CONOCIENDO LA LEY DEL PECADO


1 – DIOS NOS TOMA MUY EN CUENTA

Romanos 8:28-39 (Nueva Versión Internacional)

Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman.

A los que han sido llamados de acuerdo con su propósito.

Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo,

Para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

A los que predestinó, también los llamó; a los que llamó, también los justificó; y a los que justificó, también los glorificó.

¿Qué diremos frente a esto?

Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra?

El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros,

¿Cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas?

Dios nos toma muy en cuenta, no somos uno más.

Dios tiene altísimos propósitos con nuestras vidas.

Propósitos que tienen eternidad.

Dios no ha cambiado y tiene las mismas cosas en su corazón.

Esto estaba en el corazón de Dios cuando creó al hombre

Génesis 1:27-28 (Nueva Versión Internacional)

Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó, y los bendijo con estas palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo.»

Dios me llama a sojuzgar la tierra, a que me multiplique y llene la tierra.

Esto estaba en el corazón de Dios cuando llamó a Abraham

Génesis 12:2-3 (Nueva Versión Internacional)

Haré de ti una nación grande, y te bendeciré;

Haré famoso tu nombre, y serás una bendición.

Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan;

¡Por medio de ti serán bendecidas todas las familias de la tierra!

Quiere que seamos bendición para todo lo que nos rodea

Quiere que nuestro nombre sea famoso.

Esto estaba en el corazón de Dios cuando llamó a David

1 Crónicas 17:7-10 (Nueva Versión Internacional)

Yo te saqué del redil para que, en vez de cuidar ovejas, gobernaras a mi pueblo Israel.

Yo he estado contigo por dondequiera que has ido, y he aniquilado a todos tus enemigos. Y ahora voy a hacerte tan famoso como los más grandes de la tierra.

También voy a designar un lugar para mi pueblo Israel, y allí los plantaré para que puedan vivir sin sobresaltos. Sus malvados enemigos no volverán a oprimirlos como lo han hecho desde el principio, desde los días en que nombré jueces sobre mi pueblo Israel. Yo derrotaré a todos tus enemigos.

Realmente nos toma en serio.

Nos acompaña donde vamos y se encarga de todos nuestros enemigos.

Esto no es sólo con David es lo que está en su corazón por la eternidad.

Esto estaba en el corazón de Dios cuando llamó a los profetas

Jeremías 1:5, 7-10 (Nueva Versión Internacional)

Antes de formarte en el vientre, ya te había elegido; antes de que nacieras, ya te había apartado; te había nombrado profeta para las naciones.

No digas: Soy muy joven, porque vas a ir adondequiera que yo te envíe, y vas a decir todo lo que yo te ordene. No le temas a nadie, que yo estoy contigo para librarte.

Lo afirma el Señor. Luego extendió el Señor la mano y, tocándome la boca, me dijo:

He puesto en tu boca mis palabras. Mira, hoy te doy autoridad sobre naciones y reinos,

Para arrancar y derribar, para destruir y demoler, para construir y plantar.

Dios nos toma muy en serio, nos tiene muy en cuenta.

Antes de nacer ya nos tenía en cuenta.

Esta con nosotros para liberarnos y nos da autoridad

Esto es lo mismo que está en el corazón de Dios cuando nos llama a hacer discípulos

Mateo 28:18-20 (Nueva Versión Internacional)

Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.

Nos llamó desde antes de la creación el mundo y con Cristo nos dio todas las cosas.

Quiere que nos multipliquemos que sojuzguemos, que señoreemos.

Dios me llama a rescatar a aquellos que están esclavos de Satanás y su destino es el infierno.

Eso es hacer discípulos para eso se nos ha dado autoridad y la promesa que va a estar con nosotros, esto implica también la derrota de todos nuestros enemigos.

Y que nuestro nombre muy famoso en la tierra.

La diferencia que es que nuestro nombre es Cristo.

La iglesia, la novia la hermosa de la tierra ese es el nombre que Dios quiere hacer famoso. Por eso me llama a hermosear a su iglesia con vestiduras resplandeciente sin mancha ni arruga.

Conclusión:

Dios tiene los mismo en su corazón por la eternidad, hacer algo muy grande en la tierra.

El nos tiene muy en cuenta para eso.

El problema está en nosotros.

Hoy los enemigos a destruir están en nuestro corazón

Conociendo la ley del `pecado.

Mensaje predicado por JuanManuel Montané

Publicado en el blog Soltar la Palabra

2 – LOS ENEMIGOS A DESTRUIR ESTAN EN NUESTRO CORAZÓN

 Romanos 7:12-25 

La ley es santa, y que el mandamiento es santo, justo y bueno.

La ley es espiritual. Pero…

No entiendo lo que me pasa, pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco.

Ahora bien, si hago lo que no quiero, estoy de acuerdo en que la ley es buena.

Aunque deseo hacer lo bueno, no soy capaz de hacerlo.

De hecho, no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero.

Y si hago lo que no quiero, ya no soy yo quien lo hace sino el pecado que habita en mí.

Porque en lo íntimo de mi ser me deleito en la ley de Dios;  pero me doy cuenta de que en los miembros de mi cuerpo hay otra ley, que es la ley del pecado. Esta ley lucha contra la ley de mi mente, y me tiene cautivo.

¡Soy un pobre miserable! ¿Quién me librará de este cuerpo mortal?

En conclusión, con la mente yo mismo me someto a la ley de Dios, pero mi naturaleza pecaminosa está sujeta a la ley del pecado.

Hay una tremenda lucha en nuestro interior. Estoy dividido en mi mismo.

Por un lado en mi espíritu hay revelación, las cosas de Dios llenan mi corazón, el proyecto de Dios me apasiona pero…

Termino viviendo como no quiero: encerrado en mi mismo, viviendo para mí, haciendo mi voluntad y no la voluntad de Dios que es la que quiero hacer.

 HAY DOS ASPECTOS DE ESTA LUCHA QUE TENEMOS QUE RECONOCER

 1)      EL PECADO SE TRANSFORMA EN NUESTRO ENEMIGO PORQUE NOS EMPUJA A HACER LO MALO

 Hay algunos que están viviendo esta lucha muy dramáticamente.

Están siendo sometidos por esa ley del pecado.

Quieren, anhelan victoria, aman la ley de Dios, PERO …

 El pecado en ellos les conoce bien la vuelta para someterlos.

Así está luchando con pecados íntimos, casi secretos pero están destruidos en su interior.

Pornografía, masturbación, codicia, ira, rencor, enojo, deseos de venganza.

Tengo una palabra para vos en esta mañana.

Dios diseñó tu vida para que el pecado no te gobierne.

Hemos aprendido que se vence luchando, pero acá las cosas son al revés, cuando más luchas más poder le das al pecado.

Esta victoria viene por revelación.

Hay algo más poderoso en vos que el pecado.

Tienes una vida poderosa que el Espíritu comunica a tu cuerpo vivificando todo lo que esta muerto.

Sos una nueva criatura.

Tenes ojos nuevos que ven lo bueno.

Un corazón nuevo y una mente nueva.

Conociendo la ley del `pecado.

Mensaje predicado por JuanManuel Montané

Publicado en el blog Soltar la Palabra

 2)      EL PECADO SE TRANSFORMA NUESTRO ENEMIGO

PORQUE NOS IMPIDE HACER LO BUENO

El primer aspecto es un aspecto destructor o corruptor que nos empuja a hacer lo malo, el segundo aspecto, es un aspecto inhibidor, cuando queres hacer lo bueno el pecado que hay en ti, te lo impide.

 Desde Adán hasta hoy vivimos escondiéndonos.

Las ciudades fueron diseñadas desde la era de Caín para escondernos de Dios.

Encima Freud ha enseñado al hombre de hoy a huir de sus responsabilidades trasladando la culpa a los demás.

El materialismo nos encierra en nuestros propios proyectos aislándonos de las necesidades de los demás.

Y el posmodernismo que hoy vivimos nos enseña a huir y quedar presos a la tiranía de nuestras sensaciones y experiencias.

La tecnología nos intenta encerrar en nuestros cuartos en una PC, como es la experiencia crecientes de muchos y no sólo preadolescentes que se esconden porque no saben relacionarse con el mundo que los rodea.

Este plan que Dios tiene para nosotros no nos deja encerrarnos en nosotros mismos.

Nos empuja a relacionarnos.

A salir de nuestros encierros, de nuestros proyectos, de nuestras comodidades, de nuestras experiencias para acercarnos al otro.

Dios es todo relación.La Trinidades el ejemplo perfecto de entrega mutua, de preferencia mutua, de un servicio mutuo.

Cristo nos dio ese ejemplo para que aprendiéramos a dar nuestras vidas por los hermanos, servir a los demás sin esperar nada a cambio,

Perdonar setenta veces, caminar otra milla, poner la mejilla.

El desafío de la fe es salir de nuestro encierro y ocuparnos del otro.

Del hermano, del prójimo hasta del enemigo.

Esto implica despegarnos del televisor, de la compu, de nuestro cansancio y ocuparnos del otro.

El Espíritu de vida no solo te da poder para que tu carne no te empuje al pecado, sino que este Espíritu de vida te da poder para que puedas salir de tu encierro.

Te da poder para ser testigo.

Apasiona tu corazón para que vayas más allá de lo lógico y de lo esperable.

Te da autoridad y te da coraje.

Al que salga vencedor y cumpla mi voluntad hasta el fin:

Le daré derecho a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios.

No sufrirá daño alguno de la segunda muerte.

Le daré del maná escondido, y le daré también una piedrecita blanca en la que está escrito un nombre nuevo que sólo conoce el que lo recibe.

Le daré autoridad sobre las naciones –así como yo la he recibido de mi Padre– y él las gobernará con puño de hierro; las hará pedazos como a vasijas de barro. También le daré la estrella de la mañana.

Se vestirá de blanco. Jamás borraré su nombre del libro de la vida, sino que reconoceré su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles.

 Lo haré columna del templo de mi Dios, y ya no saldrá jamás de allí. Sobre él grabaré el nombre de mi Dios y el nombre de la nueva Jerusalén, ciudad de mi Dios, la que baja del cielo de parte de mi Dios; y también grabaré sobre él mi nombre nuevo.

Le daré el derecho de sentarse conmigo en mi trono, como también yo vencí y me senté con mi Padre en su trono.

Conociendo la ley del `pecado.

Mensaje predicado por JuanManuel Montané

Publicado en el blog Soltar la Palabra

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 3 - HOMBRE y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s