LA PATERNIDAD ESPIRITUAL


La reproducción es una acción propia del hombre.

Todo lo que el hombre realiza crece y se reproduce.

Esto nos conduce a una pregunta patética a la que necesariamente tengo que hallarle respuesta:

¿QUÉ ES LO QUE ESTOY REPRODUCIENDO EN LOS QUE ME RODEAN?

¿QUÉ ES LO QUE ESTOY DEJANDO CRECER HOY EN MÍ?

Sea un acto consciente o no, en mi vida estoy reproduciendo:

vida o muerte, rebeldía o humildad, debilidad o fortaleza,

comodidad o abnegación, apatía o disponibilidad.

LA PATERNIDAD ESPIRITUAL

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

1) REPRODUCIMOS LO QUE SOMOS, no lo que creemos o predicamos.

¿Qué es lo que los demás están recibiendo de nosotros?

Tenemos que evaluar en los más cercanos, nuestros conyugues, nuestros hijos cual es la influencia que están recibiendo de mi vida.

No me queda ninguna opción verdadera que la de crecer en mi comunión con el Señor.

Por otro lado tenemos que preguntarnos: ¿Qué es lo que los demás ven en nosotros?

¿Quiénes se acercan a recibir de lo que les puedo transmitir?

La calidad de vida que otros ven en nosotros, va a determinar el interés por oír lo que les puedo transmitir y el tipo de apertura a mi mensaje.

LA PATERNIDAD ESPIRITUAL

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

2) DIOS QUIERE QUE REPRODUZCAMOS SU VIDA

Dios nos ha comunicado SU VIDA a un gran costo.

Nos la ha dado para que nosotros nos llenemos de esa VIDA, ABUNDANTEMENTE. Necesitamos estar llenos del ESPÍRITU hasta desbordar y que la PALABRA more en abundancia en nosotros, para que podamos transmitir de esa VIDA DE DIOS en otros.

Esta multiplicación de vida es esencial para el desarrollo del propósito de Dios, si nosotros no reproducimos esa vida en otros el obrar de Dios se estanca.

¿Qué estamos haciendo con esa vida que Dios nos dio?

¿A cuántos le estamos transmitiendo esa vida y formando conforme a la imagen de Cristo?

Dios quiere que reproduzcamos esa vida y nos quiere dar la certeza de que El nos está respaldando en este proceso.

Quiere fluir a través de nosotros de manera que la Vida de Jesús sea gestada en otros.

LA PATERNIDAD ESPIRITUAL

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

3) DIOS QUIERE QUE LLEVEMOS MUCHO FRUTO

Juan 15:1-17

v5  Yo soy la vid y ustedes son las ramas

el que permanece en mí y yo en él, este lleva mucho fruto

porque separados de mí nada podrán hacer

Esto es lo esencial, nuestra comunión con Dios

Es por eso que cuando definimos lo prioritario para este año está: EL TRONO

Es en nuestra comunión con Dios donde recibimos el tesoro más importante que podemos tener en esta tierra:LA VIDA DE DIOS

Es en esa vida que tenemos todo, todo el fruto del Espíritu, las delicias de la diestra de Dios, la plenitud de gozo, las riquezas en gloria.

Nuestra responsabilidad es que esa vida fluya:  MUCHO FRUTO

v 8   En esto es glorificado mi Padre que lleven mucho fruto y sean mis discípulos.

v 16 No me elegiste vosotros a mí yo les he elegido a vosotros

los he puestos para que vayan y lleven fruto y vuestro fruto permanezca

Nuestra fidelidad se mide por el fruto, cuanto de esta vida de Dios fluye a través de nosotros.

Este fruto son vidas transformadas, los primero convertidos de Acaya se les lama los primeros frutos.

Una persona es fiel al Señor cuando logra lo máximo con los recursos y talentos que Dios le ha dado. Como en la parabola de los talentos: Siervo bueno y fiel.

Esto implica correr riesgos. Sin riesgos no hace falta la fe.

Tenemos que confesar que nos asustan los riesgos.

Pero en eso está la fidelidad.

Necesitamos riesgos y desafíos.

Las consecuencias importantísimas de una vida que lleva fruto.

v. 7   Pedid todo lo que quieran y les será hecho

v. 16 Para que todo lo que pidieren en mi nombre, él se los dé

Dios quiere que corramos riesgos porque El está con nosotros dispuestos a respondernos.

v 8   En esto es glorificado mi Padre que lleven mucho fruto y sean mis discípulos.

En esto glorificamos a Nuestro Padre

v 11 Estas cosas he hablado para que mi gozo este en vosotros y vuestro gozo sea cumplido.

 

LA PATERNIDAD ESPIRITUAL

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

4) NUESTRA IGLESIA NO CRECE PORQUE ESTA ENFERMA

No tengo que hacerlas crecer. Yo no tengo que ordenarle a mis hijos que crezcan.

Si mis hijos no crecen algo anda mal, indica posiblemente una enfermedad.

Decimos que hay enfermedad cuando algún agente provoca un desequilibrio en el cuerpo humano.

La Iglesia es un organismo vivo, cuando no crece es porque está enferma, algo la está desequilibrando.

Una Iglesia sana crece por una expansión espontanea de la Vida.

Colosenses 2:19 el cuerpo se nutre de la Cabeza, uniéndose por coyunturas y ligamentos, creciendo con el crecimiento que da Dios.

La tarea del liderazgo es descubrir y quitar lo que está enfermando al Cuerpo.

Quitar lo que está desequilibrando, que está provocando barreras que restringen el crecimiento normal y natural que debería tener lugar.

Si miramos hoy a nuestra congregación podemos encontrar una semejanza con Sara, la esposa de Abraham.

Para nuestra vergüenza digo: nuestra congregación está como Sara, vieja y sin fruto.

Lo que cambió la situación es que Abraham recibió una promesa de Dios y la creyó.

Nosotros hemos recibido Palabra de Dios:

Preparénse para ver mi gloria entre Ustedes.

Afirmarnos sobre esta Promesa es la esperanza que tenemos para nuestra congregación.

No nos queda otra que reconocer nuestro fracaso.

Tenemos muchos elementos para poder reconocer nuestro fracaso, pero especialmente la falta de fruto.

Dios nos eligió para que vayamos y llevemos fruto y nuestro fruto permanezca Juan 15:16

En esto es glorificado nuestro Padre, en que llevemos fruto y seamos así sus discípulos Juan15:8

Dios juzga severamente a los que tienen vida y no llevan fruto.

La higuera. Mateo 21:19 

Israel Mateo 21:43

Tenemos que reconocer nuestro fracaso como pastores, como obreros y como congregación.

Estamos en nuestro Peniel, delante de Dios no podemos estar con nuestras fuerzas.

Estamos cojeando como Jacob.

LA PATERNIDAD ESPIRITUAL

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

5) DIOS SE COMPROMETE CON NUESTRA PATERNIDAD ESPIRITUAL

El método de Dios para la formación de una iglesia sana esla PATERNIDAD ESPIRITUAL.

La promesa dada por Dios a Abraham es un modelo para ser padres aplicable para aquellos que están dispuestos a apropiarse de sus posibilidades. Es un patrón profético en un marco de esperanza y una promesa que puede esperar todo hombre de Dios.

Abraham nos proveyó de un modelo hacia la paternidad.

Nosotros somos los herederos de las promesas dadas a Abraham.

Gálatas 3:29, Romanos 4:12-14

 

LA PATERNIDAD ESPIRITUAL

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

¿CUÁLES SON LAS PROMESAS DADAS A ABRAHAM?

Génesis 12:2-3, 15:4,13-21, 17:4-8

1 – Paternidad:                                              Un hijo tuyo te heredará15:4

2 – Descendencia espiritual:                        Haré de ti una nación grande 12:2

         Descendencia tan numerosa como las estrellas. 15:5

 Padre de muchedumbre de gente. Te multiplicare en gran manera 17:4-5

3 – Afirmación personal:                               Engrandeceré tu nombre 12:2

4 – Bendición que trasciende:                       Bendeciré a los que te bendijeren 12:3

5 – Respaldo frente a los enemigos:            Maldeciré a los que te maldijeren 12:3

6 – Un lugar de bendición:                            A tu descendencia daré esta tierra. 15:18

Estas promesas están en el corazón de Dios para comunicarselas a todos sus hijos que están dispuestos a andar en el camino de una fe viva, que salen de su lugar de comodidad para andar

donde Dios quiere llevarlos.

Estas promesas son para nosotros para que las disfrutemos en grados diferentes dentro de contextos diferentes.

Como en todo obrar de Dios, tenemos que descubrir las responsabilidades que nos tocan a nosotros y los compromisos que asume Dios.

LA PATERNIDAD ESPIRITUAL

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

6 – NUESTRAS RESPONSABILIDADES EN LA PATERNIDAD ESPIRITUAL

Evidentemente la idea de paternidad está relacionada con el de madurez. 1 Juan 2:13-14

La paternidad que Dios quiere que asumamos (como en el terreno de lo natural) no tiene que ver con el acercar a las personas a Cristo solamente sino con el de proveer de esa VIDA ABUNDANTE para que sean conformadas a la Imagen de Cristo.

La paternidad implica la tarea de proveer. 1 Corintios 16:15

* Bendecir: Tenemos un gran privilegio, el bendecir desata el poder de Dios sobre aquello que bendecimos, tenemos que bendecir a aquellos que estamos guiando sabiendo que ellos recibirán bendición.

* Maldecir: Necesitamos tomar conciencia de la tremenda responsabilidad que significa contar con el respaldo de Dios, especialmente con respecto a aquellos que se oponen al desarrollo del ministerio que Dios nos dio.

Dios se va a encargar de remover los obstáculos para que las promesas sean cumplidas si nosotros asumimos la responsabilidad con las promesas que Dios quiere cumplir.

* Nuestro lugar de bendición: Otra responsabilidad es afirmarnos con el lugar en que Dios nos puso, la tentación de escapar es una lucha bastante frecuente entre los llamados (Abraham escapó a Egipto frente a la adversidad)

Tenemos que responsabilizarnos por el lugar que Dios nos dio, limpiarlos de adversarios.

Nosotros tenemos que asumir la responsabilidad de nuestro barrio.

Delante de nuestras narices tenemos el problema de la prostitución y  de la venta de droga, tenemos que hacernos cargo.

Las demandas son grandes porque el potencial que tenemos es enorme.

LA PATERNIDAD ESPIRITUAL

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

7 – EL COMPROMISO POR PARTE DE DIOS EN LA PATERNIDAD ESPIRITUAL

La paternidad está en el corazón de Dios. Nos hizo habitar en familia para que los Padres cuiden y enseñen al fruto de su vientre. Esto es tan válido en lo natural como en lo espiritual.

Dios quiere revalidar en nosotros las promesas hechas a Abraham: Te daré descendencia.

Es una promesa porque depende de la habilidad de Dios de multiplicar SU VIDA a través de hombres dispuestos a dejar obrar a Dios.

Dios ha puesto en nosotros una semilla poderosísima que cuando es puesta en acción se multiplica con un potencial enorme.

Pablo entendió claramente la importancia de la paternidad espiritual, no sólo la entendió sino que la practicó.

Les escribo esto para amonestarlos como hijos amados… no tienen muchos padres pues yo mismo, los engendré por medio del evangelio. 1 Corintios 4:14-15

A Timoteo verdadero hijo en la fe. 1 Timoteo 1:2

En Romanos 4 encontramos una doble verdad en relación al alcance de la fe.

- una justificación por fe: donde como Abraham nuestra fe también es contada por justicia.

- una paternidad por fe: donde, como Abraham nuestra fe desarrolla una descendencia espiritual

Nos podemos apropiar de esta promesa dada a Abraham, porque está en el corazón de Dios el dar esa abundante descendencia espiritual a todos sus siervos.

Serás padre de muchos.

A Abraham y su descendencia se le dio la promesa de ser herederos del mundo por la justicia de la fe Romanos 4:13

La salvación es mucho mas que tener una posición asegurada en Cristo es la promesa de que seremos fructíferos en El

El mismo poder que nos salva es el actúa para producir a través de nosotros los frutos de la paternidad.

Necesitamos revelación de todos los alcances de nuestra herencia en Cristo.

Dios quiere darnos un nombre:

No necesariamente se refiere a nuestra fama sino un nombre santo delante de Dios.

Alguien respetado por la calidad de su vida y por lo que ministra de Dios a los demás.

Dios lo quiere hacer en vos y en mí.

Dios quiere respaldarnos en la obra que hacemos para él:

Nos prometió estar con nosotros todos los días. El es el protagonista.

Por eso cuando estamos en armonía con Su voluntad el bendecirá, y debilitará a aquellos que están entorpeciendo el desarrollo del obrar de Dios en medio de nosotros.

Dios quiere darnos un lugar y un tiempo donde Dios pueda desatar esa bendición

Para eso nos puso juntos y en este lugar  para que hoy invirtamos nuestras vidas en hacer realidad

estas promesas que Dios quiere que alcancemos.

LA PATERNIDAD ESPIRITUAL

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

8 – ENEMIGOS DE LA ESPERANZA

Estas promesas les fueron hechas a personas vulnerables como Abraham, como tú y como yo, que están desalentados por no llevar fruto, sintiéndose fracasados espiritualmente por ello.

La promesa que recibió Adán tardó 25 años para que se cumpliera, una presente esterilidad no es una evaluación concluyente de nuestro estado  por muy verdaderos que sean los hechos.

Cuando escuchamos de la bendición de Dios en el ministerio de otros hermanos, quedamos sumergidos en una impotencia destruyendo nuestra confianza.

Lo que Dios hizo en Abraham ahora quiere hacer conmigo, lo predicamos y lo creemos pero en el desaliento parece que no fuera para nosotros, existirán Abraham pero no soy yo.

Tenemos que reflexionar sobre que aspectos de nuestras vidas prevalece la esterilidad, pero nuestra compulsión a ser honestos hace que todo ejercicio sincero de autoevaluación termine con un sentimiento de derrota, mi afán por la eficiencia atenta contra la esperanza que mi Padre quiere que mantenga viva en mí.

Tenemos que identificar los pensamientos y sentimientos que tan fácilmente toman el lugar de la esperanza y que terminan bloqueando la fe que multiplica la vida de Cristo sumergiendonos en la incredulidad, el desaliento y la pasividad.

Como enfrentar esta situación de derrota, volviendo al lugar de la promesa.

Tomando la espada de la promesa y derribando los demonios de mentira para que nos afirmemos en una realdad muy tangible: los propósitos irrevocables de Dios.

Abraham se sobrepuso a su debilidad, creyó en esperanza contra esperanza para llegar a ser padre de muchas gentes porque ratificó su fe en un Dios que da vida a los muertos y que llama a las cosas que no son como si fueran, no se debilitó en la fe ni dudo por incredulidad sino se fortaleció en fe dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era poderoso para hacer todo lo que había prometido. Romanos 4:17-21

Tenemos que reconocer que la vida y el poder de Dios se multiplica por agentes tan frágiles como yo, no importa lo impotentes que nos sintamos hemos sido llamados para transmitir gracia y poder.

Saca fuerzas de la debilidad de Abraham, su confusión acerca de como Dios iba a cumplir sus promesas (tardó 25 años en comenzar a ver la respuesta a las promesas), presta atención a sus quejas (no me has dado prole), complicó las cosas introduciendo sus planes humanos para proveer descendencia (solemos recurrir a nuestros Ismael), incluso retrasó la respuesta huyendo a Egipto (la tentación de escapar a otro lugar es común en la espera de la promesa)

Aunque la tierra parezca estéril y la estación arida esperemos en las promesas de Dios, aferrándonos a las promesas que Dios le hizo a Abraham como para nosotros, abiertos a Dios que es el único que cumple nuestros sueños.

Habla de tal manera que no disipes tu sueño

Camina de tal manera que violes tus sueños.

Tenemos que decir como Ana: DAME HIJOS O ME MUERO.

1 Samuel 1: 8-11

 

LA PATERNIDAD ESPIRITUAL

Mensaje predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog “Soltar la Palabra”

 

 

About these ads
Esta entrada fue publicada en 6 - OBREROS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s