UNA NUEVA ESPERANZA PARA LAS CRISIS FAMILIARES


Luego de la caída, Adán y Eva tenían cierta expectativa

En el mismo decreto por el que fueron expulsados del paraíso había una promesa que les proveía esperanza en medio del dolor, del desaliento y de la congoja que produce el tomar conciencia de todo lo que había perdido por haber hecho las cosas mal.

¿Lo recuerdan? ¿Alguna vez lo sintieron?

La promesa

Génesis 3:15  Y pondré enemistad entre ti y la mujer,  y entre tu simiente y la simiente suya;  ésta te herirá en la cabeza,  y tú le herirás en el calcañar

Así, nació Caín y luego Abel, los mimaron y los vieron crecer con mucha expectativa.

¡Qué ardua tarea la paternidad!

Es una materia en la que el resultado te lo dan como mínimo trece años después que comenzaste a cursar.

Al principio todo parece ir tan bien que esta se le vive con cierta displicencia.

Hace poco leí una frase por ahí: era mucho mejor padre cuando no tenía hijos.

Necesitamos acompañar este anhelo con oración y quebrantamiento ante el único que nos puede ayudar en esta tarea:

¡El Padre por excelencia, el creador de la familia!

Nacen Caín y Abel

La familia que fue diseñada por Dios para que seamos de bendición para todas las familias de la tierra, que fue diseñada para la sanidad de las naciones: está herida.

El pecado la ha herido de egoísmo y debilidad.

La familia que fue diseña para sanar, enferma.

Siembra su herida y la multiplica entre sus hijos.

Esa expectativa de Adán y Eva de un hijo redentor se enfrentó a la realidad de la multiplicación de su pecado, en vez de un hijo redentor gestaron un asesino.

Los sociólogos hoy concuerdan que la violencia de la sociedad está gestada en la familia.

Hijos insatisfechos por el egoísmo de los padres andan vagando buscando alguien que les brinde ese cariño de padre y de madre que no han recibido en el hogar.

Surgen las tribus urbanas, las patotas, el abuso del sexo todo es fruto de esta misma insatisfacción.

No sólo la insatisfacción de los hijos por el egoísmo de los padres genera violencia.

Uno de los sentimientos más complejos que pueden alcanzar episodios de violencia extrema y otra de las grandes causas de la violencia de la sociedad es el celo entre hermanos.

Conozco un caso personalmente de un muchacho que en una navidad le prendió fuego a su hermano. Dramático, un caso extremo pero hay algo en el corazón que debe ser tratado.

El primer hijo, la gran esperanza de los padres mató a su hermano

Génesis 4:5-8  Y se ensañó Caín en gran manera,  y decayó su semblante. Entonces Jehová dijo a Caín:  ¿Por qué te has ensañado,  y por qué ha decaído tu semblante? Si bien hicieres,  ¿no serás enaltecido?  y si no hicieres bien,  el pecado está a la puerta;  con todo esto,  a ti será su deseo,  y tú te enseñorearás de él. Y dijo Caín a su hermano Abel:  Salgamos al campo.  Y aconteció que estando ellos en el campo,  Caín se levantó contra su hermano Abel,  y lo mató.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

 Hoy hay una gran necesidad de afecto de hermano.

Estas tribus urbanas, los grupos de amigos procuran dar ese sentido de hermandad que en la familia no encuentra.

Es llamativo ver en las redes sociales especialmente a los adolescentes hacer figurar como hermanos a un montón de amigos pero a ninguno de sus hermanos.

Los amigos pasarán pero los hermanos quedarán.

Este es un texto muy primitivo.

Fue pasando de boca en boca, lo escribieron en papiros donde era necesaria una gran economía de palabras.

¿Por qué te has ensañado,  y por qué ha decaído tu semblante?

Si bien hicieres,  ¿no serás enaltecido? 

Y si no hicieres bien,  el pecado está a la puerta;

Con todo esto,  a ti será su deseo,  y tú te enseñorearás de él.

Hay pasiones desordenadas que son las que nos impiden tener buenas relaciones familiares.

Efesios 2:1-3  Y él os dio vida a vosotros,  cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo,  siguiendo la corriente de este mundo,  conforme al príncipe de la potestad del aire,  el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,  entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne,  haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos,  y éramos por naturaleza hijos de ira,  lo mismo que los demás.

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

Esta semana, ocurrió un hecho espeluznante, cómo podemos ver en el siguiente video filmado el 06/10/12 en la colectara de Gral Paz en Villa Martelli en Buenos Aires.

Un marido en un ataque de ira se baja del auto a pelear con un camionero.

Ella se baja para controlar a su marido.

Y se ve los continuos intentos por pacificar.

El camionero en otro ataque de ira acelera el camión contra la multitud que se había juntado.

Y arrolla a su hermana, la que muere en el momento.

Este es un caso llevado al extremo de lo que se vive.

Hay espíritus que operan en los hijos de desobediencia.

Somos hijos de ira hacemos la voluntad de nuestras pasiones.

Efesios 2:4-5  Pero Dios,  que es rico en misericordia,  por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados,  nos dio vida juntamente con Cristo  (por gracia sois salvos),

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 4 - FAMILIA y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s