EL MISTERIO DE CRISTO Y DEL ESPÍRITU SANTO


1 – El apóstol Pablo y el misterio de Cristo

Efesios 3:4  leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo

Col 1:27  a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles;  que es Cristo en vosotros,  la esperanza de gloria,

Col 2:2-3  para que sean consolados sus corazones,  unidos en amor,  hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento,  a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.

Col 4:3-4  orando también al mismo tiempo por nosotros,  para que el Señor nos abra puerta para la palabra,  a fin de dar a conocer el misterio de Cristo,  por el cual también estoy preso en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.

El misterio de Cristo y el misterio del Espíritu Santo

El énfasis actual sobre el Espíritu Santo

Es muy importante pero no podemos perderlo de vista que no es exactamente un énfasis escritural.

Es un énfasis muy importante pero hay que concebirlo conforme a la revelación dela Trinidad.

Hablar dela Personadel Espíritu Santo

Hablar de la amistad del Espíritu Santo,

El Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad.

Andar en el Espíritu, pensar las cosas del Espíritu, ser guiados por el Espíritu, hacer morir a la carne.

Conferirnos dones para hacer la obra, poder para ministrar, para sanar, para ser testigos.

Podemos ver que la revelación del misterio del Espíritu tiene que ver con nuestra experiencia interior, con nuestra subjetividad.

Esto es importante aclararlo

Para comprender el las funciones del resto dela Trinidad.

El contenido de la evangelización es Cristo

El contenido del kerigma es Cristo.

1Co 1:23  pero nosotros predicamos a Cristo crucificado,  para los judíos ciertamente tropezadero,  y para los gentiles locura;

1Co 15:14  Y si Cristo no resucitó,  vana es entonces nuestra predicación,  vana es también vuestra fe.

Rom 15:18-20  Porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles,  con la palabra y con las obras, con potencia de señales y prodigios,  en el poder del Espíritu de Dios;  de manera que desde Jerusalén,  y por los alrededores hasta Ilírico,  todo lo he llenado del evangelio de Cristo. Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio,  no donde Cristo ya hubiese sido nombrado,  para no edificar sobre fundamento ajeno.

 

 

EL MISTERIO DE CRISTO

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

2 – CRISTO ES PREEXISTENTE

Antes de la fundación del mundo

Juan 17:24  Padre,  aquellos que me has dado,  quiero que donde yo estoy,  también ellos estén conmigo,  para que vean mi gloria que me has dado;  porque me has amado desde antes de la fundación del mundo.

Pro 8:22  Jehová me poseía en el principio, Ya de antiguo,  antes de sus obras. Eternamente tuve el principado,  desde el principio, Antes de la tierra…

1Pe 1:18-20  sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir,  la cual recibisteis de vuestros padres,  no con cosas corruptibles,  como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo,  como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo,  pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros,

Efesios1:3-4  Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,  que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo,  para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,

Heb 4:3  Pero los que hemos creído entramos en el reposo,  de la manera que dijo: Por tanto,  juré en mi ira, No entrarán en mi reposo; aunque las obras suyas estaban acabadas desde la fundación del mundo.

Mat 25:34  Entonces el Rey dirá a los de su derecha:  Venid,  benditos de mi Padre,  heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.

En la fundación del mundo

Juan 1:1-4  En el principio era el Verbo,  y el Verbo era con Dios,  yel Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas,  y sin él nada de lo que ha sido hecho,  fue hecho. En él estaba la vida,  y la vida era la luz de los hombres.

Prov 8:27- Cuando formaba los cielos,  allí estaba yo; Cuando trazaba el círculo sobre la faz del abismo…  Con él estaba yo ordenándolo todo, Y era su delicia de día en día, Teniendo solaz delante de él en todo tiempo. Me regocijo en la parte habitable de su tierra; Y mis delicias son con los hijos de los hombres.

Gen 1:26  Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,  conforme a nuestra semejanza

Es el que sustenta al mundo

Heb 1:3  el cual,  siendo el resplandor de su gloria,  y la imagen misma de su sustancia,  y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder.

CRISTO EN LA CREACIÓN: PALABRA

 

 

EL MISTERIO DE CRISTO

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

3 – LA ENCARNACIÓN

Y el Verbo se hizo carne

Fil 2:6-7  el cual,  siendo en forma de Dios,  no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,  tomando forma de siervo,  hecho semejante a los hombres;

Se despojó para servir.

Juan 1:14-17  Y aquel Verbo fue hecho carne,  y habitó entre nosotros  (y vimos su gloria,  gloria como del unigénito del Padre),  lleno de gracia y de verdad… Porque de su plenitud tomamos todos,  y gracia sobre gracia. Pues la ley por medio de Moisés fue dada,  pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.

Su servicio fue mostrar la Gloria.

Juan 6:51-57  Yo soy el pan vivo que descendió del cielo;  si alguno comiere de este pan,  vivirá para siempre;  y el pan que yo daré es mi carne,  la cual yo daré por la vida del mundo… Jesús les dijo:  De cierto,  de cierto os digo:  Si no coméis la carne del Hijo del Hombre,  y bebéis su sangre,  no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre,  tiene vida eterna;  y yo le resucitaré en el día postrero. Porque mi carne es verdadera comida,  y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre,  en mí permanece,  y yo en él. Como me envió el Padre viviente,  y yo vivo por el Padre,  asimismo el que me come,  él también vivirá por mí.  Este es el pan que descendió del cielo;  no como vuestros padres comieron el maná,  y murieron;  el que come de este pan,  vivirá eternamente.

Nuestro modelo: Cristo se encarna en nosotros

Dios busca un lugar donde encarnarse.

La salvación no es intelectiva, no volitiva es participativa, es por la comunión con EL.

Habitar entre nosotros

Somos vehículos dela Graciay de la verdad, dela Palabray del Espíritu,

CRISTO EN LA ENCARNACIÓN: SER UNA MORADA PARA QUE DIOS SE MANIFIESTE

 

 

EL MISTERIO DE CRISTO

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

4 – SIERVO OBEDIENTE

Fil 2:8  y estando en la condición de hombre,  se humilló a sí mismo,  haciéndose obediente hasta la muerte,  y muerte de cruz.

Heb 5:7-9  Y Cristo,  en los días de su carne,  ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte,  fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo,  por lo que padeció aprendió la obediencia, y habiendo sido perfeccionado,  vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen.

Heb 2:10  Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas,  y por quien todas las cosas subsisten,  que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria,  perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos.

Heb 2:18  Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.

Heb 12:2  Puestos los ojos en Jesús,  el autor y consumador de la fe,  el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz,  menospreciando el oprobio,  y se sentó a la diestra del trono de Dios.

Isa 53:11  Verá el fruto de la aflicción de su alma,  y quedará satisfecho;  por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos,  y llevará las iniquidades de ellos.

Nuestro modelo

1Pe 2:21  Pues para esto fuisteis llamados;  porque también Cristo padeció por nosotros,  dejándonos ejemplo,  para que sigáis sus pisadas;

2Co 1:5  Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo,  así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación.

1Pe 4:12-14  Amados,  no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido,  como si alguna cosa extraña os aconteciese, sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo,  para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría. Si sois vituperados por el nombre de Cristo,  sois bienaventurados,  porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros.  Ciertamente,  de parte de ellos,  él es blasfemado,  pero por vosotros es glorificado.

Col 1:24  Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros,  y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo,  que es la iglesia.

2 Ti 1:8  Por tanto,  no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor,  ni de mí,  preso suyo,  sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios.

CRISTO EN LA TIERRA:  PARTICIPAR DE SUS AFLICCIONES PARA APRENDER A OBEDECER

 

 

EL MISTERIO DE CRISTO

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

5 – MUERTE Y RESURRECCIÓN

Juan 12:23-24  Jesús les respondió diciendo:  Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado. De cierto,  de cierto os digo,  que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere,  queda solo;  pero si muere,  lleva mucho fruto.

Heb 2:14  Así que,  por cuanto los hijos participaron de carne y sangre,  él también participó de lo mismo,  para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte,  esto es,  al diablo.

Lucas 24: 30  Rico y Lázaro.

Efesios 4:8-10  Por lo cual dice: Subiendo a lo alto,  llevó cautiva la cautividad, Y dio dones a los hombres. Y eso de que subió,  ¿qué es,  sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra? El que descendió,  es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo.

1Pe 3:18-20  Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados,  el justo por los injustos,  para llevarnos a Dios,  siendo a la verdad muerto en la carne,  pero vivificado en espíritu; en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, los que en otro tiempo desobedecieron,

Salmo 24:7

1Co 15:3-6  Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí:  Que Cristo murió por nuestros pecados,  conforme a las Escrituras; y que fue sepultado,  y que resucitó al tercer día,  conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas,  y después a los doce. Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez,  de los cuales muchos viven aún,  y otros ya duermen.

Nuestro modelo

Rom 6:4  Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo,  a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre,  así también nosotros andemos en vida nueva.

Rom 7:4  Así también vosotros,  hermanos míos,  habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo,  para que seáis de otro,  del que resucitó de los muertos,  a fin de que llevemos fruto para Dios.

2 Co 5:15  y por todos murió,  para que los que viven,  ya no vivan para sí,  sino para aquel que murió y resucitó por ellos.

Efesios 2:6  y juntamente con él nos resucitó,  y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús

Heb 13:20-21  Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo,  el gran pastor de las ovejas,  por la sangre del pacto eterno, os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad,  haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo;  al cual sea la gloria por los siglos de los siglo

Victoria

1Co 15:57  Mas gracias sean dadas a Dios,  que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

Sobre el pecado

Juan 1:29  He aquí el Cordero de Dios,  que quita el pecado del mundo.

Sobre la muerte

Mat 12:20  La caña cascada no quebrará, Y el pabilo que humea no apagará, Hasta que saque a victoria el juicio.

MUERTE Y LA RESURRECCIÓN DE CRISTO: VICTORIA

 

 

EL MISTERIO DE CRISTO

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

6 – EXALTACION y  MINISTERIO ACTUAL

Le confiere un nombre: Señor

Fil 2:9-11  Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo,  y le dio un nombre que es sobre todo nombre,  para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos,  y en la tierra,  y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor,  para gloria de Dios Padre.

El envío del Espíritu Santo

Hechos 2:32-33  A este Jesús resucitó Dios,  de lo cual todos nosotros somos testigos. Así que,  exaltado por la diestra de Dios,  y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo,  ha derramado esto que vosotros veis y oís.

Juan 14:17  el Espíritu de verdad,  al cual el mundo no puede recibir,  porque no le ve,  ni le conoce;  pero vosotros le conocéis,  porque mora con vosotros,  y estará en vosotros.

Jesucristo intercede

Rom 8:34  ¿Quién es el que condenará?  Cristo es el que murió;  más aun,  el que también resucitó,  el que además está a la diestra de Dios,  el que también intercede por nosotros.

Heb 9:24  Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano,  figura del verdadero,  sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios.

Edifica la iglesia

Mat 16:18  Y yo también te digo,  que tú eres Pedro,  y sobre esta roca edificaré mi iglesia;  y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

Efesios 4:8-12  Por lo cual dice: Subiendo a lo alto,  llevó cautiva la cautividad, Y dio dones a los hombres. Y eso de que subió,  ¿qué es,  sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra? El que descendió,  es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo. Y él mismo constituyó a unos,  apóstoles;  a otros,  profetas;  a otros,  evangelistas;  a otros,  pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio,  para la edificación del cuerpo de Cristo.

La tarea del Espíritu Santo

El Espíritu como amigo

Juan 14:16-17  Y yo rogaré al Padre,  y os dará otro Consolador,  para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad,  al cual el mundo no puede recibir,  porque no le ve,  ni le conoce;  pero vosotros le conocéis,  porque mora con vosotros,  y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos;  vendré a vosotros.

El Espíritu como maestro

Juan 14:26 Mas el Consolador,  el Espíritu Santo,  a quien el Padre enviará en mi nombre,  él os enseñará todas las cosas,  y os recordará todo lo que yo os he dicho.

Juan 16:7-12  Pero yo os digo la verdad:  Os conviene que yo me vaya;  porque si no me fuera,  el Consolador no vendría a vosotros;  mas si me fuere,  os lo enviaré. Y cuando él venga,  convencerá al mundo de pecado,  de justicia y de juicio. De pecado,  por cuanto no creen en mí; de justicia,  por cuanto voy al Padre,  y no me veréis más; y de juicio,  por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado. Aún tengo muchas cosas que deciros,  pero ahora no las podéis sobrellevar.

El Espíritu Santo como guía y profeta

Juan 16:13-14 Pero cuando venga el Espíritu de verdad,  él os guiará a toda la verdad;  porque no hablará por su propia cuenta,  sino que hablará todo lo que oyere,  y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará;  porque tomará de lo mío,  y os lo hará saber.

Rom 8:14  Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios,  éstos son hijos de Dios.

El Espíritu como vivificador

Rom 8:11  Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros,  el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.

El Espiritu nos da testimonio que somos hijos y herederos

Rom 8:15-17  Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor,  sino que habéis recibido el espíritu de adopción,  por el cual clamamos:  ¡Abba,  Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu,  de que somos hijos de Dios. Y si hijos,  también herederos;  herederos de Dios y coherederos con Cristo,  si es que padecemos juntamente con él,  para que juntamente con él seamos glorificados.

El Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad

Rom 8:26  Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad;  pues qué hemos de pedir como conviene,  no lo sabemos,  pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

El Espíritu nos da poder para testificar

Hechos 1:8  pero recibiréis poder,  cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo,  y me seréis testigos en Jerusalén,  en toda Judea,  en Samaria,  y hasta lo último de la tierra.

 

 

EL MISTERIO DE CRISTO

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1 - DIOS y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s