LA TRASCENDENCIA DE LA PATERNIDAD ESPIRITUAL


paternidad

1-  ¡CÓMO DUELE LA SOLEDAD A VECES, NO!

Mis recuerdos de cuando vine a estudiar a Buenos Aires.

Que poco valor tienen las alegrías cuando no tenemos con quien compartirlas.

Como se aumenta el dolor cuando no tenemos con quien abrirnos, con quien llevar  nuestras angustias.

Las lágrimas, sin alguien que me pueda oír y cuidar, deja las heridas sin curar.

No sólo duele, la soledad  también enferma

Muchos de nuestros conflictos interiores son producto de nuestro aislamiento, de nuestra soledad a pesar de estar acompañados.

Cuando nos vinculamos adecuadamente con otro, la desesperación se va debilitando y la esperanza empieza a resurgir donde antes allí había sólo dolor.

El sentirnos cubiertos, ya de por sí, es un bálsamo para nuestras heridas.

Es por eso que el enemigo de Dios crea obstáculos para que nos vinculemos.

Intenta destruir los vínculos diseñados por Dios para alimentar y sanar nuestra alma.

2 – NO ESTOY SOLO, TENGO UN PADRE EN LOS CIELOS

Aún a pesar del desierto y los abandonos Jesús no se sintió nunca sólo hasta experimentar la soledad de la cruz.

Siempre se sintió acompañado por el Padre y sostenido por el Espíritu.

Esa debe ser nuestra experiencia.

Oseas 11:3-4

Yo fui quien enseñó a caminar a Efraín; yo fui quien lo tomó de la mano. Y  no conoció que era yo quien lo sanaba. Lo atraje con cuerdas de ternura,  lo atraje con lazos de amor. Le quité de la cerviz el yugo,  y con ternura me acerqué para alimentarlo

Sofonías 3:16-17

En aquel tiempo se dirá a Jerusalén:  No temas;  Sion,  no se debiliten tus manos. Jehová está en medio de ti,  poderoso,  él salvará;  se gozará sobre ti con alegría,  callará de amor,  se regocijará sobre ti con cánticos.

Toda la creación está imbuida de este corazón paterno.

El Reino animal, el vegetal, toda la creación.

Y principalmente en las relaciones humanas.

No sólo la paternidad que se produce en el seno familiar.

En todas las disciplinas.

En el mundo empresarial, en los trabajos, el coaching no es solo propio de lo deportivo.

En lo natural se tiene que dar ciertas condiciones para ser padre o madre.

Hay condiciones fìsicas.

En nuestro ambiente hace falta estar casados.

Hay una forma de paternidad que es muy sublime y es la paternidad espiritual.

Es un sentimiento, una actitud muy alta, de gran estima delante de Dios.

Es superar mi propia debilidad, mis propias limitaciones

Y yo que soy tan limitado.

Abro mi corazón a la necesidad de otro tan limitado como yo.

Le dejo ocupar un lugar en mi vida, en mi tiempo.

Y me dispongo a velar le tiendo un manto de protección,

Este sentir de cubrir a otro de proveer para la necesidad del otro.

Es un sentir que continuamente el Espíritu Santo pone en nosotros.

La primera reacción es sentirnos incapaces pero enseguida el Señor nos anima

sólo hace falta amar

El Espíritu nos anima a compadecernos del otro.

Nosotros somos las manos de Dios, somos los brazos por los cuales Dios puede abrazar.

Y nos sentimos animados.

Pero enseguida otras cosas ocupan nuestro corazón.

Y nos distraemos.

Dejamos pasar

Y el Espíritu Santo tiene que seguir trabajando para animarnos

La Escritura nos muestra, nos da ejemplo de hombres y mujeres de Dios que no se distrajeron sino que lo dejaron obrar.

Y vemos los fuerte que es este sentimiento

LA TRASCENDENCIA DE LA PATERNIDAD ESPIRITUAL

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

3 – NO ESTOY SOLO, SOY PARTE DE LA FAMILIA DE DIOS.

Puedo estar en medio de una multitud y ser la persona que más sola se siente.

Puedo ser parte de una hermosa congregación y sentirme solo.

¿Qué es lo que determina que sea parte de la familia de Dios?

El pertenecer

El sentido de pertenencia  queda determinado por la comunión de dos voluntades.

Hay uno que busca pertenecer.

Hay otra que da esa cobertura.

Las relaciones espirituales son de ida y de vuelta.

Este es lo que determina mi pertenencia al cuerpo.

El cuerpo de Cristo tiene que ser edificado.

Perfeccionar a la santos en la obra del misnterio para edificar el cuerpo de Cristo.

Por su acción todo el cuerpo crece y se edifica en amor, sostenido y ajustado por todos los ligamentos, según la actividad propia de cada miembro.

Efesios 4:12,16

LA TRASCENDENCIA DE LA PATERNIDAD ESPIRITUAL

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

4 – PARA PERTENCER HACE FALTA UNO QUE  BUSCA

 Algunos están solos por el individualismo que asumen como postura de vida.

Esa autosuficiencia, no querer depender, no querer abrirse a otros provoca soledad.

“La expresión más común de nuestra carnalidad es el individualismo”.

Otros están solo porque asumen sólo relaciones formales.

Las relaciones formales producen soledad.

Se encuentran pero es una relación forma, puede haber oración aun una lectura bíblica pero no hay una transferencia de vida, no hay un fluir del Espíritu.

El tipo de coyuntura que define la existencia el cuerpo de Cristo es cuando se produce un vínculo espiritual donde hay una edificación mutua.

Tenemos que procurar relaciones comprometidas.

Tenemos que buscar tener relaciones de calidad.

En los tiempos de Jesús las personas buscaban una relación con él.

Le seguían.

Para que haya relación tiene que haber alguien que busca.

Si no estás en ningún grupo casero, si no estás siendo discipulado, buscá, no pares hasta que encuentres.

Al buscar esta relación muchos procurarán relacionarse con los pastores.

Y no está mal, acá hay pastores con mucha gracia que pueden dar una buena cobertura.

Pero hay un problema, los pastores están ocupándose de muchas personas, como consejo creo que vas a recibir mejor cobertura de algunos de los responsables de los grupos de discipulado porque se van a poder ocupar mejor.

LA TRASCENDENCIA DE LA PATERNIDAD ESPIRITUAL

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

5 – PARA PERTENECER HACE FALTA UNO QUE INTEGRA.

Factor Bernabé – Hechos 9

Hay una forma de paternidad que es muy sublime y es la paternidad espiritual.

Es un sentimiento, una actitud muy alta, de gran estima delante de Dios.

Es superar mi propia debilidad, mis propias limitaciones

Y yo que soy tan limitado.

Abro mi corazón a la necesidad de otro tan limitado como yo.

Le dejo ocupar un lugar en mi vida, en mi tiempo.

Y me dispongo a velar le tiendo un manto de protección,

Que este sentir de cubrir a otro de proveer para la necesidad del otro.

Es un sentir que continuamente el Espíritu Santo pone en nosotros.

La primera reacción es sentirnos incapaces pero enseguida el Señor nos anima

sólo hace falta amar

El Espíritu nos anima a compadecernos del otro.

Nosotros somos las manos de Dios, somos los brazos por los cuales Dios puede abrazar.

Y nos sentimos animados.

Pero enseguida otras cosas ocupan nuestro corazón. Y nos distraemos.

La Escritura nos muestra, nos da ejemplo de hombres y mujeres de Dios que no se distrajeron sino que lo dejaron obrar. Y vemos los fuerte que es este sentimiento

Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto.

Hasta que Cristo sea formado en Ustedes.               Gálatas 4:19

Fuimos tiernos entre Ustedes como nodriza que cuida con ternura a sus hijos… como un padre a sus hijos exhortábamos  y consolábamos a cada uno de Ustedes y les encargábamos que anduviesen como es digno de Dios que los llamó a su reino y a su gloria.                                          1 Tesalonicenses 2:7-12

LA TRASCENDENCIA DE LA PATERNIDAD ESPIRITUAL

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

6 – Aspectos que deben desarrollarse en las relaciones

– ORAR Y VELAR

Hebreos 13:17 ellos velan por sus almas.

El discipular es un velar por el otro.

Ese interceder por el discípulo es una de las forma del dolor de parto.

El primer propósito del discipulado es llevarles a la Presencia de Dios.

Abrirse a Dios y que aprendan a escuchar la voz de Dios.

– MINISTRACIÓN EN EL ESPÍRITU

Llenura del Espíritu. La vida cotidiana apaga, debilita, contrista al Espíritu.

1 Tesalonicenses 5:19 No apaguen el Espíritu

Podemos ser ministrados en la reuniones pero el lugar adecuado de ministración es con mi discipulador, confieso mis pecados, me comprometo y soy renovado en el Espíritu.

También el discipulado es el lugar adecuado para ser animado y enseñado en el ejercicio de los

dones. El grupo casero es el primer lugar donde debemos movernos en los dones, por eso los grupos tienen que tener espacio para que haya un mover profético y un mover de sanidad.

No se puede edificar a alguien que no está lleno del Espíritu

A veces somos muy rápidos para enseñar. Y los encuentros de disicipulado terminan siendo una réplica de la reunión del Domingo.

Presencia de Dios.

Pueda salir diciendo estuve con Dios.

INSERTARLO EN EL CUERPO

Juan 2:17 El celo de tu casa me consume

Enseñarle a amar a la congregación.

Tener revelación del corazón de Dios y la importancia de la iglesia.

El anhelo Dios de embellecer a la novia

El esplendor de su casa

CAPACITARLO CON LA PALABRA

Colosenses 1:28 Amonestando a todo hombre,  y enseñando a todo hombre en toda sabiduría,  a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre;

Tenemos que enseñar a vivir.

– afectar a todas las áreas de la vida

– enseñarle a caminar contra la corriente de este mundo

– CONTENCIÓN

Juan 13:10 Uds. están limpios pero necesitan que se le laven los pies.

El discipualdo es un servicio un lavarle los pies al otro. No es fácil lavarle los pies a algunos

Cobertura espiritual. Una persona relacionada con el Cuerpo recibe la gracia de la cabeza.

La unción del Espíritu está en el cuerpo.

Alguien no relacionado adecuadamente, está aislada. Como braza encendida separada del fuego.

1 Samuel 15:23  Porque como pecado de adivinación es la rebelión

En esa actitud de dependencia el discipulo es sostenido en su ánimo.

Animo

Vida abundante

Fe

ACOMPAÑARLO EN LA EVANGELIZACIÓN

La otra carga en el corazón de Dios: los que se pierden

1 Corintios 9:16  Pues si anuncio el evangelio,  no tengo por qué gloriarme;  porque me es impuesta necesidad;  y  ¡ay de mí si no anunciare el evangelio

Todos queremos evangelizar.

Todos tenemos sumo interés de que muchos vengan al conocimiento del Señor.

Pero siempre lo estamos posponiendo.

El discípulado tiene que ser el lugar donde recibimos ánimo para evangelizar, para visitar.

Tenemos que animar en el discipulado a que se visiten familiares, amigos, vecinos.

¡Si tenes a alguien para visitar!  Avísame que te acompaño

Hay una gran pregunta que Cristo te sigue haciendo.

Todos los que estamos acá estamos acá porque queremos adorarle queremos amarle con todo nuestras fuerzas y con toda nuestra alma.

Cristo recibe tu adoración pero te responde con una pregunta

¿Me amas?

 Y le respondemos por supuesto que te amamos.

Entonces Jesucristo te responde:

SI ME AMAS APACIENTA MIS OVEJAS

Esa es la carga de su corazón.

Sus ovejas, las que sufren, las débiles.

Si lo amas hagamosno cargo de la carga de su corazón

Apacentemos sus ovejas

LA TRASCENDENCIA DE LA PATERNIDAD ESPIRITUAL

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 6 - OBREROS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s