PROMOVIENDO ACTITUDES CORRECTAS EN EL DISCIPULADO


Seminario: “Fundamentos y dinámicas para el discipulado”

Universidad Cristiana Latinoamericana –Quito – Ecuador     30 Agosto 2011

 YO LOS HARÉ FORMADORES DE HOMBRES

Clase 2 del Seminario dictado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog  “Soltar la palabra”

3  LA ACTITUD DEL DISCIPULADOR

3.1    LLAMADOS A SER RESTAURADORES DE VIDAS

Hebreos 13:17  Ellos velan por vuestras almas,  como quienes han de dar cuenta

Ser un discipulador es:

Construir una relación intencional con alguien que busca de la gracia de Dios y ve que yo le puedo ayudar.

Es el que discipula el que toma la iniciativa para construir la relación, le da cabida en el corazón y lo acepta, se dispone a  dedicarle tiempo y esfuerzo con la convicción que edificando poco a poco trae resultados sólidos y abundantes.

Me dispongo a dar de lo que soy y tengo, desde mi debilidad y mis limitaciones

El principal compromiso del discipulador es demostrar la dependencia de la Gracia de Dios  y el fruto de esa dependencia.

Para ello me aferro a la presencia de Dios por la comunión con el Espíritu Santo admirando la persona de Cristo y su provisión.

Discipular es ser ministradores de ánimo: velar por su ánimo.

Me identifico con las necesidades y debilidades de aquel que estoy discipulando.

Es comprometerme a trabajar para que el otro se convierta en lo que Dios quiere hacer de él.

Es la verdad lo que produce crecimiento.

3.2  EL RESTAURAR VIDAS BÁSICAMENTE CONSISTE EN EL RESTAURAR RELACIONES

Tomemos el ejemplo del compromiso que el apóstol Pablo asume con Onésimo. 

Gálatas 4:19   Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros.

Esa vida tiene que ser restaurada y conformado a imagen de Cristo.

Y Dios levanta a Pablo, lo fortalece, lo capacito, para que pueda ser eficaz en esta tarea de restaurar vidas.

Discipular es actuar como un pacificador.

Pablo se encontró con esta relación destruida entre Onésimo y Filemón.

Los pacificadores son de alta estima ante el corazón de Dios.

¡Bienaventurados los pacificadores!

Un pacificador es alguien que ve que un hermano tiene un conflicto con otro, y no echa llena al fuego.

Es alguien que ama y que sabe que todo conflicto lastima a ambos.

No es alguien que  para quedar bien o sacar algún beneficio toma partido.

Es alguien que como Pablo se mete y paga un precio por esa restauración.

Pablo toma la iniciativa, le escribe a Filemón:

Te suplico por mi hijo Onésimo, quien llegó a ser hijo mío mientras yo estaba preso. v. 10

Te lo envío de vuelta, y con él va mi propio corazón.             v. 12

Yo hubiera querido retenerlo para que me sirviera en tu lugar mientras estoy preso por causa del evangelio.     v. 13

Para que ahora lo recibas para siempre, ya no como a esclavo, sino como algo mejor: como a un hermano querido, muy especial para mí, pero mucho más para ti, como persona y como hermano en el Señor.            v. 15-16

De modo que, si me tienes por compañero, recíbelo como a mí mismo.    v. 17

Si te ha perjudicado o te debe algo, cárgalo a mi cuenta.     v. 18

Clase 2 del Seminario dictado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog  “Soltar la palabra”

3.3 UN SANO EJERCICIO DE AUTORIDAD.

Es una carta totalmente diferente, aún de las cartas personales de Pablo es la única que no hace referencia a su autoridad como apóstol.

Observemos la delicadeza del trato del apóstol: como presenta el problema y como hay una progresión desde la fe hasta la demanda.

Honra: le anima y le llena el corazón. v. 4-5

Siempre doy gracias a mi Dios al recordarte en mis oraciones, porque tengo noticias de tu amor y tu fidelidad hacia el Señor Jesús y hacia todos los creyentes.

Visión de toda la provisión de Dios          v. 6

Pido a Dios que el compañerismo (la comunicación) que brota de tu fe  sea eficaz para la causa de Cristo  mediante el conocimiento de todoel buenoque está en nosotros por Cristo Jesús.

Un fluir de afecto y reconocimiento personal (no algo genérico)  v. 7

Hermano, tu amor me ha alegrado y animado mucho porque has reconfortado el corazón de los santos.

La petición, con una delicadeza admirable. v 8, 14

Por eso, aunque en Cristo tengo la franqueza suficiente para ordenarte lo que debes hacer, prefiero rogártelo en nombre del amor.

Sin embargo, no he querido hacer nada sin tu consentimiento, para que tu favor no sea por obligación sino espontáneo.

Sin embargo en tanta delicadeza no deja de haber firmeza. v 21

Te escribo confiado en tu obediencia, seguro de que harás aún más de lo que te pido.

Clamemos al Señor para que seamos autoridades capaces de equilibrar delicadeza y firmeza.

Estamos tratando con vidas requiere mucha delicadeza.

Estamos tratando con el proyecto más importante en que un hombre pude colaborar requiere firmeza.

3.3   PROMOVIENDO ACTITUDES CORRECTAS EN EL DISCIPULADOR

3. A           QUE BUSCA INTEGRAR A OTROS

Factor Bernabé. Bernabé dejó todo para ir a buscar a Pablo  Hechos 9:27

Una congregación es tan rica como la cantidad de personas con la actitud de Bernabé posea

Abro mi corazón a la necesidad de otro tan limitado como yo.

Le dejo ocupar un lugar en mi vida, en mi tiempo.

Y me dispongo a velar, construyo puentes,  le tiendo un manto de protección,

3.B            MIRANDO LA NECESIDAD DEL OTRO.

No podemos elaborar programas y darles a todos lo mismo.

Cada discípulo que procuramos edificar en la semejanza con Cristo, tiene:

Una necesidad distinta

Una crisis distinta

Un ritmo de aprendizaje distinto

Una potencialidad distinta.

El apóstol Pablo habla de fuertes y débiles en la fe.

Romanos 14:1, 12-13  Recibid al débil en la fe,  pero no para contender sobre opiniones… De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí. Así que,  ya no nos juzguemos más los unos a los otros,  sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano.

3.4   EL DISCIPULAR ES UNA SIEMBRA

Sembramos y el crecimiento lo da Dios

Mi aporte es mínimo pero indispensable.

Como la gallina que empolla los huevos.

La semilla somos nosotros.

Juan 12:24  Si el grano de trigo no cae en la tierra y muere,  queda solo;  pero si muere,  lleva mucho fruto.

El fruto es para Dios

No meros discípulos nuestros para nuestro fruto, deleite y gobierno

HACEMOS DISCÍPULOS DE CRISTO Y PARA CRISTO

Juan 15:8  En esto es glorificado mi Padre,  en que llevéis mucho fruto,  y seáis así mis discípulos.

3.5       ¿QUÉ PUEDO ESPERAR DE MI DISCIPULADOR?

a)       Enseñanza de la Palabra y orientación práctica.

b)       Corrección y amonestación.

c)        Paciencia, amor y aliento.

d)       Me ayudará a definir los objetivos de vida.

e)        Me ayudará en la formación del carácter.

f)        Compañerismo en la obra

Clase 2 del Seminario dictado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog  “Soltar la palabra”

4 – LA ACTITUD DEL DISCÍPULO

Hebreos 13:17  Obedeced a vuestros pastores,  y sujetaos a ellos… para que lo hagan con alegría,  y no quejándose,  porque esto no os es provechoso.

Un discípulo es:

Aquel que cree lo que Cristo dice y hace lo que Cristo manda

Aquel que reconoce hermanos con una mayor experiencia en Dios y busca aprender de ellos.

Además de buscar la Gracia de Dios que busca la Gracia de Dios en los hermanos.

Aquel que construye un vínculo espiritual y emocional que  enriquecerá a ambos.

Aquel que tiene mantiene una actitud de aprendizaje.

Es una actitud de dependencia, de seguimiento para ser instruido en la verdad, ser confrontado en mis prejuicios y en mis justificaciones, ser enseñado a obedecer.

Aquel que busca ser integrado al Cuerpo de Cristo

Supera una dañina actitud individualista

“La expresión más fuerte y común de nuestra carnalidad es el individualismo”.

Provoca una autosufiencia: no querer depender, no querer abrirse a otros, que se asume como una postura de vida y provoca tremenda  soledad.

Otros están solo porque asumen sólo relaciones formales.

Las relaciones formales producen soledad.

Hay encuentros formales, puede haber oración aun una lectura bíblica pero no hay una transferencia de vida, no hay un fluir del Espíritu.

El tipo de coyuntura que define la existencia el cuerpo de Cristo es cuando se produce un vínculo espiritual donde hay una edificación mutua.

Tenemos que procurar relaciones comprometidas.

Tenemos que buscar tener relaciones de calidad.

En los tiempos de Jesús las personas buscaban una relación con él. Le seguían.

Para que haya relación tiene que haber alguien que busca.

Clase 2 del Seminario dictado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog  “Soltar la palabra”

4.1 EL DISCIPULADO ES UNA RELACIÓN DE CONSOLACIÓN MUTUA

El discipulado no lo podemos reducir a algo funcional.

No es  un método para ganar gente, donde terminamos siendo una empresa o una máquina de producir gente

Tampoco es un mero hecho educativo, donde terminamos siendo una escuela con programas, materias y exámenes.

El discipulado es la relación entre dos personas que se abren para ayudarse y afectarse mutuamente.

Son dos personas con las mismas debilidades y necesidades. Donde una de las dos cumple (hasta puede ser transitoriamente) una tarea de servicio: de dar cobertura, de velar, de orar y de enseñar a la otra persona a ser un discípulo de Cristo, enseñándole a obedecer a Cristo y todas las cosas que él ha mandado.

Toda relación espiritual es una relación de ida y vuelta.

La relación de Pablo y Onésimo fue una relación de consolación mutua

Onésimo fue eficaz como discípulo no sólo recibió de Pablo, también supo llenar el corazón de Pablo.

Te suplico por mi hijo Onésimo, quien llegó a ser hijo mío mientras yo estaba preso. En otro tiempo era inútil, pero ahora nos es útil tanto a ti como a mí.  v. 10 -11

Te lo envío de vuelta, y con él va mi propio corazón. Yo hubiera querido retenerlo para que me sirviera mientras estoy preso por causa del evangelio.   v. 12-13

Para que ahora lo recibas como a un hermano querido, muy especial para mí.  v. 16

De modo que, si me tienes por compañero, recíbelo como a mí mismo. v. 17

Si te ha perjudicado o te debe algo, cárgalo a mi cuenta. v .18

Tenemos que animar el corazón de quienes nos están ministrando.

En el discipulado nuestra tarea es ser ministradores de ánimo. Si se desalienta nuestro corazón no tenemos ánimo para dar.

Pablo continuamente muestra su necesidad de ser consolado por sus mismos discípulos.

El discipulado funciona si hay una ministración mutua de ánimo y de afectos

2 Corintios 2:12-13 Cuando llegué a Troas para predicar el evangelio de Cristo, aunque se me abrió puerta en el Señor, no tuve reposo en mi espíritu, por no haber hallado a mi hermano Tito. Así, despidiéndome de ellos, partí para Macedonia.

2 Corintios 7:6-7 Pero Dios, que consuela a los humildes, nos consoló con la venida de Tito; y no sólo con su venida, sino también con la consolación con que él había sido consolado en cuanto a vosotros, haciéndonos saber vuestro gran afecto, vuestro llanto, vuestra solicitud por mí, de manera que me regocijé aun más.

Filipenses 5:1-2 Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia, completad mi gozo

Clase 2 del Seminario dictado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog  “Soltar la palabra”

4.2   PROMOVIENDO ACTITUDES CORRECTAS EN EL DISCÍPULO

2.A ENSEÑABILIDAD

El mundo nos contamina nos empuja a la autosuficiencia y a la competencia

Cada vez que en mi hay una actitud de competencia sobre otros, cada vez que quiero prevalecer con mis hermanos, estoy saliendo del espíritu de Cristo.

Jesús nos enseña a renunciar a perder, el que pierde ganará.

Un discípulo es alguien que busca ayuda

Cuesta mucho ser sincero con uno mismo.

Necesito alguien en quien pueda confiar, abrirle mi corazón que me ayude a abrirme a Dios.

El discipulado comienza con una actitud, una crisis, una necesidad de aprender y ser enseñado

Es la enseñabilidad la que provoca que Dios traiga palabra sobre mi vida por medio de otros.

La efectividad del discipulado no depende tanto de la abundancia de gracia del discipulador sino de la actitud del discípulo,.

Cuando estoy anhelando una palabra de Dios, no siempre estoy en condiciones de escuchar todo lo que Dios quiere decirme.

Dios pone palabra en mi discipulador como consecuencia de mi necesidad

2. B TRANSPARENCIA Y APERTURA DE CORAZÓN

Proverbios 28:13  El que encubre sus pecados no prosperará;  Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

Santiago 5:16  Confesaos vuestras ofensas unos a otros,  y orad unos por otros,  para que seáis sanados.  La oración eficaz del justo puede mucho.

1 Juan 1:6-9  Si decimos que tenemos comunión con él,  y andamos en tinieblas,  mentimos,  y no practicamos la verdad; pero si andamos en luz,  como él está en luz,  tenemos comunión unos con otros,  y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. Si decimos que no tenemos pecado,  nos engañamos a nosotros mismos,  y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados,  él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados,  y limpiarnos de toda maldad.

Tenemos que estar en luz. Confesar nuestros pecados para no estar en tinieblas, escondiendo mi pecado de los hermanos. Delante de Dios no podemos esconder el pecado. La sangre de Cristo opera en los que están en luz y los que están en comunión unos con otros.

Juan 13:10 Uds. están limpios pero necesitan que se le laven los pies.

Estamos completamente limpios por la sangre de Cristo

Pero necesitamos lavar nuestros pies por el continuo caminar por este mundo

4.3   ¿QUÉ PUEDO ESPERAR DE UN DISCÍPULO?

a)       Confianza y aceptación.

b)       Confesión. Debo ser transparente y vivir en la luz.

c)        Disposición a escuchar  los consejos y obedecer la Palabra del Señor.

d)       Amor sincero y servicial.

e)        Ministración espiritual mutua, es un camino de ida y vuelta

f)        Compañerismo

g)        Reconocimiento y una honra adecuada (no excesiva)

Clase 2 del Seminario dictado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog  “Soltar la palabra”


Anuncios
Esta entrada fue publicada en 6 - OBREROS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s