TENEMOS QUE APRENDER A PEDIR, APRENDER A BUSCAR Y APRENDER A LLAMAR.


Herraje_Puerta_03_Jerez

Uno de los temas esenciales tratados en el blog de origen: El mensaje esencial de Dios. Ver más.

El crecimiento espiritual tiene dos grandes desafíos:

Conocer más de Dios y conocernos más a nosotros mismos.

Hay varios medios de gracia por los cuales crecemos espiritualmente.

Uno de los más importantes es nuestra intimidad con Dios.

Que solemos llamarla oración.

Muchas veces se suele confundir oración con hablar.

Aunque muchas veces las palabras son el vehículo, es la unión ente mi espíritu y el Espíritu de Dios donde se produce la relación y la transformación.

Si no hay transformación es que no hubo comunión.

Como la mujer enferma que tocó el manto de Jesús en la multitud.

Muchos le habrán tocado y rozado en la multitud, de ahí el asombro de los discípulos.

Esta mujer lo tocó con fe.

De él fluyó virtud.

Jesús murió en la cruz para que esa vida, esa virtud no esté limitada en un cuerpo humano.

Hoy, esa virtud está disponible para nosotros.

Tenemos que tocar el manto.

Hoy es mi espíritu el que al unirse con el Espíritu de Dios reciben esa virtud.

En esa unidad de espíritu, hay unidad en el corazón y en la mente: eso es orar.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog “Soltar la Palabra”

1 – LA ACTITUD PRINCIPAL EN NUESTRA VIDA DE ORACIÓN

VENIR A SU PRESENCIA

RECONOCIENDO SU GRANDEZA Y NUESTRA PEQUEÑEZ

Conocer más a Dios y conocerme más a mí.

RECONOCIENDO SU ABUNDANCIA

Ampliar este contenido en el blog: Seminario de Teología

 

Nuestro Dios es un Dios de  recursos ilimitados de un poder que no puede ser comparado en el mundo, todo está en sus manos.

Nuestro Dios no se guarda estas riquezas para si, quiere compartirlas con el hombre

Crecer en nuestra vida de oración es ir conociendo a un Dios dispuesto de proveer para las necesidades de los hombres, pero más aún dispuesto y deseoso de proveer para tus necesidades en particular.

 RECONOCIENDO NUESTRA ESCASEZ

No sólo es cuestión de tener revelación de  Su abundancia

Necesitamos revelación de nuestra condición

La única forma correcta de presentarnos delante de Dios es, concientes de:

– nuestra niñez, nuestra pobreza, nuestro vacío

– de la inutilidad de nuestros esfuerzos y

– de la escasa trascendencia de nuestras buenas intenciones

Yo te quiero hablar del compromiso de un Dios dador pero quiero antes adviertas en el contexto de su discurso que ese Dios dador espera de ti que seas un dador

Mateo 7:1-12  No juzguen para que no seamos juzgados

Saca la viga de tu ojo para sacar la paja del ojo de tu hermano

Pidan y… se les dará. Busquen y… hallarán. Llamen  y…   se les abrirá

Tu Padre en los cielos dará buenas cosas  a los que le pidan

Todo lo que los quieras que los demás hagan con vos también hacélo vos con ellos

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog “Soltar la Palabra”

2 – PIDAN Y SE LES DARA

El hombre carnal que se cree bueno no quiere pedir porque no quiere molestar a Dios.

Nosotros conocemos que tenemos en los cielos un Padre abundante en riquezas en gloria

¿Un Padre amoroso que las quiere compartir con sus hijos?

Romanos 8:29-32

Nos ha escogido, nos ha aceptado, nos ha perdonado.

¿Cómo no nos dará con El todas las cosas?

¿Si aún los padres malos saben dar buenas dádivas a sus hijos cuanto más nuestro Padre celestial sabrá darnos cosas buenas?

 POR ESO NUESTRO PADRE NOS DICE: PIDAN QUE YO LES QUIERO A DAR

Todos tenemos anhelos de recibir

El secreto para recibir no es pedir

El secreto es aprender a pedir bien

 PARA APRENDER A PEDIR DEBEMOS VENIR VACÍOS, POBRES

Santiago 4:3

Pedís,  y no recibís,  porque pedís mal,  para gastar en vuestros deleites.

No tenemos que pedir lo que nosotros queremos recibir,

Tenemos que aprender a pedir lo que El nos quiere dar: una oración centrada en la necesidad de El. Porque, es verdad: El es abundante pero es El Señor

 TENEMOS QUE APRENDER A PEDIR CON FE.

Dios no va a responder a deseos tibios.

Dios quiere que le pongamos pasión a lo que anhelamos.

Por eso nos enseña a orar con insistencia.

Dios no puede invertir más en ti de lo que tú inviertes en el cielo.

Vamos a ser medidos por la capacidad que tenemos para servir.

Lucas 6:38  Dad,  y se os dará;  medida buena,  apretada,  remecida y rebosando darán en vuestro regazo;  porque con la misma medida con que medís,  os volverán a medir.

Acá no estamos hablando de un banco espiritual, tanto das tanto recibís.

Incluso en alguno medida, dar plata es lo más fácil de dar, más difícil es dar tu corazón, tu tiempo.

Estamos hablando de un Dios que es generoso pero como es justo no puede invertir más en vos si vos no invertís en él.

Invertí en el cielo que el cielo va a invertir en vos.

 Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog “Soltar la Palabra”

3 – BUSQUEN Y ENCONTRARAN

Dios recibe con agrado a un pueblo que le pide, es propio de su misma naturaleza, pero Dios espera encontrar un pueblo que le busca a El.

Sólo el que tiene altos deseos en Cristo, le buscará con pasión

Siempre tendrá sed. Siempre tendrá hambre

En toda oportunidad estará expectante de lo que Dios hará.

2 Pedro 1:3  Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder,  mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia.

Salmo 42:1 Como el ciervo brama por las aguas así clama mi alma por tí Señor

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog “Soltar la Palabra”

4 –  LLAMEN Y SE LES ABRIRÁ

Dios espera  de nosotros

No solo que recibamos                     lo que El nos quiere dar

No solo que encontremos a El         el tesoro más precioso de ser hallado

Dios quiere que llamemos

Que con desesperación procuremos ser protagonistas de lo que El quiere hacer

Que los cielos se abran y le veamos obrar

¿En qué consiste llamar?

Consiste en el acercarnos a Su presencia:

– cansados de nuestros propios caminos

– cansados de nuestros mejores esfuerzos

– cansados de quedarnos siempre en las buenas intenciones

Vacíos, pobres y como niños, clamar con pasión: DIOS, POR FAVOR, OBRÁ VOS

 

Lucas 3:21 Mientras oraba, el cielo se abrió y el ES bajó sobre él

Juan 1:51 Verás el cielo abierto y ángeles que suben y bajan sobre el Hijo del hombre

Los cielos se abren para que haya actividad angelical.

Muchos tienen la escalera vacía porque no viven desafíos que lo superan

Para los cuales Dios le tiene que mandar espíritus ministradores que le asistan.

Los cielos se abren cuando hay pasión en la oración y denuedo en la acción.

Tozer: mucha oración es un mero substituto de la obediencia

Hechos 4:29-30  Y ahora,  Señor,  mira sus amenazas,  y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra,  mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús.

Se nos abren los cielos  y se enciende el corazón

– viviremos una nueva libertad para orar y clamar

– tendremos una nueva libertad para adorar

– veremos su poder y milagros

– es ese avivamiento que tanto anhelamos

En el corazón de Dios no sólo hay un avivamiento para la iglesia.

El corazón de Dios quiere que clamemos por una gran cosecha

Necesitamos la lluvia de Dios: las manifestaciones de Dios, los milagros.

La lluvia en el desierto, trae fiesta, trae celebración enciende nuestro corazón.

Pero lo que Dios quiere, lo que Dios tiene en mente no es la fiesta: es el fruto, es cosecha.

La lluvia nos ayuda pero el avivamiento, la gran cosecha viene como producto del grano que cae y muere.

Al grano que no quiere morir la lluvia sólo lo moja, por más que haya milagros y celebración no produce fruto.

Sólo lo que muere puede fructificar:

El grano que decide morir a las cosas que bloquean la acción del Espíritu Santo

El grano que decide estar atado a las cosas del cielo y no a las de la tierra.

Clamemos para que se abran los cielos

Y disfrutemos de un fuerte avivamiento en la iglesia

Clamemos para que se abran los cielos

Y sea derramado el ES sobre todo el barrio

Y muchos se desesperen para venir a la casa del Señor

EN ESTOS DÍAS HE SENTIDO MUY FUERTE EN MI INTERIOR.

Zacarías 8:20-23 Todavía vendrán pueblos  y habitantes de muchas ciudades, que irán de una ciudad a otra diciendo a los que allí vivan: ‘¡Vayamos al Señor para buscar su bendición! ¡Busquemos al Señor Todopoderoso! ¡Yo también voy a buscarlo!  

Y muchos pueblos y potentes naciones vendrán a Jerusalén en busca del Señor Todopoderoso y de su bendición.

Así dice el Señor Todopoderoso: En aquellos días habrá mucha gente, de todo idioma y de toda nación, que tomará a un judío por el borde de su capa y le dirá: ¡Déjanos acompañarte! ¡Hemos sabido que Dios está con ustedes!

Miremos a nuestro barrio con fe clamemos para que el ES sea desatado sobre ellos el Señor añada en este año a los que han de ser salvos

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog “Soltar la Palabra”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1 - DIOS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s