5 LA BUSQUEDA DEL DIALOGO SANADOR


En una familia se debe enseñar a restaurar los vínculos que naturalmente se deterioran.

Se tiene que construir un ambiente donde:

Pueda mostrarme como soy y como pienso sin temor a ser enjuiciado.

Pueda mostrar mis sentimiento negativos y debilidades de una manera en la que permita ser ayudado.

Se debe enseñar a resolver los conflictos, enseñar cuando se debe ceder y cuando se debe defender lo que uno piensa, para llegar acuerdos con otros que piensan distintos.

Dos aprendizajes difíciles:

El reconocimiento de nuestros sentimientos relacionales.

El sufrimiento relacional tiene que ver con el proceso de ilusión/desilusión/reacción a la desilusión.

Tenemos que aprender como funcionan estos mecanismos, su origen y su desarrollo

Tenemos que encontrar los sentimientos que se manifiestan en las relaciones desde los más hostiles en las relacions conflictivas hasta los sentimientos protectores, también negativos que afectan a las relaciones que están adapatadas.

La búsqueda del diálogo sanador.

La escucha del otro como aceptación de la diversidad, de lo distinto a lo propio.

5.1 PROCURANDO ADECUADAS ACTITUDES RELACIONALES

Tenemos que reconocer esos sentimientos de victimización que surgen en nuestros conflictos relacionales que terminan aislándonos de los demás y distanciandonos de toda posible sanidad.

Todo cambio, es un cambio en la forma de entender que se traduce en un cambio en el emocionar.

Solemos fluctuar entre sentimientos hostiles y sentimentos de autoprotección.

Sentimientos hostiles que nos conducen a actitudes autísticas.

Hay un fuerte contenido de venganza y de impotencia en actitudes de indiferencia y apatía hacia los que nos han causado este malestar relacional.

La diferenciación total

Sentimientos de autoprotección que nos conducen a actitudes simbióticas.

Otra forma de protegernos es evitando la disensión, cediendo terreno para adaptarnos a las necesidades y opiniones del otro.

La adaptación total

Sentimientos de identidad que me conducen a actitudes de diferenciación

La búsqueda de la distancia óptima: el sí mismo.

De tal forma que se esté separado del otro, pero a la vez cerca, una distancia en la cual su funcionamiento de la propia identidad será óptimo.

5.2 EL DIÁLOGO COMO SANADOR DE NUESTRAS RELACIONES

Juan 8:32 Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

La dificultad de encontrar esa verdad sanadora radica en estar demasiado comprometidos con nuestra “verdad”. Darle demasiado crédito a nuestra propia comprensión de las cosas.

Y por otro lado, no estar abierto a la verdad del otro.

Los episodios tienden a ser contados desde una posición de víctima.

Lo primero sería cambiar, transformar el lenguaje y la escena del conflicto, en una escena y lenguaje donde hay espacio para el diálogo.

Comenzar desde la escucha, la pregunta, la posibilidad de aceptación de un malentendido.

Partir de la duda de mi propia comprensión del problema.

Cuando movidos por la curiosidad sorprendidos por lo que nos sucede, o movidos por una herida que nos duele, nos disponemos a soltar nuestras certidumbres; entonces la vida nos ofrece el regalo de la posibilidad de un diálogo sanador.

Aprovechar las oportunidades

Toda familia, es un grupo o sistema activo que busca estados de equilibrios, a los que asocia con estados de paz y de felicidad.

Pero todo sistema activo necesita expandirse, crecer.

Para ello las interacciones producirán ciertos niveles de crisis.

Tenemos que encontrar esos síntomas de cambio y no darles un valor negativo sino entenderlos como una oportunidad, que modifica la estabilidad y el orden para conducirnos a cambios que nos llevarán a otro estado de estabilidad.

Es el ir al otro

Mi responsabilidad es el ir,

Romanos 12:17-18 No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.

Nos proponemos rescatar al individuo de su aislamiento instalándolo en una relación verbal co-construída.

La consigna es la invitación a hablar, sin presión, sin coerción, como camino al diálogo.

No me puedo medir mi acercamiento al otro por su respuesta.

Mi responsabilidad es acercarme.

La respuesta a ese acercamiento es responsabilidad del otro.

No puedo pretender respuestas deseadas.

No puedo pretender controlar las reacciones de los demás.

Tengo que darles libertad a las personas de responder de formas contrarias a las esperadas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 4 - FAMILIA y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s