LA MURMURACIÓN EN LA IGLESIA CONTRA EL ESPÍRITU DE FE


Efesios nos corre el velo

La membrana que separa las cosas naturales de las cosas celestiales.

De manera que podemos ver lo celestial como una realidad tan patente como la natural.

Pablo nos revela aspectos esenciales del propósito de Dios desde la perspectiva celestial.

 

Efesios 1:10  Unir las cosas de los cielos con las cosas de la tierra.

 

Para poder colaborar en esta tarea de Dios de reunir las cosas celestiales y la terrenales primero necesitamos  percibir adecuadamente esa realidad celestial que está mas allá de la realidad natural.

 

Hebreos 6

Se refiere a nosotros como: “los que hemos gustado los poderes del siglo venidero”

 

La realidad del Trono es la realidad que se nos tiene que hacer patente.

 

Dios necesita abrir canales por donde esa realidad celestial pueda conectarse con nuestra realidad terrenal.

 

Dios quiere que toda la Plenitud de Dios que se vive completamente en el cielo la podamos manifestar para poder vivir esa Plenitud en la tierra.

 

Hacen falta cielos abiertos, necesitamos cielos abiertos para que la realidad del Trono sea la realidad en las que nos movemos.

 

El trono es grande, esa grandeza es dela que tenemos que ser consientes en al tierra, no ha límites para Dios.

El trono es poderoso, ese poder tenesmo que manifestarlo

En el trono hay riquezas en gloria, un banquete completo para que cenemos con El en abundancia

En el trono hay plenitud de gozo

Delicias a su diestra.

Esa es la realidad que quiere que vivamos en la tierra

 

INTERACCIÓN ENTRELA ACTIVIDAD CELESTIAL YLA TERRENAL

 

Pidamos revelación para poder entender que interacción hay entre el cielo y la tierra.

Como Jacob que se le abrió la membrana y vio esa escalera por la que ángeles subían y bajaban.

 

¿Cuál es la visión que Dios tiene desde Su Trono?

 

Dios mira las tinieblas que cubren la tierra.

Una gran nube de oscuridad cubre la tierra por acá y por allá.

Y de en medio toda esas tinieblas sube un clamor.

Un clamor que clama  a Dios por justicia como la sangre de Abel. Génesis 4:10

 

Hay todo un gemir que suben de corazones angustiados por

la violencia, las estafas, las traiciones los abusos, las violaciones, robos, etc.

Todo ese gemido sube al Trono de Dios pidiendo justicia.

Este gemido hermanos, hace doler el corazón de Dios. Génesis 6:5-6

 

Por otro lado, te mira a vos y mí, mira a la iglesia

Es su esperanza para que ese clamor sea consolado.

Es su instrumento para que ese profundo dolor de su corazón sea calmado

 

¿Qué mira?

Mira nuestro corazón hasta donde arde con su pasión y con su celo

 

Mira nuestra comunión, cuanta armonía hay entre nosotros.

Las desavenencias en el matrimonio estorban las oraciones, cierran los cielos.

Las desavenencias entre los hermanos también, y si esto es verdad en su forma negativa también lo es en su forma positiva, la unanimidad entre hermanos abren los cielos para la respuesta de la s oraciones

 

LA ARDUA TAREA CELESTIALEN LA TIERRA

 

Es una muy ardua tarea en que todo el orden celestial está involucrado

 

Tratar con nuestras relaciones para que por nuestra unanimidad se abran los cielos.

Tratar con mi corazón como para por el quebrantamiento se abra nuestro corazón

 

El resultado es producir un fuego en mi corazón, una carga, un celo provocado por Dios y así, que me ponga de acuerdo con mi hermano para salir a buscar a los que sufren y que necesitan salvación

 

El trabajo es muy arduo. Hubiera sido más fácil para Dios, hacer la obra directamente por medio de los ángeles

 

Primero tiene que trabajar en mi corazón.

Despertar una pasión. ¿Y como nos encuentra?

Cargados con nuestros proyectos propios, con los corazones ocupados por nuestros propios dolores, no hay espacio para la carga de Dios, para el dolor de Dios.

Leo la Palabra, escucho mensajes, entra en mi mente pero no alcanza mi corazón porque está ocupado con otras cosas, mas naturales, mas urgentes, mas concretas.

 

Luego tiene que trabajar en nuestra comunión

Trabajar para que alcancemos unanimidad. ¿Y como nos encuentra?

Mirando carnalmente los defectos de mis hermanos, juzgando y murmurando.

Criticando a los pastores, a veces sutilmente, solapadamente, teniendo cuidado pero cuando tengo confianza me despacho a gusto.

¿Saben cuando se enfrían nuestros jóvenes?

En el auto a la salida de los cultos, desde que eran chiquitos cuando pensábamos que no entendían, criticando la alabanza, el mensaje, etc.

 

Hoy quiero detenerme en este punto.

Que podamos ver la realidad espiritual que está en juego en la lucha por nuestra unanimidad.

Quiero denunciar una operación entre nosotros que tenemos que reconocer como opera e identificar cual es su fuente.

 

Hay un río subterráneo que recorre nuestras comunidades que viene directamente del infierno.

Un río del cual no somos conscientes, todos nos bañamos en ese río sin comprender el nivel de veneno ponzoñoso con que nos infectamos.

Necesitamos ver ese río para saber contra que estamos luchando.

 

Es el río de la murmuración.

Este río tiene su fuente en el corazón de Lucifer y se mueve subterráneamente en nuestras congregaciones.

 

Analicemos de donde surge.

Lucifer le encontró defectos a la perfección del orden celestial.

Así Satanás logró levantar con su murmuración a un tercio de los ángeles.

Antes de la rebelión hace falta la murmuración, la queja y la calumnia.

Así que, si Dios tuvo que lidiar con la murmuración en el cielo cuanto más nosotros.

 

Pero la cosa no termina allí

Jesús mismo tuvo que lidiar con este río de murmuración fluyendo en medio de los discípulos.

Satanás logra hacer correr la murmuración alrededor del ser mas puro que piso esta tierra y en medio de poderosos milagros y manifestaciones de la Gloria de Dios

 

En Juan 6 luego de la alimentación de los 5000, de andar sobre el mar, de escuchar a Jesús con toda su unción y amor.

 

Juan 6:61       Sabiendo Jesús en sí mismo que sus discípulos murmuraban de esto,

les dijo: ¿Esto les ofende?

 

Juan 6:66       Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás,

y ya no andaban con él.

 

Observen que este río de murmuración opero en medio de toda la Gloria del Hijo de Dios presente en la tierra y cumplió su venenoso efecto

 

¿Uds. también se quieren r?

 

Jesús discernió el trasfondo espiritual de todo esto

Juan 6:70 ¿No os he escogido yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo?

De acuerdo al contexto que estamos considerando otra acepción de la palabra “diabolos” que aquí se traduce diablo sería la mas acertada:  adversario, acusador , calumniador.

 

Jesús identifica en Judas la fuente de este río de murmuración.

Los fariseos cuando lo buscaron no se arriesgaron sabían con quien estaban tratando ya le habían escuchado criticar a Jesús en otros círculos.

Pero no solo había murmurado ante los fariseos también tenemos una evidencia de su contaminación en medio de los discípulos.

 

La reacción de Judas ante la ofrenda de María quebrando el vaso de alabastro, un perfume carísimo equivalente a un salario de un año.

Judas se queja sobre el gasto superfluo, acusando a Jesús de vanidad, que permitió semejante gasto para su propio ego.

En Mateo 26:18 vemos el efecto de murmuración de Judas.

Los discípulos enojados.

También Mateo registra que paso seguido, frente a la decepción que le produjo la respuesta de Jesús. Lo traiciono.

 

La murmuración es algo ponzoñoso.

Tenemos que estar advertido en que río nos estamos metiendo.

La crítica prospera mas fuerte que los logros.

La critica tiene buena prensa. La crítica deleita a la carne

 

Pero hay algo sumamente importante que destruye la critica: El espíritu de fe.

Este río de murmuración destruye el espíritu de fe que es el ambiente indispensable para el crecimiento de una congregación.

Cuando en una congregación hay un espíritu de queja, de crítica y de derrota, no puede esperar grandes cosas de Dios.

Sólo una congregación que se le da lugar,  se respete y se compromete con este espíritu de fe alcanzará las promesas.

2 Corintios 4:13 Pero teniendo el mismo Espíritu de Fe, conforme a lo que está escrito: «Creí, por lo cual hablé», nosotros también creemos, por lo cual también hablamos

Romanos 10:10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

Esto nos significa esconder los problemas. Los problemas están, las imperfecciones están y se tienen que resolver. Pero cuando hablamos acerca de los problemas tengamos cuidado desde que río los estamos analizando

Pero así como tengo fe en la Palabra tengo que tener fe en las obras de Dios.

Las tengo que reconocer y valorar

 

Conclusión:

Dios está esperando que nosotros vayamos a consolar el clamor de los que sufren.

Su esperanza está en nuestra victoria en nuestro ser interior. Que se desata una pasión

Su esperanza está en la calidad de nuestra comunión.

Antes de todo mover, Dios necesita  unanimidad.

Para ello tenemos que identificar ese río subterráneo que nos debilita.

Señor, rechazamos la murmuración para poder desarrollar la unanimidad entre nosotros  y unir nuestro fuego para llevarlo a los que sufren.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 4 - FAMILIA, 5 - IGLESIA, 6 - OBREROS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LA MURMURACIÓN EN LA IGLESIA CONTRA EL ESPÍRITU DE FE

  1. Exelente estudio para todos los creyentes en “Cristo”,y aun para aquellos que no han creido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s