PRINCIPIOS PARA APRENDER A ADORAR A DIOS (parte 3)


20 – La adoración trae libertad y transforma

Si quieres ser cambiado, la adoración es la clave.

Cuando estás adorando, y miras Su rostro, eres transformado de gloria en gloria.

2 Corintios 3:18 Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.

Nos vamos asemejando a aquello que adoramos.

2 Corintios 3:17 Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.

Esa libertad es la que comenzamos a experimentar mientras adoramos.

Al entrar en el ámbito de gloria y vemos las cosas maravillosas que Dios está preparando para nosotros.

1 Corintios 2:9-10  Antes bien,  como está escrito: Cosas que ojo no vio,  ni oído oyó,

Ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu;  porque el Espíritu todo lo escudriña,  aun lo profundo de Dios.

21 – ¡A nosotros se nos ha dado saber los misterios del Reino!

Lucas 8:10  A vosotros os es dado conocer los misterios del reino de Dios;  pero a los otros por parábolas,  para que viendo no vean,  y oyendo no entiendan.

En la adoración en la contemplación de su rostro hay revelación.

Es un regalo del Señor, el regalo de la revelación, conocer por el Espíritu, por la vista del ojo espiritual, por la audición del oído espiritual.

Este es un don de Dios que opera en la manifestación de la gloria.

Dios desea que nosotros seamos aquellos que conocen el misterio del reino.

Job 33:15-16 Por sueño, en visión nocturna, Cuando el sueño cae sobre los hombres, Cuando se adormecen sobre el lecho, Entonces revela al oído de los hombres, Y les enseña su consejo,

Deuteronomio 29:29 Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley.

Dios nos está diciendo: “Tengo tantas cosas que quiero decirte, que deseo compartir contigo. Deseo revelártelas a ti. Te ha sido dado saber…Mas a ellos no les es dado”.

¿Dónde radica la diferencia?

Uno de los impedimentos más grandes para que Dios se revele es la indiferencia.

Dios sigue diciéndonos: “A ellos no me puedo revelar porque son tan indiferentes a Mi presencia. Quiero que te sientes conmigo en Mi trono porque quiero revelarte muchas otras cosas a ti.

Otros de los impedimentos para el obrar de Dios es el uso de esa revelación para beneficio propio.

Dios se lamenta: “Su corazón no me busca sinceramente. Ellos quieren el conocimiento por el conocimiento. Ellos quieren el conocimiento para poder argumentar. Ellos quieren el conocimiento para dar discursos. Ellos quieren el conocimiento para que la gente los reconozca. Ellos, en realidad, no me quieren a mí.

 

PRINCIPIOS PARA APRENDER A ADORAR A DIOS (parte 3)

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

22 – La revelación de la gloria de Dios siempre termina en la tierra.

Empieza en el rostro de Jesucristo, continúa con la manifestación de la gloria celestial, pero siempre termina en la tierra.

Apocalipsis 21:23-24 La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brille en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. Y las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella; y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella.

Su continua preocupación es la que pasa en la tierra.

Y quiere mostrarte su preocupación por la tierra pero cuando El te muestra la tierra, la verás desde el punto de vista del cielo, desde Su perspectiva.

Cuando ves la tierra de esa manera, los problemas no son tan abrumadores.

Cuando la visión y la revelación están ligadas al servicio, a las necesidades cotidianas y a las debilidades del Cuerpo de Cristo; estas, se mantienen en correcta relación con el todo.

Toma la perspectiva del cielo.

En ese ámbito de la gloria, tu fe es liberada para creer por cosas mayores que Dios tiene.

Empiezas a conocer al Rey de Gloria.

Tomamos conciencia que El es Aquel que pelea las batallas.

El es Aquel que trae las victorias.

 23 – La Gloria se manifiesta en la tierra a través de mi vida.

El Señor hace descender la gloria hacia nosotros para que la podamos ministrar.

La alabanza siempre es necesaria. Es la llave, es el entrar, es el ascenso.

Son las acciones de gracias, reconociendo sus obras y su grandeza.

La alabanza produce hambre de Dios en nuestros corazones.

En la alabanza ascendemos. Mientras más exuberante es la alabanza, mayor será la profundidad de la adoración.

Vamos a Dios y luego El se manifiesta en nosotros.

Aviva su habitar en nosotros.

Efesios 3:16-17  para que os dé,  conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones

Luego de la unidad que se produce en la adoración, en la intimidad viene la revelación.

En esa revelación hay transformación: el ser fortalecido con poder.

Y esa transformación produce ministración de la gloria a los demás.

Luego del entrar, del ascender viene el descender de la gloria en la ministración.

 

PRINCIPIOS PARA APRENDER A ADORAR A DIOS (parte 3)

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

24 – El requisito más importante para tener la manifestación de la gloria es: la unidad.

La alabanza es un proceso hacia la unidad.

Cada uno viene con su microclima con su situación personal

Al cantar todos elevamos una misma oración.

En la medida que esa misma canción nos una en un mismo espíritu por el Espíritu de Dios, se produce la unidad.

Y cuando brota la unidad, inmediatamente cae la gloria. Como en Pentecostés.

Hechos 2:1-4  Cuando llegó el día de Pentecostés,  estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba,  el cual llenó toda la casa donde estaban sentados… y fueron todos llenos del Espíritu Santo,  y comenzaron a hablar en otras lenguas,  según el Espíritu les daba que hablasen.

 25 – La gloria trae libertad y desenvoltura en la ministración.

La manifestación de la gloria de Dios trae desenvoltura en todas las dimensiones de ministerio.

La gloria trae libertad, por ejemplo, en el ministerio de sanidad.

Cuando nos trasladamos al ámbito de la gloria, la sanidad simplemente se produce, no hay esfuerzo.

Si puedes estar a solas con Dios y empezar a alabarle, luego trasladarte a la adoración, y permitir que la gloria descienda, te encontrarás a ti mismo como un triunfador.

Encontrarás a Dios trabajando a tu favor.

Dios me mostró ese día que si la muerte no está obrando en mí, si no hay amargura, si no hay contienda, si no hay crítica (nada relacionado con la muerte), puedo mandar sobre la muerte.

Si la muerte está obrando en mí, no tengo autoridad sobre la muerte.

Si la vida está fluyendo a través de mí, tengo la autoridad sobre todo tipo de muerte. Debemos trasladarnos al poder de la resurrección de Dios.

Dios vivifica todo por el Espíritu de resurrección, el mismo Espíritu que levantó a Cristo de los muertos hoy vivifica todas las cosas.

Romanos 8:11  Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros,  el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.

A medida que vivimos en el ámbito de la gloria, veremos lo milagroso, como el mundo nunca lo ha visto.

La productividad de la semilla no está determinada por la semilla, está determinada por el suelo.

La semilla en sí misma es poderosa, tiene abundancia de vida.

El suelo preparado por el Espíritu recibe la semilla, que, en su tiempo, produce cien veces más.

En el ámbito de la gloria, somos terreno fértil, y podemos producir cien veces más.

 PRINCIPIOS PARA APRENDER A ADORAR A DIOS (parte 3)

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltarla Palabra”

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1 - DIOS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a PRINCIPIOS PARA APRENDER A ADORAR A DIOS (parte 3)

  1. obed parra dijo:

    Palabras que alaben o exalten Dios

  2. abner ochoa dijo:

    Si vivimos en unidad tendremos un ámbito transformador para cambiar el mundo. Muy buen material bendiciones

  3. wilfredo picos dijo:

    solo en unida podremos hacer cambios en nosotros y podremos a ayudar a otrosa acerlo

  4. María Gladys González dijo:

    Dios les bendiga
    Es una bendición para mi vida porque lo primero es la adoración, veía la necesidad de adorar pero no me era lo principal.
    Entendí que es la base para predicar se me hacía tan difícil evangelizar,servir a Dios con libertad,. Etcétera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s