconocimiento de mis propios dones como gracia de Dios me debe conducir a valorar los dones que otros tienen que son indispensables para que pueda desarrollar los míos.

Mi propio don debe ser considerado en el contexto del trabajo con otros en el cuerpo de Cristo.

Es una gran aflicción ver a algunos dotados ministros que no necesitan trabajar con otros y participar de todo lo que Dios está haciendo. Se quedan en lo que Dios está haciendo con ellos. Tendrán dones pero sus dones alcanzan un mayor valor cuando son usados en un contexto mayor por ejemplo en el trabajo integral de una ciudad.

Algunos de los más exitosos líderes que conozco periódicamente someten lo que están haciendo a la consideración de otros.

Nuestra carne se opone: nos cuesta reconocer las victorias de las demás.

h) Practica un estilo de vida de perdón y gracia con los demás.

Mateo 18:27-35 El señor de aquel siervo, movido a misericordia,  le soltó y le perdonó la deuda. Pero saliendo aquel siervo,  halló a uno de sus consiervos,  que le debía cien denarios;  y asiendo de él,  le ahogaba,  diciendo: Págame lo que me debes. Entonces su consiervo,  postrándose a sus pies,  le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo,  y yo te lo pagaré todo. Mas él no quiso,  sino fue y le echó en la cárcel,  hasta que pagase la deuda.  Viendo sus consiervos lo que pasaba,  se entristecieron mucho,  y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado. Entonces,  llamándole su señor,  le dijo: Siervo malvado,  toda aquella deuda te perdoné,  porque me rogaste. ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo,  como yo tuve misericordia de ti? Entonces su señor,  enojado,  le entregó a los verdugos,  hasta que pagase todo lo que le debía. Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

Hay varios principios importantes relacionados con el concepto bíblico del perdón, enseñados en esta historia. Primero, perdonar es mucho más que palabras es soltar a las personas que contrajeron una deuda conmigo. Eso significa que nos despojamos del derecho de demandar a las personas de las respuestas que nos satisfacen. Eso significa renunciar a la demanda de lo que los demás tienen que hacer las cosas como yo quiero.

Renunciar a los derechos a levantar juicio sobre los demás. Sino lo hacemos Dios se va levantar en juicio sobre nosotros. Esto significa que soltamos todas las expectativas que tenemos de los demás y las sometemos al Señor. Cuando hacemos esto el Señor se puede hacer cargo de nuestro dolor y las heridas.

Por qué voy a perdonar y liberar a otros de sus deudas cuando no lo merecen?

A Dios le costó mucho liberarnos de nuestras deudas, ahora nos pide que nosotros liberemos a otros aunque no se lo merezcan.

En alguna medida todos somos víctimas en este mundo de pecado.

Cuando nosotros liberamos a una persona de sus deudas con nosotros, estamos entregándoselas a Dios y se encargara de hacer justicia en esas situaciones.

En el liderazgo espiritual tenemos que soltar a aquellos que nos han defraudado y abandonado; porque seguramente nosotros hemos defraudado a otros.

Uno de los aprendizajes más difíciles del liderazgo es sentirnos usados.

Muchas veces uno se entrega sin medida en la contención y desarrollo de otros,

Y surgen circunstancias productos de las debilidades de todos los involucrados en el proceso. Y aquellos a quienes hemos servidos nos abandonan, muchas veces enojados, siempre con algo de razón.

Lidiar con la ingratitud es una de las lecciones más difíciles.

El aliento es que hasta a Jesús lo pasó lo mismo.

Juan 6:61, 66 Pero Jesús, conociendo en sí mismo que sus discípulos murmuraban acerca de esto, les dijo: “¿Esto los hace tropezar?… Debido a esto, muchos de sus discípulos se volvieron atrás, y ya no andaban con él.

Un hombre de Dios sabe ganar y sabe perder batallas.

Muchas veces tenemos que perder algunas batallas por amor.

Algunos no ceden porque como Diótrefes le gusta «tener el primer lugar en  todo 3 Juan 9

Tenemos que estar abiertos a las críticas y a las correcciones de los demás.

Nuestra carne se opone: es una de las dificultades más serias de la obra siempre estamos peleando por nuestros derechos y reconocimientos.

 Seminario dictado en la Jornada de capacitación del Instituto Haggai por el pastor Juan Manuel Montané

 

EN RELACIÓN AL ESTILO DE SERVICIO

 i) Sirve motivado por compasión y misericordia.

El mundo de los negocios quiere resultados a cualquier precio.

El modelo de Jesús les da valor a las personas, más que en la búsqueda de resultados.

Lucas 8:36-39  Los que habían presenciado estas cosas le contaron a la gente cómo el endemoniado había sido sanado. Entonces toda la gente de la región de los gerasenos le pidió a Jesús que se fuera de allí,  porque les había entrado mucho miedo.  Así que él subió a la barca para irse. Ahora bien,  el hombre de quien habían salido los demonios le rogaba que le permitiera acompañarlo,  pero Jesús lo despidió y le dijo: –Vuelve a tu casa y cuenta todo lo que Dios ha hecho por ti.  Así que el hombre se fue y proclamó por todo el pueblo lo mucho que Jesús había hecho por él.

El hecho de que personalmente fuera rechazado no era tan importante como la vida de la persona. Jesús le daba más valor al mensaje de esperanza que este hombre iba a compartir que su propia popularidad.

En Lucas 4:18-19 Jesús define con claridad los principios que motivan su ministerio y que debería motivar a los que siguen su modelo.

Lucas 4:18-19  “El Espíritu del Señor está sobre mí,  porque me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres.  Me ha enviado para proclamar libertad a los presos y dar vista a los ciegos,  para poner en libertad a los oprimidos, para proclamar el año del favor del Señor.”

El liderazgo conforme al modelo de Jesús no debería estar motivado por los resultados sino por la salvación y restauración de los que sufren.

Esta clase de líderes oran para que Dios quebrante su corazón con aquello que quebranta el corazón de Dios.

 j) Busca afirmar el valor de los demás.

Este liderazgo no se basa en el tomar autoridad por sobre los demás, sino en el de servir a otros para que alcancen los proyectos que Dios tiene para ellos.

El liderazgo conforme a la enseñanza de Jesús es la consecuencia del llamado al sacrificio personal para que otros tengan éxito.

La medida de un líder conforme al modelo de Jesús se mide en relación a cuantas personas está sirviendo en lugar de a cuantas personas puede le sirven a él, o puede controlar.

Un ejemplo de esto es el trato de Jesús con sus discípulos.

Jesús les anuncia que subirían a Jerusalén donde el sería crucificado.

Mateo 20:20-28  Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos,  postrándose ante él y pidiéndole algo. El le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos,  el uno a tu derecha,  y el otro a tu izquierda. Entonces Jesús respondiendo,  dijo: No sabéis lo que pedís.  ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber,  y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Y ellos le dijeron: Podemos. El les dijo: A la verdad,  de mi vaso beberéis,  y con el bautismo con que yo soy bautizado,  seréis bautizados;  pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda,  no es mío darlo,  sino a aquellos para quienes está preparado por mi Padre. Cuando los diez oyeron esto,  se enojaron contra los dos hermanos. Entonces Jesús,  llamándolos,  dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas,  y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así,  sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido,  sino para servir,  y para dar su vida en rescate por muchos.

Juan 13:3-5, 14-15  sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos,  y que había salido de Dios,  y a Dios iba, se levantó de la cena,  y se quitó su manto,  y tomando una toalla,  se la ciñó. Luego puso agua en un lebrillo,  y comenzó a lavar los pies de los discípulos,  y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido… Pues si yo,  el Señor y el Maestro,  he lavado vuestros pies,  vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado,  para que como yo os he hecho,  vosotros también hagáis.

k) Alienta a otros porque puede mirar con fe lo que ellos pueden llegar a ser por medio de la gracia de Dios.

Mateo 26:36-45  Entonces llegó Jesús con ellos a un lugar que se llama Getsemaní,  y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí,  entre tanto que voy allí y oro. Y tomando a Pedro,  y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera. Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste,  hasta la muerte;  quedaos aquí,  y velad conmigo.  Yendo un poco adelante,  se postró sobre su rostro,  orando y diciendo: Padre mío,  si es posible,  pase de mí esta copa;  pero no sea como yo quiero,  sino como tú.  Vino luego a sus discípulos,  y los halló durmiendo,  y dijo a Pedro: ¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora? Velad y orad,  para que no entréis en tentación;  el espíritu a la verdad está dispuesto,  pero la carne es débil. Otra vez fue,  y oró por segunda vez,  diciendo: Padre mío,  si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba,  hágase tu voluntad. Vino otra vez y los halló durmiendo,  porque los ojos de ellos estaban cargados de sueño. Y dejándolos,  se fue de nuevo,  y oró por tercera vez,  diciendo las mismas palabras. Entonces vino a sus discípulos y les dijo: Dormid ya,  y descansad. He aquí ha llegado la hora,  y el Hijo del Hombre es entregado en manos de pecadores. Levantaos y vamos.

En un mundo donde sobrevive el más fuerte Jesús nos deja un modelo que nos desafía a buscar el potencial y la fortaleza de oreo

En el huerto tres veces los discípulos se durmieron en lugar de acompañarlo en oración cuando más los necesitaba.

No los desechó al contrario los alentó: levántense y vamos.

Jesús podía mirar con los ojos de la fe y ver lo que ellos algún día alcanzarían a ser.

Lo podía mirar a Pedro, que el sería uno de los más grandes predicadores.

Juan 21:17  Le dijo la tercera vez: Simón,  hijo de Jonás,  ¿me amas?  Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez:  ¿Me amas?  y le respondió:  Señor,  tú lo sabes todo;  tú sabes que te amo.  Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas.

Lo podía mirar a Juan, que el algún día sería llamado el discípulo amado.

Lo podría mirar a Santiago, sobre el que caería todo la responsabilidad de la obra.

Ellos se sentirían descalificados pero Jesús les reconocía el valor que tendrían.

Como líderes que servimos nosotros podemos ver como Jesús a una persona en función del llamado y comprender que están en proceso.

l) Reacciona con firmeza cuando lo tiene que hacer.

Es sumamente importante no confundir humildad con falta de carácter.

Es exactamente al revés hace falta muchísima firmeza de carácter para ser humilde.

Humildad es un atributo de una persona que renuncia a imponer sus criterios y sus derechos para considerar a los demás a.

Jesús era manso y humilde pero tenía un carácter muy firme.

Mantenía sus convicciones en humildad.

Ponía límites en forma contundente.

Juan 2:15-16  Y haciendo un azote de cuerdas,  echó fuera del templo a todos,  y las ovejas y los bueyes;  y esparció las monedas de los cambistas,  y volcó las mesas; y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto,  y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado.

Lo que más le provocaba enojo era la incredulidad y la hipocresía.

El es un ejemplo que uno se puede enojar pero sin pecar.

Efesios 4:26  Airaos,  pero no pequéis;  no se ponga el sol sobre vuestro enojo,

El ejercicio de autoridad debe ser entendido como un servicio que ayuda a ordenar lo que se espera de cada uno.

La autoridad implica una delicada tarea de juzgar y corregir

Con humildad, mirando primero nuestra situación.

2 Timoteo 2:25  que con mansedumbre corrija a los que se oponen,  por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad

Muchas veces liderar implica tomar decisiones complejas difíciles de aceptar por los demás.

Tenemos que tomar esas decisiones con valentía pero con temor porque un día daremos cuenta de ellas.

Hebreos 13:17 Obedeced a vuestros pastores y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras  almas, como quienes han de dar cuenta.  Permitidles que lo hagan con alegría y no   quejándose, porque eso no sería provechoso para vosotros.

 m) Gobierna sobre las circunstancias desatando el Reino de Dios en lo cotidiano.

Marcos 11:23 Cualquiera que le ordenare a este monte.

Es una actitud de gobierno: desde el trono y no desde la tierra.

No es cuestión de orar sino de imponer manos y desatar la Palabra.

Fortalece lo alcanzado

Se extiende a mayores desarrollos

Seminario dictado en la Jornada de capacitación del Instituto Haggai por el pastor Juan Manuel Montané

Esta entrada fue publicada en 6 - OBREROS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EN BUSCA DE LA INTEGRIDAD: MODELOS DE LIDERAZGOS (primer mensaje Jornada de Capacitación Instituto Haggai)

  1. Jane Caldcleugh dijo:

    ¡Fue excelente tu charla, Juan Manuel! Con un contenido claro, relevante, inspirador, y un muy buen análisis de lo que debería ser el liderazgo a la medida de Cristo. Muchas gracias por esta capacitación que diste en marco del Instituto Haggai. Que sigas animando a líderes en un tiempo en el que necesitamos un claro liderazgo marcado por la humildad, la visión y la valentía de Cristo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s