¿ESTAMOS ENCERRADOS EN UNA SUBCULTURA EVANGÉLICA?


Las Sagradas Escrituras hablan mucho de la construcción de la comunidad hasta llegar a ser todos de un mismo sentir.  Esto que es sumamente positivo si no lo manejamos adecuadamente, podemos terminar por excluir a quienes no pertenecen a nuestro círculo, cuando viene alguien diferente se siente extraño.

La contrapartida de esto es que cuando este círculo de pertenencia se cierra tanto no se puede experimentar esa adecuación y renovación enriquecedora que produce la inclusión de nuevos integrantes.

De ser siempre los mismos nos terminamos agotando, saturando las relaciones, se cae en la rutina, en lo predecible y la falta de novedad.

Entonces tenemos que fabricar un sistema de contención que termina convirtiéndose en un sistema de entretenimiento.

Este mundo en que vivimos está como está, porque la iglesia está donde está.

Cada día somos muchos más pero estamos asilados no aparecemos, no adquirimos importancia, nadie nos toma en cuenta.

Al aislarnos nos oponemos a los cambios.

Predicamos que el evangelio todo lo cambia pero nos oponemos a los cambios.

Hablamos del futuro mientras vivimos en el pasado.

No podemos ser efectivos en el acercarnos a los demás cuando nos preocupa más lo que van a pensar los creyentes que componen nuestro círculo.

Nos tenemos que introducir en el campo de experiencia de los demás.

¿ESTAMOS ENCERRADOS EN UNA SUBCULTURA EVANGÉLICA?

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

 Jesús no nos dio un modelo de una adecuado relacionamiento con el mundo.

Lo podemos ver como algo peligroso, pero Jesús pasaba su tiempo con sus discípulos comiendo y bebiendo con corruptos, comerciantes y prostitutas

Muchos creyentes creen que les esta prohibido cenar con Zaqueo, hemos entendido esto de cuidar el testimonio como la opinión que los creyentes tienen de nosotros cuando el testimonio que nos debe preocupar  es la opinión que los no creyentes tienen de nosotros, o mejor dicho la opinión que se forjan de Jesús al vernos a nosotros.

No es cuestión de evangelizar en nuestros eventos sino de evangelizar en la casa de ellos.

A nosotros nos consumen nuestros programas, gastamos todo el tiempo entre nosotros, por esta razón perdemos la capacidad de dialogo con el mundo, la capacidad de dar un mensaje relevante conforme a las necesidades del mundo y sólo nos queda un mensaje relevante para los que concurren a nuestras congregaciones.

¿ESTAMOS ENCERRADOS EN UNA SUBCULTURA EVANGÉLICA?

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

El aislamiento se agrava porque estamos en un mundo que cambia muy velozmente

Estamos experimentando una de las transformaciones sociales más importantes en la historia del hombre: con una computadora por persona y por medio de Internet y  las redes sociales la posibilidad de una conectividad ilimitada con personas de todo el mundo

Esto provoca que tengamos nuevos desafíos: tenemos que presentar el mensaje en formas diferentes a las que se han usado. Tenemos que encontrar las formas de presentarlo para ser más pertinente, mas relevante para la sociedad en la que estamos insertos para ello tenemos que salir del asilamiento en el que cómodamente nos encerramos, tenemos que reconocer esas barreras no visibles que nos encierran para poder superarlas.

¿ESTAMOS ENCERRADOS EN UNA SUBCULTURA EVANGÉLICA?

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

ELEMENTOS QUE CONFORMAN ESTA SUBCULTURA EVANGÉLICA

El lenguaje

En la época de Lutero se leía la Biblia en latín y la gente que iba a misa no podía entender nada en absoluto porque sólo podían entender sus propios idiomas.

Hoy est nos resulta absurdo pero en algún sentido seguimos leyendo la Bilbia en latín. El mundo no nos entiende porque hablamos un lenguaje que nos es propio que ellos no pueden entender, hemos desarrollado una jerga propia, con palabras que son muy difíciles de entender que sólo las podemos entender nosotros

Es casi otro idioma, es casi latín.

Luego de que Lutero tradujo la Biblia al alemán el evangelio pudo extenderse porque todos podían entenderlo y esto permitió toda una renovación espiritual.

Hoy para entender la verdad contenida en el evangelio las personas que escuchan necesitan la mediación del predicador.

El mundo contemporáneo está a la espera de un monje que traduzca el evangelio a su idioma. Un monje revolucionario que entienda que predicar el evangelio a los que no lo entienden es más importante que sostener tradiciones. (Zapata)

¿ESTAMOS ENCERRADOS EN UNA SUBCULTURA EVANGÉLICA?

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

Las canciones

La expresión de la fe por medio de la música ocupa un lugar central en la devoción del pueblo de Dios desde antaño. Las Sagradas Escrituras explícitamente enseñan como debe ser adorado Dios por medio de alabanzas.

El problema se presenta, otra vez, en el contenido de esas canciones.

Estas alabanzas expresan realidades y términos que sólo pueden ser comprendidos por aquellos que participan y pertenecen a las congregaciones por muchos años y por tanto pueden entender los códigos de esta subcultura.

Esto provoca que aquellos que visitan por primera vez a una congregación evangélica perciban desde ese primer momento que no pertenecen. Lo grave es que esto no ocurra por su condición espiritual sino por su condición cultural.

Las reuniones

Todas las estructuras de las diferentes tipos de reuniones en las iglesias evangélicas son propias de esta subcultura evangélica, ni Jesús ni los apóstoles definieron alguna forma determinada en la que nos tenemos que reunir.

La estructura actual de las reuniones responde a la tradición, es más cultural que bíblica.

Las reuniones en general adolecen de estas características de apertura a que nos estamos refiriendo. Las canciones, el lenguaje y los mensajes están dirigidos a quienes son parte de la congregación, generalmente se presupone que todos conocen la Biblia, la ubicación de los libros, los versículos, los pasajes y las historias bíblicas.

¿ESTAMOS ENCERRADOS EN UNA SUBCULTURA EVANGÉLICA?

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

Los eventos

En nuestro medio se hace una fuerte crítica a los escenarios seculares y a todo el mundo del entretenimiento, pero esta subcultura evangélica armó un mundo de entretenimiento cristiano paralelo, para mantenernos ocupados en las comodidades de nuestras iglesias.

El problema es que cuando el talento de nuestros jóvenes es usado exclusivamente para la iglesia deja en tinieblas a un mundo necesitado de luz.

Debemos llevar a Cristo a una cultura sedienta de una realidad espiritual con Dios.

Los mejores músicos cristianos deben estar en escenarios del mundo no en escenarios cristianos para redimir la cultura. La iglesia tiene mucho para decirle a la cultura justamente por la vileza de los escenarios hace faltan músicos cristianos que conduzcan a la audiencia a cambios en sus corazones hacia nuevas dimensiones.  (Zapata)

¿ESTAMOS ENCERRADOS EN UNA SUBCULTURA EVANGÉLICA?

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

Los medios de comunicación

Son los medios de comunicación evangélicos la parte más accesible de esta subcultura evangélica para aquellos que no son parte de ella, es donde más se trasluce nuestro hermetismo, nuestros códigos, mitos y ritos, por esto es donde mejor se debería cuidar de ser abiertos y de procurar ser lo más inclusivos posible.

La radio

Como los espacios y hasta los equipos son económicos es el medio al cual se puede acceder con más facilidad y por tanto es el espacio en el cual se hacen más evidentes los errores que se comenten y los no cristianos pueden tomar más conciencia de este cerramiento de la subcultura evangélica.

En los programas de radio es donde más se abusa de la jerga evangélica y se consume la música evangélica.

La televisión

Al igual que la radio son medios en los cuales los no cristianos pueden tomar conciencia de la distancia para acceder a comprender esta subcultura evangélica.

PREGUNTAS FINALES

¿Qué es lo que enseñamos en la iglesia?

¿Qué es lo que le predicamos al mundo?

¿Es el Evangelio,:la Palabra de Dios que tiene poder para redimir?

¿O estamos transmitiendo nuestra subcultura evangélica: nuestras costumbres y nuestros hábitos?

¿ESTAMOS ENCERRADOS EN UNA SUBCULTURA EVANGÉLICA?

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 5 - IGLESIA. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿ESTAMOS ENCERRADOS EN UNA SUBCULTURA EVANGÉLICA?

  1. Que la Iglesia pueda ir al mundo, y no el mundo a la Iglesia.
    Muchas veces caemos en eso de que no debemos relacionarnos con el mundo por ser cristianos, sin embargo, la mejor forma de llevar la verdad de Jesús es siendo cristiano en el mundo. Transmitiendo las buenas noticias con un tono que el mundo pueda percibir y generando la intriga de ir en busca del amor que nosotros pudimos encontrar.

  2. La iglesia debe abrirse e ir a buscar al pecador, no amar al mundo pero si ir en amor a buscar a los que no tienen esperanza ni Dios. Estamos llenos de “iglesias” sectarias, aun dentro de los grupos en las casas, los cuales se juntan en grupos cerrados y no se abren ni siquiera para interrelacionarse con los demas hermanos, constituyendo un grupo sectario mas. Muy buena reflexion hermano, estoy totalmente de acuerdo!!!

  3. Mariela Minetti dijo:

    Muy de acuerdo… vi el vídeo de Junior Zapata al que haces referencia… que bueno JuanMa ver esto escrito por vos… es lo que Dios nos esta hablando a nosotros también!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s