DISCIPLINADOS PARA ENCONTRAR LA GRACIA DE DIOS (Parte 1)


PERFECCIONANDO LA SANTIDAD EN EL TEMOR DE DIOS

2 Corintios 7:1

1) SANTIDAD

Seguid la paz con todos y la santidad sin la cual nadie verá al Señor. Hebreos 12:14

Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad. Salmo 29:2

La santidad es el estado más alto en la experiencia humana.

Es una condición anhelable, es hermosa la santidad

Es la libertad gloriosa de los hijos de Dios que toda la humanidad está aguardando que los hijos de Dios manifiesten.  Romanos 8:21

Es la libertad donde todos los anhelos que tenemos en nuestro espíritu los vivimos y los manifestamos sin ingerencia de nuestra carnalidad.

Separarnos del mundo y del pecado

Puesto que todas estas cosas (la tierra y las obras en ella) han de ser desechas. ¡Cómo no deberán andar en santa y piadosa manera de vivir!  2 Pedro 3:11

Para que sean irreprochables y sencillos,  hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecerán como lumbreras en el          Filipenses 2:15

Santidad es separación, es ser apartados y consagrados para Dios.

Esta separación siempre tendrá un grado de violencia.

Esta santidad que procura es una santidad en el Espíritu, es una santidad que atrae.

Hay una santidad que atrae y una santidad que espanta.

La santidad en el Espíritu, es hermosa, es una libertad deseable.

La santidad en la carne, condena produce soberbia.

Limpiarnos de toda contaminación

Puestos que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios. 2 Corintios 7:1

Si alguna se limpia de estas cosas, será instrumento para honra y santificado, útil al Señor y dispuesto para toda buena obra. 2 Timoteo 2:21

La santidad es una responsabilidad nustra.

Tiene que ser perfeccionada.

Somos nosotros los que nos limpiamos para ser instrumento de honra.

DISCIPLINADOS PARA ENCONTRAR LA GRACIA DE DIOS

Mensajes predicados por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

2) INTEGRIDAD     Viene del latín “integritas” = integral

Dios busca hombres integros.

Muchos hombres proclaman cada uno su propia bondad, pero hombre de verdad,  ¿quién lo hallará? Camina en integridad el justo y sus hijos son dichosos después de él

Proverbios 20:6-7.                                                                    

¿Quién morará en tu monte santo?

El que anda en integridad y hace justicia, el que habla verdad en su corazón. El limpio de manos y puros de corazón; El que no ha elevado su alma a cosas vanas, ni ha jurado con engaño.             Salmo 15:2, 24:4

Jack Hayford Es un corazón completo, no está fragmentado con dobleces de ánimo.

No está erosionado por el engaño personal o por la deshonestidad

Es alguien que mantiene su corazón, sensible y listo para responder al Señor.                 

 

Billy Graham  Es una persona que es la misma en su interior como lo es en su exterior.

No tiene discrepancias entre lo que dice y lo que hace.

Es coherente entre su hablar y su caminar.

Es confiable a solas y a miles de km. como lo es en la iglesia o en su casa.

Ser un hombre de principios es mucho mas que tener principios.

Es defender nuestros principios a costo de nuestro beneficio.

Hay un sacrificio, una pérdida personal que deberá asumir quien desea ser un hombre integro un hombre de principios.

Es fácil decir una mentira pero es muy difícil decir solo una.

La falta de sinceridad se convierte fácilmente en un hábito

 

DISCIPLINADOS PARA ENCONTRAR LA GRACIA DE DIOS

Mensajes predicados por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

3)         DOMINIO PROPIO

Es el fruto del Espíritu Santo.

Se suele confundir dominio propio con un esfuerzo carnal, y  es una operación espiritual.

Poniendo toda diligencia por esto mismo,  añadid a vuestra fe virtud;  a la virtud,  conocimiento;  al conocimiento,  dominio propio;  al dominio propio,  paciencia;  a la paciencia,  piedad; a la piedad,  afecto fraternal;  y al afecto fraternal,  amor.

2 Pedro 1:5-7

La Escritura dice que el culto voluntario no trata con la carne.

Al resistir carnalmente le concedemos mas poder al pecado, no produce transformación.

Colosenses 2:20-23  Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo,  ¿por qué,  como si vivieseis en el mundo,  os sometéis a preceptos  tales como:  No manejes,  ni gustes,  ni aun toques (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres),  cosas que todas se destruyen con el uso? Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario,  en humildad y en duro trato del cuerpo;  pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne.

La Escritura dice que el legalismo es doctrina de demonios.

1 Timoteo 4:1-3 Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe,  escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios…

prohibirán casarse,  y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad.

Es ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu. Efesios 3:16

Hay una continua operación de nuestra carnalidad para sacarnos de nuestra llenura del Espíritu Santo

Si tenemos un ser interior débil andamos al compás de nuestros pensamientos y sentimientos

Tenemos que estar continuamente velando, lo carnal no lo podemos evitar la clave es velar e identificar cuando estamos a la carne para volver rápido a la comunión con el Espíritu

La madurez no es el anular la carne sino el debilitarla para volver cada vez más rápido.

Romanos 8:13  porque si vivís conforme a la carne,  moriréis;  mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne,  viviréis.

Al volver a la comunión con el Espíritu se alinean mis pensamientos, mis sentimientos y mi voluntad se fortalece por su poder actuando en mí.

DISCIPLINADOS PARA ENCONTRAR LA GRACIA DE DIOS

Mensajes predicados por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

4) VIDA DISCIPLINADA

Ejercítate para la piedad =  disciplínate para la santidad            1 Timoteo 4:7

Ejercítate: gimmos (gimnasia) = desnudo, atletas corrían desnudos sin peso adicional.

Las virtudes espirituales tienen un comportamiento muscular.

Como lo muscular tomo volumen cuando se ejercita y el ejercicio facilita seguir entrenando. Cuando dejamos de entrenar los músculos se debilitan y retomar cada vez cuesta más.

En cuanto a las virtudes espirituales ocurre lo mismo.

Cuando más oramos tenemos más ganas de orar y en cuanto dejamos de orar cada vez tenemos menos ganas de orar y cuesta retomar.

Despojémonos de todo peso y de todo pecado que nos asedia y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio y se sentó a la diestra del trono de Dios. Hebreos 12:1-2

¿No saben que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno sólo lleva el premio? Corran de tal manera de poder obtenerlo. Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos para recibir una corona corruptible pero nosotros una incorruptible. Así que yo de esta manera corro, no como a la ventura, de esta manera peleo no como quien pelea contra el aire sino que golpeo mi cuerpo y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros yo mismo venga a ser eliminado. 1 Corintios 24-27

 

No es la disciplina la que produce la transformación interior.

La disciplina nos coloca en el lugar adecuado por donde fluye la gracia.

Al recibir el don de Dios ocurren los cambios.

Disciplinarnos entonces es colocarnos donde la gracia de Dios está fluyendo. 

DISCIPLINADOS PARA ENCONTRAR LA GRACIA DE DIOS

Mensajes predicados por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 3 - HOMBRE y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a DISCIPLINADOS PARA ENCONTRAR LA GRACIA DE DIOS (Parte 1)

  1. Dario dijo:

    Muy buena tu prédica acerca de esto, Juanma! Yo agregaría la memorización de la palabra a una de las disciplinas (descuidadas) de los cristianos… aunque tal vez entre dentro de la categoría de estudio de la Palabra.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s