HOMBRES DE DIOS: el llamado provoca visión y fe


“Hombres de Dios: su llamado provoca visión y fe”

Predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

1)      ¿Cómo es que esta generación de israelitas aprendió a clamar a Dios?                                                                                                           Jueces 6:1-10

Los  madianitas es una tribu que surgió de una de las concubinas de Abraham.

Madían era hijo de Cetura.

Mientras peregrinaban en el desierto ya los habían casi aniquilado pero volvieron a poblarse y ahora eran una gran multitud, ellos y sus camellos eran innumerables.

Cuando sembraban venían como langosta y destruían los frutos de la tierra.

No dejaban nada para comer.

Entonces los israelitas se fueron a vivir en cuevas en los montes

De esa manera se empobrecía Israel.

Entonces clamaron a Dios.

Aprender a clamar a Dios es una de las materias que primero tenemos que aprobar en la escuela de Dios.

Un hermano me comentaba sus dramáticos problemas.

Le pregunté: ¿cuántas veces ayunástes por esto?

¿cuántas veces congregaste a tu familia a orar por esto?

¿estás orando por esto?

Dios quiere que aprendamos a clamar, es una de sus primeras materias, si no aprobás te aseguro que recursarla cada vez es más difícil y duele más.

Yo creo que esta, nuestra amada congregación ya aprobó esta materia.

Cuando uno predica aquí se encuentra con una libertad que en otros lados no encuentra, y que en  otras épocas no había Uno predica un mensaje aquí y predica el mismo en otro lado y aquí se fluye con más libertad.

¿Por qué? Porque hay hambre, hay un pueblo que quiere más.

¿Y qué ocurre cuando un pueblo aprende a clamar?

Dios envía al Ángel del Señor (Jesús mismo) a que visite a sus líderes.

Mejor dicho visite a hombres débiles y comunes y los transforme en varones de Dios.

En estos días tuve un encuentro así con el Señor.

“Hombres de Dios: su llamado provoca visión y fe”

Predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

            2 – ¿A qué le damos valor, a como nos mira Dios o como nos miramos nosotros?                                                                                   

El Ángel del Señor se dirige a Gedeón con un piropo de aquellos: Hey, Guerrero valiente.

Este guerreo valiente en realidad todavía no era tal.

Estaba en el lagar (donde se pisan las uvas un pozo subterráneo) limpiando el trigo ( que se deber limpiar al aire libre por eso se llama a este proceso aventar.

Lo estaba haciendo a escondidas para que los madianitas no le quiten el trigo.

Jueces 6:12

Este pasaje tiene dos declaraciones cruciales que tienen que ver con la segunda materia que tenemos que aprobar: Guerrero valiente y el Señor está contigo.

“Hombres de Dios: su llamado provoca visión y fe”

Predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

La segunda materia a aprobar es. ¿Cómo me veo a mi mismo?

Se llama Identidad y si no la apruebo no puedo alcanzar el plan de Dios para mi vida.

 Dios te ve como un guerrero valiente.

 Dios te ve una nueva criatura llena de gracia y de poder.

Dios te ve lleno de un gozo completo que da gracias siempre y por todo.

Dios te ve lleno de los dones y de los frutos del Espíritu.

¿Cómo te ves vos?

Y Dios te ve así, ¿sabés por que?        Por que El está contigo

Dios no quiere que te quedes con tu debilidad.

Tenés que considerar quien es el que te llama y no tu debilidad.

Te está llamando Aquel por quien fueron hechas todas las cosas,

El Señor de todo lo creado.

2 Pedro 1: 3

El que nos llamó, por su propia Gloria y Potencia, nos ha concedido por su divino poder todas las cosas que necesitamos para la vida y la piedad.

Creo que una de las virtudes mas notables de Gedeón fue su autenticidad. No era careta.  Aún cuando Dios había mandado un profeta explicando todo, a Gedeón no le había quedado claro

Escucháme Dios, ¿Cómo es esto de que estás con nosotros?

Mirá todo lo que nos esta pasando.

¿Dónde están tus maravillas de que tanto nos hablaron nuestros padres?

Yo no veo ninguna de tus maravillas es más creo que nos has desamparado.

“Hombres de Dios: su llamado provoca visión y fe”

Predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

3 – ¿Cómo hacer para que no se debilite lo que Dios quiere hacer en mi vida?

Jueces 6:14-16

Y mirándole Jehová, le dijo: Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te envío yo? Gedeón le respondió: Ah, señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre. Jehová le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre.

¡Qué tremenda Palabra!

Esta es la tercera materia: todos tenemos que tener conciencia de nuestro llamado.

No por la tremenda capacidad que tenemos. No, Dios quiere que vaya con las pequeñas fuerzas que tengo pero con la conciencia de quién es el que me envía.

Hay un poderoso llamado en tu vida.

Un llamado que supera tus propias fuerzas, en donde la única salida es depender de las fuerzas del que te llama.

HOY ES UN DÍA DONDE DIOS ESTA DESENTERRANDO VIEJOS LLAMADOS

VIEJAS ASPIRACIONES

El llamado es amplio tiene que ver con la hermosura de la iglesia y con la salvación de los que se pierden pero lo forma que adquieren tu vida puede ser diversa .

Puede ser a través de dedicarte a la obra directamente

Puede ser a través de tu trabajo, del comercio, de la educación,

Puede ser utilizando tu tiempo libre o en tu trabajo cotidiano.

Pero todo lo que hacés necesariamente tiene que ser consecuencia de un llamado.

Estás ahí, porque Dios te puso ahí y porque El está contigo.

Dios te mira a los ojos y te dice: con la fuerzas que tiene ve, hermosea la iglesia y salva a los perdidos porque yo estoy contigo

2 Pedro 1:4

Dios nos ha entregado sus preciosas y magnificas promesas para que

luego de escapar a la corrupción que hay en el mundo debido a los malos deseos

lleguen a tener parte de la naturaleza divina.

Esta es una Palabra determinante en nuestras vidas.

Tengo que apropiarme de sus promesas.

Tener una visión de lo que Dios quiere con mi vida.

Necesitamos una visión de lo que Dios quiere para nosotros como iglesia.

Tener claridad de lo que Dios quiere hacer con nosotros en los próximos 5 años.

Estas promesas encarnadas en una visión, esta claridad  de lo que Dios quiere hacer con mi vida y con al iglesia nos va a dar la fuerza suficiente para escapar de la corrupción que hay en el mundo.

Sin esta visión, todo da lo mismo, el mundo nos envuelve con sus malos deseos

“Hombres de Dios: su llamado provoca visión y fe”

Predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

4 – ¿Cuál es la respuesta que Dios está esperando de mi?

Hay un llamado lleno de poderosas promesas. Un llamado que no considera nuestra debilidad sino que nos llama a considerar la virtud del que llama lleno de Gloria y potencia,

Sin embargo, hay una respuesta que depende de nosotros.

2 Pedro 1:5-9

Por esto mismo, poniendo toda diligencia en esto: añadid

Si consiguen que estas cosas abundan en Uds. nunca estarán ociosos ni sin fruto.

Pero el que no persevera en este procurar estas cosas, es un corto de vista que no ve, es ciego y hasta olvida la purificación de sus pecados.

Esta es la cuarta materia: la Transformación que hace falta para el llamado.

Algunos, ponen diligencia y alcanzan la visión y no se quedan ociosos ni sin fruto.

Otros, se entretienen terminan enredando en el mundo, quedan ciego no ven el pecado y terminan olvidando su salvación.

En la vida de Gedeón fue un proceso delicado que toma su tiempo.

Y lo más llamativo es la condescendencia de Dios.

Señor, quiero una señal de que has hablado conmigo. Está bien te la doy

Señor, esperáme aquí que en seguida vuelvo. Esta bien espero.

Y el trae una ofrenda corrupta. No, Gedeón así no, hácelo así.

Y Dios se manifestó subió fuego de la peña y consumió la carne y los panes.

Y Dios le pide que derribe los altares que se levantaron en los tiempos de ceguera y los reemplace por altares dedicados al Señor.

Mucho tienen altares que ocupan el lugar del Señor en sus casas

Y a pesar de hablar con el ángel, y a pesar del fuego, le pide dos señales más.

Y Dios condesciende.

Y Dios necesita que siga creciendo en la fe, que continúe la transformación.

Dios le redujo sus fuerzas de 32.000 a 300 personas para luchar contra un ejército de mas de 300.000 personas. Y Dios sigue edificando su fe.

Andá al campamento madianita para que veas como estoy preparando todo.

Y Gedeón vence con 300 hombres a un campamento de mas de 300.000 personas, sin un arma con antorchas y trompetas.

Entonces el proceso es el siguiente:

Crisis, Clamor, Identidad, Llamado, Transformación y Victoria.

Tenemos que tener una visión que sea un desafío que nos supere, que nos lleve a depender de Aquel que nos llama y que desarrolle una fe bien jugada.

Así viene la victoria siempre en inferioridad de condicione sino no es fe y nos podemos jactar en nuestras fuerzas o en nuestro conocimiento

2 Pedro 1:10-11

Por lo tanto, hermanos, esfuércense más todavía por asegurarse del llamado de Dios, que fue quien los eligió. Si hacen estas cosas, no caerán jamás, y se les abrirán de par en par las puertas del reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

“Hombres de Dios: su llamado provoca visión y fe”

Predicado por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “Soltar la Palabra”

About these ads
Esta entrada fue publicada en 3 - HOMBRE y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s