RELACIONARME CON OTROS POR MEDIO DEL ESPÍRITU SANTO


amistad 4

Ampliar este contenido en el blog: La espiritualidad de las relaciones humanas

1 – EL FRUTO DE LA CARNE

Gálatas 5:16-17

Tengo un gran conflicto en lo profundo de mi ser: los deseos de la carne y los deseos del espíritu que batallan uno contra otro para que nosotros no hagamos lo que queremos, es decir glorificar a Dios

Acá la mala noticia es que: la carne nunca se va a convertir.

La propuesta es debilitarla = hacerla morir

Trasformarla en un gigante dormido para que podamos vivir en el espíritu

Tanto 1 Corintios 3:3 como también Gálatas 5:18-21

Nos enseña a examinar la ingerencia de nuestra carnalidad en nuestro diario vivir

Es en nuestras relaciones cotidianas donde se despiertan nuestras pasiones carnales y se nos hacen evidentes

Enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, envidias los que practican tales cosas no heredaran el reino de Dios

(Acá nos les está hablando a creyentes porque sólo un creyente puede ser carnal)

2 – EL ENGAÑO DE LOS SENTIDOS

El problema con nuestras relaciones cotidianas está en que nosotros somos engañados por nuestros sentidos.

Lo que nosotros percibimos no es:   la realidad objetiva

Nuestros sentidos perciben: una realidad subjetiva

Una realidad adaptada a nuestro gusto, a nuestra necesidad para justificarnos, defendernos y acomodarnos a los demás

Muchas veces estamos convencidos de que los demás nos rechazan y no tiene nada que ver con la opinión que tienen los demás; y también nos sucede al revés

A quien le paso así es:  a la esposa de Zebedeo. Mateo 20:20

Recontenta porque sus hijos eran los hijos preferidos de Jesús.

Ellos también lo terminaron creyendo

El enojo de los demás nos da una pauta que ellos pensaban también lo mismo

La fuente de esta distorsión proviene del tener

Una imagen interior: débil e insegura

Una imagen social: que intentamos construir y proyectar

Este conflicto nos produce grandes ansiedades y distorsiones entre la lucha ofensiva por engrandecer esa imagen social y la lucha defensiva para que no la destruyan

3 – LA DESILUSIÓN EN LAS RELACIONES

Ampliar este contenido en el blog: Ministrando sanidad interior en el discipulado

El problema se agrava en que al no conocerse a nosotros mismos este desconocimiento y engaño contamina a nuestras relaciones  ya que termina poniendo una carga demasiada pesada en la comunidad.

Ninguna comunidad puede cubrir ese conflicto y vacío, sólo una adecuada comunión con Dios

Terminamos desilusionados: exigimos, criticamos y lastimamos

Este idealismo: el de una comunidad perfecta destruye la comunidad, exige perfección a sí y a los demás no son honestos ni dan a que tengamos relaciones honestas.

Otro aspecto que contamina las relaciones

Al necesitar que mis relaciones comprueben y afirmen esa imagen social que quiero construir provoca que este pendiente de que me acepten,  de que me aprueben, de que me atiendan.

Me convierto en un mendigo de afecto.

Se confunde el que me amen con el que tengan una buena opinión de mi

La consecuencia negativa es que conformamos grupos cerrados y egoístas.

Grupos que tienen pactos e intereses egoístas que se satisfacen a si mismo

4 – EL ANONADARSE

La única respuesta que nos queda es:            destruir ese afán por construir esa imagen social

Poder mostrame como soy, dejar de lado todo hipocresía y toda exigencia perfeccionista sobre los demás

Vaciarme de pretensiones

Dejar que los demás puedan mostrarse como son.

Desligarme de toda exigencia a los demás

No voy a cargar a mis hermanos para que me lleven como lastre

Necesitamos tener el mismo sentir que hubo en Jesús:

HUMILLARSE, DESPOJARSE, ANONADARSE = HACERSE NADA

Recordar el ejemplo de Jesús

Cuando surgen deseos de venganza: su ejemplo en la cruz

Cuando soy calumniado: su ejemplo ante los que le perseguían

Cuando tengo ganas de huir de las responsabilidades: Jesús fue a Jerusalén al encuentro de los problemas para esclarecerlos

5 – DAR LA VIDA

Uno de los temas esenciales tratados en el blog de origen: El mensaje esencial de Dios. Ver más.

No es cuestión de dar ofrendas es cuestión de darnos a nosotros. 1 Juan 3:16

Llevar las cargas unos de otros, perdonar

Sustituir: llevar las debilidades de los demás

Amar al hermano difícil, al distinto

Tenemos que diferenciar amistad y hermandad

Entre las personas se dan afinidades o aversiones espontáneas

Son fuerzas subjetivas: de esa afinidad surge la amistad

En cambio el amor de la hermandad no es espontáneo, surge de la fe de nuestro compromiso con Dios, descubro en el otro a mi hermano porque somos  hijos del mismo Padre

El amor de la amistad          es restrictivo

El amor de la hermandad    es inclusivo

Si se cultiva la amistad en forma egoísta y desmedida: la hermandad  es perjudicada

Pero si estos amigos comprenden la importancia de la amistad y son concientes de la naturaleza de la hermandad y de sus compromisos, la hermandad se fortalece

Pero lo que más fortalece la comunidad es la hermandad que prevalece

Cuando hay personalidades divergentes

Donde hay tensión y reconciliación

Allí, la hermandad  es un constante dar la vida por el hermano, un constante empezar de nuevo

 

6 -EL FRUTO DEL ESPIRITU

Al despojarme: la carne deja de tener poder en mi vida

Al dar mi vida: el Espíritu puede controlar mi vida

Así el Espíritu puede manifestar el fruto de su obrar  que también se pondrá en evidencia en nuestras relaciones

 

Gálatas 5: 22-26

Amor, gozo, paz, paciencia, benignidad,

Bondad, fe, mansedumbre, templanza

Porque los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos

No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otro, y envidiándonos unos a otros

 

Cada una de estas virtudes es una evidencia de que hemos crucificado la carne

Necesitamos ir examinándonos a nosotros mismos

Ponernos un termómetro de nuestra carnalidad

Aquí se nos ofrece un camino desde nuestra experiencia diaria para poder aprender a vivir en el espíritu

Cada una de estas virtudes podemos usarlas  como relojes que nos indiquen el grado de espiritualidad

Tenemos: el reloj del amor, el reloj del gozo, el reloj de la paz, etc.

Tenemos que ir controlando cada uno en nuestro diario andar.

Esta entrada fue publicada en 5 - IGLESIA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a RELACIONARME CON OTROS POR MEDIO DEL ESPÍRITU SANTO

  1. Pingback: LECCIÓN 20 – TENEMOS LA RESPONSABILIDAD DE MANIFESTAR LAS VIRTUDES DE DIOS EN TODAS NUESTRAS RELACIONES. | EL MENSAJE ESENCIAL DE DIOS

  2. Pingback: 4. EL CONFLICTO EN NUESTRAS RELACIONES | Ministrando sanidad interior en el discipulado

  3. Pingback: 2.2 NUESTRAS RELACIONES COMO EXPRESIÓN DE NUESTRO EGOCENTRISMO « LA ESPIRITUALIDAD DE LAS RELACIONES HUMANAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s