ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS


Predicación realizada por Juan Manuel Montané y publicada en el blog “Soltar la Palabra”

1 Corintios 4:1  Así,  pues,  téngannos los hombres por servidores de Cristo,  y administradores de los misterios de Dios.

EL MISTERIO DE DIOS

En su llamado a acercarnos a El, incluye una de las decisiones más asombrosas de Dios:

El se quiere dar a conocer, El quiere que lo conozcamos.

Por su misericordia, tenemos acceso a conocer la profundidad del ser de Dios.

Sin embargo, como la luna hay una parte de su ser que se nos mantendrá velada.

Pero hay otra parte del ser de Dios que es la parte comunicable que es a la que tenemos acceso.

ACCESO A LA INTIMIDAD DEL SER DE DIOS.

Por medio de la revelación de su ser a otros hombres de Dios que ha quedado registrada en las Escrituras, tenemos acceso hoy por la continua revelación de su Espíritu al conocimiento de verdades sublimes.

Tenemos acceso a revelaciones, a pensamiento y a conversaciones que son propias dela misma Trinidad.

A un conocimiento tan elevado que ningún libro o filósofo nos podría proporcionar.

ACCESO AL MISMO CORAZÓN DE DIOS.

Quiero presentarte dos situaciones que corresponden a la misma intimidad de la Trinidad que las Escrituras nos permiten participar.

Y nos permiten participar porque Dios quiere que podamos participar de lo que llena el corazón de Dios.

Nosotros le adoramos y nos rendimos continuamente ante El; confesando nuestro sincero anhelo de agradarle.

Y a veces nos quedamos ahí, en el umbral, sólo en el terreno de los anhelos.

Dios desea que podamos profundizar más.

Que nos identifiquemos con los anhelos de su corazón, con lo que le aflige, con lo que le duele.

EL DOLOR DEL CORAZÓN DE DIOS.

Vamos a considerar dos anhelos del corazón de Dios, que se convierten en dolor y que requieren de nuestra identificación para que nos podamos convertir en sus colaboradores al procurar satisfacer esos anhelos, al procurar mitigar su dolor.

Predicación realizada por Juan Manuel Montané y publicada en el blog “Soltar la Palabra”

1 – HAY UN ANHELO QUE LLENA EL CORAZÒN DE DIOS DESDE LA ETERNIDAD:                        SU IGLESIA

a)      DESDE ANTES DE LA FUNDACIÓN DEL MUNDO

Proverbios 8:23, 30-31  Eternamente tuve el principado,  desde el principio, antes de la tierra…  Con él estaba yo ordenándolo todo, y era su delicia de día en día, teniendo solaz delante de él en todo tiempo. Me regocijo en la parte habitable de su tierra; Y mis delicias son con los hijos de los hombres.

Este pasaje nos permite tener acceso a la intimidad entre el Padre y el Hijo antes de la fundación del mundo.

¡Qué privilegio! Algo sublime.

                   Con él estaba yo ordenándolo todo,                                                                                                Era su delicia de día en día                                                                                                                Teniendo solaz delante de él en todo tiempo. Solaz: descanso, recreo, juego.

Y nos revela el anhelo de su corazón:

             Me regocijo en la parte habitable de su tierra                                                                                Y mis delicias son con los hijos de los hombres.

El anhelo del corazón de Dios es habitar con los hombres, formar un pueblo para sí.

Efesios 3:8-11  aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios,  que creó todas las cosas; para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor.

b)      A TRAVÉS DE LAS EDADES:

DIOS QUISO FORMAR UN PUEBLO PARA SÍ

Acontecerá en los postreros tiempos que el monte de la casa de Jehová será establecido por cabecera de montes,  y más alto que los collados,  y correrán a él los pueblos. Vendrán muchas naciones,  y dirán: Venid,  y subamos al monte de Jehová. Miqueas 4:1-3 

Ahora,  pues,  si diereis oído a mi voz,  y guardareis mi pato,  vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos;  porque mía es toda la tierra. Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes,  y gente santa. Éxodo 19:5-6

Yo les he enseñando estatutos y decretos para que hagan así en medio de la tierra en la cual entrarán a tomar posesión de ella. Guárdenlos y póngalos por obra; porque esta es su sabiduría y su inteligencia ante los ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, nación grande es esta. Deuteronomio 4:5-8

Tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra. Deuteronomio 7:6

Jehová también echará de delante de vosotros a todas estas naciones,  y desposeeréis naciones grandes y más poderosas que vosotros. Todo lugar que pisare la planta de vuestro pie será vuestro;  desde el desierto hasta el Líbano,  desde el río Eufrates hasta el mar occidental será vuestro territorio. Deuteronomio 11:23-24

Jehová ha declarado hoy que tu eres pueblo suyo, de su exclusiva posesión, para que guardes todos sus mandamientos; a fin de exaltarte sobre todas las naciones que hizo, para loor y fama y gloria, y para que seas un pueblo santo. Deuteronomio 26:18-19

Porque la porción de Jehová es su pueblo…  le halló en tierra de desierto, en yermo de horrible soledad; lo trajo alrededor,  lo instruyó, y lo guardó como a la niña de su ojo. Deuteronomio 32:9-10

En los tiempos de los profetas se confirma la carga en el corazón de Dios

Serás corona de gloria en la mano de Jehová y diadema de reino en la mano del Dios tuyo… Serás llamada: Mi deleite está en ella… les llamarán Pueblo Santo, Redimidos de Jehová; y a ti te llamarán Ciudad Deseada. Isaías 62:1-7,12

Dios quiere que Su Pueblo difunda Su fama, Su gloria sea conocida en toda la tierra

Hasta que salga como resplandor su justicia, y su salvación se encienda como una antorcha, entonces verán las gentes tus justicias y todos los reyes tu gloria.  Isaías 62:1-2

c)      UN PUEBLO VICTORIOSO: EXALTADO ENTRE LAS NACIONES

Las puertas del infierno no prevalecerán. Mateo 16:16

Se ha sentado a la diestra de Dios, de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies. Hebreos 10:12-13

Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia, porque es preciso que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies… porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies 1 Corintios 15:24-27

El Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo sus pies. Romanos 16:20

Predicación realizada por Juan Manuel Montané y publicada en el blog “Soltar la Palabra”

2 – HAY OTRO GRAN ANHELO EN EL CORAZÓN DE DIOS: que llega a transformarse en dolor.

Dios busca corazones donde poder darse a conocer.

2 Crónicas 16:9  Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra,  para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él.

 Cuando Dios encuentra a alguien se da a conocer

Efesios 1:18  alumbrando los ojos de vuestro entendimiento.

 Isaías 6:1-4  Vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime,  y sus faldas llenaban el templo. Por encima de él había serafines;  cada uno tenía seis alas;  con dos cubrían sus rostros,  con dos cubrían sus pies,  y con dos volaban. Y el uno al otro daba voces,  diciendo: Santo,  santo,  santo,  Jehová de los ejércitos;  toda la tierra está llena de su gloria. Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba,  y la casa se llenó de humo.

 Ver la realidad del cielo

–        Un trono alto y sublime

–        Serafines

–        Participamos del culto celestial

 Al participar del culto vemos la realidad del cielo invadiendo la tierra.

–        Sus vestiduras llenan la tierra: lo que fluye de Dios afecta ala tierra.                     Es el reino de Dios que se acerca a la tierra.

–        Proclama de verdad: toda la tierra está llena de su gloria

–        Mientras los serafines proclamaban en el cielo:

Temblaron las puertas del templo                                                                                                     La casa se lleno de la gloria de Dios

 Hay una tremenda correspondencia entre lo que ocurre en el cielo y lo que ocurre en la tierra

En la tierra: oración y quebrantamiento

El cielo responde.

Apocalipsis 8:3-5  Se acercó otro ángel y se puso de pie frente al altar.  Tenía un incensario de oro,  y se le entregó mucho incienso para ofrecerlo,  junto con las oraciones de todo el pueblo de Dios,  sobre el altar de oro que está delante del trono. Y junto con esas oraciones,  subió el humo del incienso desde la mano del ángel hasta la presencia de Dios. Luego el ángel tomó el incensario y lo llenó con brasas del altar,  las cuales arrojó sobre la tierra;  y se produjeron truenos,  estruendos, relámpagos y un terremoto.

 Oseas 2:21-23. En aquel tiempo responderé, dice Jehová, yo responderé a los cielos, y ellos responderán a la tierra; Y la tierra responderá al trigo, al vino y al aceite, y ellos responderán a Jezreel. La palabra Jezreel significa: Dios siembra.

 La reacción de un hombre de Dios

 Isaías 6:5  Entonces dije:   ¡Ay de mí!  que soy muerto;  porque siendo hombre inmundo de labios,  y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos,  han visto mis ojos al Rey,  Jehová de los ejércitos.

 Dios responde al quebrantamiento del hombre

 Isaías 6:6-7  Y voló hacia mí uno de los serafines,  teniendo en su mano un carbón encendido,  tomado del altar con unas tenazas; y tocando con él sobre mi boca,  dijo:  He aquí que esto tocó tus labios,  y es quitada tu culpa,  y limpio tu pecado.

 Un hombre transformado escucha aquello que se está hablando en el cielo.

En el cielo se habla de las necesidades de la tierra.

Isaías 6:8  Después oí la voz del Señor,  que decía:   ¿A quién enviaré,  y quién irá por nosotros? 

La carga en el corazón del Padre.

Escucha el clamor de la tierra, le duele el corazón por el pecado del hombre.

Génesis 6:5-6  Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra,  y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra,  y le dolió en su corazón.

Y declara la carga de su corazón:

¿A quién enviaré?

Y consulta con la Trinidad.

¿Quién irá por nosotros?

Es el clamor del Padre.

El clamor del Hijo

El clamor del Espíritu

¿Quién hará con nosotros el trabajo que tenemos que hacer?

 Un hombre transformado responde a la necesidad de Dios

Isaías 6:8 Entonces respondí yo: Heme aquí,  envíame a mí.

Predicación realizada por Juan Manuel Montané y publicada en el blog “Soltar la Palabra”


 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1 - DIOS y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s