EL MISTERIO DE NUESTRA ESPERANZA


esperanza

1 – EL MISTERIO DE LA ESPERANZA

Uno de los temas esenciales tratados en el blog de origen: El mensaje esencial de Dios. Ver más.

Colosenses 1:27  Dios se propuso dar a conocer cuál es la gloriosa riqueza de este misterio entre las naciones,  que es Cristo en ustedes,  la esperanza de gloria.

Dios se propuso dar a conocer la gloriosa riqueza de este misterio: que Cristo es en nosotros la esperanza de gloria.

La esperanza es el nexo entre mi realidad presente y mi realidad futura.

Mi debilidad actual y la gloriosa riqueza que Dios se propone que alcancemos.

Cristo en nosotros es la garantía de que alcancemos esa herencia.

NUESTRA MIRADA AL FUTURO ESTÁ CONDICIONADA POR LA REALIDAD QUE VIVIMOS.

Muchos lo ven desde la impotencia del cansancio, del agotamiento.

Otros, desde el esfuerzo que le va a demandar, de la carga que le va a significar.

Nuestra mirada al futuro tiene una muy fuerte perspectiva de incredulidad y temor.

Imaginación, proyección.

Puedo tener una visión pesimista de lo que está por venir  si estoy en tiempos de tormentas

Veo un horizonte lleno de temores y de dudas.

Mi mirar el futuro queda debilitado por la dureza de lo que estoy viviendo.

Hay desesperanza en mi interior

El futuro se torna  una fuente de desánimo.

No tengo fuerza para levantarme y para luchar.

Es imposible vivir sin esperanza de una mañana mejor.

Los golpes de la vida, las pérdidas, los fracasos nos oscurecen el futuro.

Y vemos un futuro sin Dios. Sin un Dios que gobierna, que es justo y que tiene el deseo de complacer el deseo de los justos.

Puedo tener una visión optimista de lo que está por venir si estoy en tiempos de calma

Con presunción

Es un optimismo carente de sentido. Una felicidad paradisíaca que nunca se alcanza.

Cuanto más idílico es ese futuro, más ruidosa la caída.

No hay un futuro ausente de dolor, de problemas y de fracasos.

Es más, las cosas se van complicando más y en algunos casos bastante más.

ESTE MENSAJE DE LA ESPERANZA ES UN FUERTE MENSAJE EVANGELÍSTICO

La gente no tiene esperanza.

Esta sociedad hiperindividualista que vivimos, hace cada uno busque su propio éxito, su propia comodidad, su placer, su éxito, sus bienes que lo consuelen.

Estos son los dioses de hoy.

Esta es la idolatría de hoy.

Estas son las cosas que mi alma busca en las que encuentra esperanza.

Y estos ídolos nos defraudan.

Nos consumen, nos llenan de ansiedad y nos dejan tan vacíos como todos los dioses de todas las edades.

Hay un vacío no hay nada que nos consuele, no hay esperanza.

Hay pesimismo.

Los noticieros nos llenan de temor, y la inseguridad nos ata, modifica nuestra forma de vivir.

Un mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el Blog “Soltar la Palabra”

2 – NUESTRA ESPERANZA: ANCLA SEGURA Y FIRME DEL ALMA

Hebreos 6:17-19   tengamos un fortísimo consuelo (impulso poderoso, NVI) los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros.La cual tenemos como segura y firme ancla del alma,  y que penetra hasta dentro del velo.

La revelación de la esperanza convierte nuestro futuro en lugar de algo incierto y fuente de temor, en un fortísimo consuelo.

Ese fortísimo consuelo actúa como un ancla que afirma y asegura mi alma ante todo desborde ansioso de mi alma.

La esperanza asegura mi alma en dos firmes fundamentos.

A –  Tengo un futuro lleno de contenido porque Dios está centrado en el trono y tiene un propósito para mi vida centrado en Cristo

B – El Espíritu Santo es el poder de Dios que me garantiza que alcanzaré esas promesas.

Un mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el Blog “Soltar la Palabra” 

3 – TENGO UNA ESPERANZA VIVA PORQUE MI FUTURO ESTÁ EN MANOS DE UN DIOS VIVO

1 Pedro 1:3  Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,  que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva.

Nuestro futuro puede ser un misterio pero no es incierto.

Nuestro futuro no está vacío, en nuestro futuro hay un Dios sentado en el trono.

La medida de nuestra esperanza está relacionada con la medida del grado de revelación que tenemos acerca de Dios.

Si creemos en un Dios grande podemos esperar grandes cosas.

Este Dios grande y poderoso tiene un proyecto para mi vida.

Un proyecto centrado en Cristo

Con la certeza que su plan no tiene ni tendrá impedimentos.

Prepara todas las cosas conforme a ese propósito.

Romanos 8:28  Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, a los cuales él ha llamado de acuerdo con su propósito.

1 Pedro 5:7 Echando toda vuestra ansiedad sobre él,  porque él tiene cuidado de vosotros.

Un mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el Blog “Soltar la Palabra”

4 – TENGO UNA ESPERANZA VIVA PORQUE EL ESPÍRITU SANTO

TIENE PODER PARA QUE ALCANCE ESAS PROMESAS.

En Efesios 1:18-19 el apóstol Pablo cuando nos habla de la necesidad de revelación, que se abran los ojos de nuestro entendimiento:

– Esperanza.

– Riquezas de la herencia.

– Extraordinaria grandeza de su poder para que alcancemos lo prometido.

 Tenemos una esperanza en Cristo, una esperanza de gloria llena de promesas.

En nosotros actúa un extraordinario poder para que alcancemos todo lo que se nos ha prometido.

 El Espíritu Santo es la garantía de que alcanzaremos esas promesas

2 Corintios 1:22 Nos selló como propiedad suya y puso su Espíritu en nuestro corazón,  como garantía de sus promesas. 

 El Espíritu Santo es la primicia de esa herencia.

Romanos 8:23  Nosotros mismos,  que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos,  esperando la adopción,  la redención de nuestro cuerpo.

 Un mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el Blog “Soltar la Palabra”

5 – TENEMOS QUE MIRAR EL FUTURO

NO DESDE LA REALIDAD QUE ESTAMOS VIVIENDO

SINO DESDE  LA REALIDAD QUE CRISTO PREPARÓ PARA NOSOTROS.

Decíamos que continuamente nos estamos anticipando.

Gran parte de la energía mental que gastamos es para anticipar como ocurrirán las cosas.

El proceso natural y carnal es ver las cosas negras.

Pero este mismo proceso de anticipación puede ser una fuente poderosa de acción del Espíritu en nuestras vidas.

Tengo que esperar grandes cosas de Dios

Un ejemplo tremendo de esto es María.

Viviendo un tiempo muy difícil, embarazada sin la comprensión de su esposo y de su familia.

Tiene una visión de la trascendencia de lo que Dios quiere hacer con ella.

Lucas 1:48-49 En el futuro me llamarán dichosa todas las generaciones por las grandes cosas que el Poderoso ha hecho por mí.

Miró el futuro y veo a Dios sentado en el trono y al Espíritu Santo trabajando para que alcance todas esa promesas con las que Dios se comprometió conmigo.

 ES UN REINO DE DIOS QUE SE ESTÁ ACERCANDO

Que viene transformando todas las cosas.

Es el Reino de Dios haciéndose presente, al Espíritu Santo haciendo milagros y maravillas

 Es un futuro cargado de expectativa, un horizonte pleno de posibilidades.

Miro el futuro lleno de milagros y transformaciones.

Si hasta ahora pude ver al Reino de Dios hacerse presente y transformar, al Espíritu Santo haciendo milagros, mucho más es lo que veré

No es optimismo.

Alcanzar ese bien implica pasar por sufrimiento, pérdidas, dolores, frustraciones.

Dios tiene que tratar conmigo para que pueda recibir la realidad de esas promesas.

Cada tribulación, angustia, dolor o enfermedad no ponen en juego mi esperanza sino que son etapas hasta alcanzar ese bien perfecto

En lugar de quedarme estancado en la debilidad levanto mi mirada de donde viene mi socorro.

El futuro es una fuente de ánimo.

Un futuro repleto de promesas que se están engendrando hoy.

Una esperanza fruto de los recursos inagotables que tenemos que aprender a descubrir.

 Un mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el Blog “Soltar la Palabra”

6 – LA ESPERANZA NOS CAMBIA LA MIRADA SOBRE EL PRESENTE

Romanos 15:13  Que el Dios de la esperanza los llene de toda alegría y paz a ustedes que creen en él.  Para que rebosen de esperanza (en) por el poder del Espíritu Santo.

TENGO QUE VER MI PRESENTE CON UNA POTENCIALIDAD DE GLORIA.

Un presente que tiene  que ser modificado en función de la esperanza de una gloria perfecta en Cristo Jesús.

Puedo ver el presente desde una perspectiva de conquista.

Las cosas presente están en debilidad, como en transición, todavía no tienen en sí su verdad, es más están ocultas bajo su contrario:

La fortaleza en la debilidad, la felicidad en el sufrimiento, la seguridad en la inseguridad, la gloria en la renunciación.

Estamos en camino, en dirección hacia algo, es el Reino que se está desarrollando y se está engendrando por la Palabra que le llama, le atrae y le impulsa.

Esto es exactamente a lo que se refieren los autores cuando dicen que debemos “gestionar desde el futuro”.

Gestionar desde el futuro, establecer un objetivo centrado en el Reino que nos arrastre a hacia fuera de nuestra zona de comodidad, es una disciplina clave, necesaria para movernos hacia el caos y por tanto importante para nuestro desarrollo personal.

Esto significa colocarnos en el nuevo futuro y entonces dar una serie de pasos, no para llegar allí algún día, sino como si ya estuviéramos allí, o casi allí, ahora.

Esta es la perspectiva del Reino de Dios en el Nuevo Testamento.

Decir que el futuro (escatológico) Reino de Dios está presente entre nosotros, significa que estamos llamados a actuar sobre el conocimiento de que ya está aquí ahora y que llegará a su cumplimiento entonces.

¿Cómo es esto de gestionar el futuro? Si tengo una promesa dada por Dios, si hay una realidad que tengo la certeza por parte de Dios que El la hará realidad, Me preparo de antemano para recibir esa promesa, para que esa realidad se vaya gestando en el Espíritu.

Hebreo 11:7  Por la fe Noé,  cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían,  con temor preparó el arca en que su casa se salvase; 

Abraham, no enseña acerca de aceptar esta debilidad presente, viéndonos en transición hasta alcanzar las promesas

Romanos 4:16-22  Por eso la promesa viene por la fe… Así que Abraham creyó en el Dios que da vida a los muertos y que llama las cosas que no son como si ya existieran.  Contra toda esperanza,  Abraham creyó y esperó…  Su fe no flaqueó…  Ante la promesa de Dios no vaciló como un incrédulo,  sino que se reafirmó en su fe y dio gloria a Dios, plenamente convencido de que Dios tenía poder para cumplir lo que había prometido. Por eso se le tomó en cuenta su fe como justicia.

Tenemos que ver nuestra realidad abierta al poder de una vida de resurrección: al Dios que da vida a lo que está muerto.

La realidad de nuestro presente es una realidad que podemos modificar y que la debemos  concebir desde la realidad de las promesas.

La dimensión presente del Reino implica una crítica de la realidad, el cuestionamiento de la realidad que vivimos para trascenderla.

Es una tensión fructífera entre un análisis de la realidad y un pensamiento que se proyecta.

El reino de Dios está presente aquí como promesa.

Tengo que mirar a mis hermanos y a las circunstancias como que están en un proceso de alcanzar gloria

TENGO QUE SER MINISTRO DE ESPERANZA

Tengo esperanza en el obrar de Dios por eso yo sólo siembro la semilla el resto lo hace Dios.

MIREMOS LA REALIDAD QUE NOS RODEA CON EXPECTATIVA

Dios sale a nuestro encuentro con poder en el lugar que menos lo pensamos.

La manifestación de Dios es un misterio y yo me tengo que mantener en la expectativa del obrar de Dios.

Dios necesita hacer milagros y me necesita a mí como nexo.

Dios tiene preparado de antemano oportunidades para que El pueda manifestar su poder.

Efesios 2:10  Porque somos hechura suya,  creados en Cristo Jesús para buenas obras,  las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

Necesita que yo esté a la expectativa de lo que El quiere hacer.

Si yo estoy encerrado en mi mundo no voy a ver la necesidad y no se va a manifestar el poder de Dios.

Hace falta que se abran mi oídos y mi ojos para ver donde hace falta de Dios con la certeza que es justamente allí donde Dios quiere obrar.

Un mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el Blog “Soltar la Palabra” 

5 – LA ESPERANZA SE CONCRETA EN REALIDAD

Hebreos 6:11  Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin,  para plena certeza de la esperanza.

Hebreos 6:1-19  v 1. Vamos adelante hacia la perfección

v 9. Estamos persuadidos de cosas mejores

v 11. Muestren la misma solicitud hasta el fin para plena certeza de la esperanza

v 15. Como Abraham que esperando con paciencia alcanzó la promesa

v17 Dios queriendo mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo,  interpuso juramento

v18-19. Tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros.

La cual tenemos como segura y firme ancla del alma

Hay una esperanza puesta delante, vamos hacia delante hacia la perfección porque estamos persuadidos de cosas mejores.

Dios se comprometió, interpuso juramento.

Para que tengamos un fortísimo consuelo, un estímulo poderoso.

Los que buscando refugio nos aferramos a la esperanza puesta delante de nosotros

La cual es una segura y firme ancla del alma.

Job 11:13-19 Si tú dispusieres tu corazón, y extendieres a él tus manos; Si alguna iniquidad hubiere en tu mano,  y la echares de ti, y no consintieres que more en tu casa la injusticia, entonces levantarás tu rostro limpio de mancha, y serás fuerte,  y nada temerás; y olvidarás tu miseria, o te acordarás de ella como de aguas que pasaron. La vida te será más clara que el mediodía; aunque oscureciere,  será como la mañana. Tendrás confianza,  porque hay esperanza; mirarás alrededor,  y dormirás seguro. Te acostarás,  y no habrá quien te espante; y muchos suplicarán tu favor.

Un mensaje predicado por Juan Manuel Montané y publicado en el Blog “Soltar la Palabra”

Esta entrada fue publicada en 3 - HOMBRE. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EL MISTERIO DE NUESTRA ESPERANZA

  1. Marcelo dijo:

    que bien me hizo. un mensaje poderoso. bendiciones !

  2. Pingback: LECCIÓN 33 – DIOS SE PROPONE UNIR LAS COSAS DEL CIELO Y LA TIERRA | EL MENSAJE ESENCIAL DE DIOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s