DIOS ESTÁ ESPERANDO UNA GENERACIÓN QUE LE CREA


HAY UN OBRAR DE DIOS QUE ES GENERACIONAL

Hemos estados demasiados influencias por el individualismo

Dios espera respuestas individuales y grupales

En términos bíblicos una generación es el conjunto de personas que nacen en un lapso de 40 años.

Cada generación se expresa en forma diferente.

Es mucho más efectivo escuchar el mensaje por alguien que está viviendo lo que yo estoy viviendo (aunque no hay reglas definidas al respecto)

Cada generación encarna el evangelio en forma diferente.

Cada generación tiene un legado que recibe, tiene necesidades diferentes por tanto hay preocupaciones y soluciones diferentes.

Como resultado hay diferentes formas de hablar de Dios con el mismo contenido.

.

Dios se encarga de transmitir esa herencia espiritual de generación a generación.

Es un misterio.

Dios tiene que trasladar todo el contenido de la revelación que hay sobre la tierra y tiene que volcar ese contenido hacia la próxima generación para que pueda continuar y superarla.

Salmo 89:1  Las misericordias de Jehová cantaré perpetuamente; De generación en generación haré notoria tu fidelidad con mi boca.

Salmo 102:12  Mas tú,  Jehová,  permanecerás para siempre, Y tu memoria de generación en generación.

Salmo 146:10  Reinará Jehová para siempre; Tu Dios,  oh Sion,  de generación en generación.

A Dios le agrada y fomenta que los hijos anden en los buenos caminos de los padres.

Salomón (hijo directo de David)

1 Reyes 3:14  Y si anduvieres en mis caminos,  guardando mis estatutos y mis mandamientos,  como anduvo David tu padre,  yo alargaré tus días.

Josías (hijo indirecto de David)

2 Reyes 22:2  E hizo lo recto ante los ojos de Jehová,  y anduvo en todo el camino de David su padre,  sin apartarse a derecha ni a

¿Cuántos de Uds. son hijos de creyentes?

 

Dios se encarga de levantar nuevos líderes de las próximas generaciones.

Dios necesita levantar líderes en esta generación.

De hijos que continúan las tradiciones a líderes que están dispuestos a pagar el costo del llamado.

Y uno lo puede percibir, yo estoy viendo niños con llamado, preadolescentes con llamado.

Hechos 13:36  Porque a la verdad David,  habiendo servido a su propia generación según la voluntad de Dios,  durmió,  y fue reunido con sus padres,  y vio corrupción.

Dios nos ha dado dones y talentos para ser usados en el tiempo específico que nos toca vivir.

¿Estamos viviendo a la altura del propósito de Dios para nuestras vidas?

Cada generación tiene un llamado.

 

TENEMOS CUATRO MODELOS DE RESPUESTAS GENERACIONALES EN LAS ESCRITURAS.

1 – La generación de Moisés: la generación que muere en el desierto.

Una generación incrédula.

La queja se contagia.

No brote en tu corazón una raíz de amargura.

Hebreos 12:14-15  Seguid la paz con todos,  y la santidad,  sin la cual nadie verá al Señor. Mirad bien,  no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios;  que brotando alguna raíz de amargura,  os estorbe,  y por ella muchos sean contaminados.

Esta es la lección que nos deja la generación de Moisés: la queja mata te condena a vagar por el desierto.

2 – La generación de Josué: la generación que posee la tierra.

Necesitamos el coraje para poseer y defender nuestra herencia.

Nuestro modelo es Josué.

Cada generación necesita su propia cosecha de líderes.

El ejemplo de Moisés y Josué nos enseña que hace falta una combinación entre un liderazgo joven y un liderazgo experimentado.

Dios le repite cuatro veces el mandamiento de ser fuerte y valiente.

Josué 1: 1-18

Hoy muchos abandonan, abandonan sus matrimonios, abandonan sus congregaciones, abandonan sus llamados.

No pueden manejar la presión de la batalla.

La generación de Josué nos deja la lección de no abandonar, esforzarnos y ser valientes

3 – La generación de David: la generación que completa la obra

Uno de los modelos que más nos pueden desafiar a nosotros como generación.

En los tiempos de David ya había mucho conquistado.

Pero Dios había prometido mucho más.

Y el pueblo se había resignado a convivir en la mediocridad.

Se levanta David con celo.

En el centro de la tierra conquistada había una ciudad muy poderosa sin conquistar poblada por los jebuseos.

1 Crónicas 11:3-5  Y vinieron todos los ancianos de Israel al rey en Hebrón,  y David hizo con ellos pacto delante de Jehová;  y ungieron a David por rey sobre Israel,  conforme a la palabra de Jehová por medio de Samuel. Entonces se fue David con todo Israel a Jerusalén,  la cual es Jebús;  y los jebuseos habitaban en aquella tierra. Y los moradores de Jebús dijeron a David: No entrarás acá. Más David tomó la fortaleza de Sion,  que es la ciudad de David.

David la conquista y funda Jerusalén, donde se asienta su reino.

Que trascendente es esta conquista que la ciudad celestial se llama así.

Y David conquista todo el territorio prometido por Dios.

Todo lo que Josué no había podido conquistar.

Es tremendo el desafío que nos deja David a nuestra generación, nuestros padres espirituales conquistaron con osadía terrenos espirituales imposibles de conquistar: el señorío de Cristo, la alabanza, el reino de Dios, la unidad de la iglesia, pero hay mucho por conquistar.

Nos hace falta el celo de David.

4 – La generación de Salomón: la generación que recibe un legado

David es un poderoso ejemplo tanto como receptor de un legado (el de Josué) como dador de un legado. Es un modelo tanto para las nuevas generaciones como para las generaciones mayores.

Como David tenía la visión de construir casa para Dios pero Dios no se lo permitió invirtió una gran parte de su vida aprovisionando recursos para que sea la próxima generación la que lo pudiera construir.

Sin embargo, la generación de Salomón recibió un poderoso legado cumplió con el mandato generacional por fidelidad al padre pero ellos mismos fueron rechazados

Nosotros también recibimos un poderoso legado.

El desafío es: ¿Qué hacemos con ese legado?

 

En los tiempos de Jesús hubo grupos de personas y hasta ciudades enteras que no tuvieron actitudes correctas.

Al leer el NT, es llamativa la cantidad de versículos dedicados a cuestionar las actitudes de los fariseos y de los escribas.

Y es llamativo el juicio a las ciudades. Lucas 10:12-15

Ay de las ciudades donde se hicieron tantos milagros el castigo para ellas será pero que el de Sodoma.

Si esto hubiera ocurrido en ciudades paganas se hubieran arrepentido con grandes lamentos, el juicio y el castigo será más tolerable en estas últimas.

Ay de las ciudades donde hasta el cielo se hizo presente pero no respondieron como Dios, el mismo infierno se hará presente en ellas.

En los tiempos de Jesús hubo grupos de personas que reaccionaron con actitudes correctas.

El regreso de los 70.  Lucas 10:17-19

Los discípulos quedaron asombrados que hasta los demonios se nos someten en tu nombre.

Jesús les respondió: yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.

Les he dado autoridad a ustedes para vencer todo el poder del enemigo; nada les podrá hacer daño.

ES TREMENDA LA REACCIÓN DE JESÚS. Lucas 10:21-22

El gozo de Jesús 

Lleno de alegría por el Espíritu Santo, dijo: Te alabo,  Padre,  Señor del cielo y de la tierra,  porque habiendo escondido estas cosas de los sabios e instruidos, se las has revelado a los que son como niños.

Volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: Dichosos los ojos que ven lo que ustedes ven. Les digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que ustedes ven,  pero no lo vieron;  y oír lo que ustedes oyen,  pero no lo oyeron.

 

DIOS NOS OBSERVA COMO GENERACIÓN Y ESPERA…

Anhela encontrar en nosotros actitudes correctas.

Queremos producir ese mismo gozo en Jesús

Esto es lo que Dios está esperando, hoy:

UNA GENERACIÓN DE JÓVENES LLENOS DEL ESPÍRITU

Una generación que valore el legado y el precio pagado por los que nos anteceden.

Una generación que conquista lo que otros no poseyeron: áreas donde la presencia de la iglesia está ausente: terrenos de influencia afuera y no puertas adentro.

 

Joel 2:28  Derramaré mi Espíritu sobre toda carne,  y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas;  vuestros ancianos soñarán sueños,  y vuestros jóvenes verán visiones.

Efesios 5:18-20  No os embriaguéis con vino,  en lo cual hay disolución;  antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos,  con himnos y cánticos espirituales,  cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al Dios y Padre,  en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 5 - IGLESIA, 6 - OBREROS, Jóvenes y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s