ETAPAS PARA ALCANZAR LA MADUREZ ESPIRITUAL


Seminario: “Fundamentos y dinámicas para el discipulado”

Universidad Cristiana Latinoamericana –Quito – Ecuador     31 Agosto 2011

Seminario dictado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog “Soltar la palabra”

6                 LA DINÁMICA DEL DISCIPULADO

 6.1             DEFINICIÓN

 “El servicio de ministrar a una persona de manera de liberarla de sus condicionamientos espirituales y emocionales, por medio de la Palabra y el Poder de Dios, para que el Reino de Dios se haga presente en su vida, de manera que los que lo rodean lo puedan palpar y recibir”

6.2             META

SER TRANSFORMADOS A LA IMAGEN DE JESUCRISTO.

QUE EL REINO DE DIOS SE MANIFIESTE

QUE LOS DEMÁS NOS VEAN LLENOS DE GRACIA Y VERDAD.

6.3            ES UN PROCESO

No podemos pasar por alto que cada persona crece a un ritmo diferente, no se puede hacer discípulos sin atención personal, no es cuestión de programas, de métodos sino de relaciones vivas, de relaciones comprometidas (pacto) de bendecirse mutuamente.

Jesús llamó a los doce para que estuvieran con él, los discípulos se forman en las relaciones interpersonales y sinceras.

Seminario dictado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog “Soltar la palabra” 

¿CUÁLES SON LAS ETAPAS HASTA ALCANZAR  MADUREZ?

La definición de estas etapas del proceso es sumamente importante.

- Nos permite evaluar en que momento de ese proceso estamos.

- Nos permite especificar cuales son las características de las diferentes etapas

- Nos permite definir en qué tenemos que invertir para conducir a una persona de una etapa a la otra.

En la Escritura encontramos algunos pasajes que nos habla de estas etapas de maduración de los discípulos:

1 Juan 2:12- 14

Les escribo a ustedes,  queridos hijos,  porque sus pecados han sido perdonados por el nombre de Cristo.

Les escribo a ustedes,  padres,  porque han conocido al que es desde el principio. 

Les escribo a ustedes,  jóvenes,  porque han vencido al maligno. 

Les he escrito a ustedes, queridos hijos,  porque han conocido al Padre.

Les he escrito a ustedes,  padres,  porque han conocido al que es desde el principio. 

Les he escrito a ustedes,  jóvenes,  porque son fuertes, y la palabra de Dios permanece en ustedes,  y han vencido al maligno.

 Hebreos 5:11-6  Sobre este tema tenemos mucho que decir aunque es difícil explicarlo, porque a ustedes lo que les entra por un oído les sale por el otro.  En realidad,  a estas alturas ya deberían ser maestros,  y sin embargo necesitan que alguien vuelva a enseñarles las verdades más elementales de la palabra de Dios.  Dicho de otro modo,  necesitan leche en vez de alimento sólido.  El que sólo se alimenta de leche es inexperto en el mensaje de justicia;  es como un niño de pecho. En cambio,  el alimento sólido es para los adultos,  para los que tienen la capacidad de distinguir entre lo bueno y lo malo,  pues han ejercitado su facultad de percepción espiritual.  Por eso,  dejando a un lado las enseñanzas elementales acerca de Cristo,  avancemos hacia la madurez.  No volvamos a poner los fundamentos,  tales como el arrepentimiento de las obras que conducen a la muerte,  la fe en Dios, la instrucción sobre bautismos,  la imposición de manos,  la resurrección de los muertos y el juicio eterno.

1Corintios 3:1-3  De manera que yo,  hermanos,  no pude hablaros como a espirituales,  sino como a carnales,  como a niños en Cristo. Os di a beber leche,  y no vianda;  porque aún no erais capaces,  ni sois capaces todavía, porque aún sois carnales;  pues habiendo entre vosotros celos,  contiendas y disensiones,  ¿no sois carnales,  y andáis como hombres?

En principio definimos tres etapas iniciales en el discipulado:

                                    *          NIÑEZ

                                   *          MADUREZ

                                   *          PATERNIDAD

 Seminario dictado por Juan Manuel Montané y publicado en el blog “Soltar la palabra”

6.4         DE LA NIÑEZ A LA MADUREZ ESPIRITUAL

 NIÑEZ ESPIRITUAL

El inicio de la vida cristiana, aquellos a quienes los pecados han sido perdonados.

Son los que necesitan depender de otros para crecer.

Son los que han conocido al Padre.

Lo primero que tenemos que hacer por ellos es relacionarnos adecuadamente con el Padre por medio de la oración y con el Cuerpo de Cristo por medio de relaciones comprometidas.

Es una etapa que se caracteriza por el RECIBIR

MADUREZ ESPIRITUAL (JUVENTUD)

Es la segunda etapa en la vida de un discípulo.

Una prueba de alguien que ha dejado la niñez de espiritual, son aquellos que han pasado por pruebas y se han fortalecido, no echan la culpa a los demás ni se justifican. Aquellos que han madurado son los que están empezando a caminar sólo, tienen un motor propio.

Santiago 1:11-14  Porque cuando sale el sol con calor abrasador,  la se seca,  su flor se cae,  y perece su hermosa apariencia;  así también se marchitará el rico en todas sus empresas. Bienaventurado el varón que soporta la tentación;  porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida,  que Dios ha prometido a los que le aman.

Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios;  porque Dios no puede ser tentado por el mal,  ni él tienta a nadie; sino que cada uno es tentado,  cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.

La madurez espiritual viene por el comer de la Palabra de Dios y beber del Espíritu Santo diariamente.

Son los que han madurado en su vida interior, en su comunión con el Padre.

Son fuertes,  la palabra de Dios permanece en ellos,  y han vencido al maligno.

Es la verdadera comida y verdadera bebida espiritual.

Mateo 4:4  No sólo de pan vivirá el hombre,  sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Se caracterizan por el SER

PATERNIDAD ESPIRITUAL

Una tercera etapa en el crecimiento espiritual.

Alguien que pasó de ser una persona madura a ser padre, es alguien que dado a luz que fructificó.

Hay muchas formas de fructificar y en las Escrituras se habla del fruto de diversas formas.

En este sentido, el fruto de un discípulo son otros discípulos.

Mateo 13:8  Pero parte cayó en buena tierra,  y dio fruto,  cuál a ciento,  cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.

Juan 15:8  En esto es glorificado mi Padre,  en que llevéis mucho fruto,  y seáis así mis discípulos.

Es el asumir que la necesidad de otro ocupe un lugar en mi corazón, en mi tiempo y en mis preocupaciones.

Esa vida sembrado y desarrollada en mi interior me dispongo a transmitirla a otros.

Entonces mi vida fructifica, da frutos en otros.

Se caracterizan por el DAR

6.5         EL DISCIPULADO A QUE APUNTAMOS VIVIR

Enseñar una forma de vivir semejante al de Cristo aplicado al día de hoy.

1 Juan 2:6  El que dice que permanece en él,  debe andar como él anduvo.

El apóstol Pablo nos habla de discipulado comparándolo con el modelo de un atleta. 1 Corintios 9:25

Que requiere una vida dedicada al entrenamiento para una corona corruptible.

Tenemos que entrenarnos en la práctica de las disciplinas espirituales para una corona incorruptible.

Hebreos 5:14 Ejercitar los sentidos en el discernimiento del bien y del mal.

Enseñar a caminar contra la corriente

Muchos creyentes no se diferencian en los valores y el estilo de vida respecto de los no cristianos.  Jesús plantó una iglesia constituida como una comunidad de una “no-conformidad radical”.

La iglesia es una alternativa contracultural a los valores de la sociedad dominante.

1 Pedro 2:11 Nación santa, extranjeros, peregrinos, advenedizos.

1 Pedro 2:12 Mantengan entre los incrédulos una conducta tan ejemplar que,  aunque los acusen de hacer el mal,  ellos observen las buenas obras de ustedes y glorifiquen a Dios en el día de la salvación.

Los enemigo de la fe estarán en contra pero no podrán negar la forma en que vivimos.

El discipulado debe modificar esta realidad en los creyentes que están sufriendo la misma epidemia de individualismo y consumismo que domina a nuestra sociedad.

Se busca una libertad para hacer lo que se nos da la gana y no una libertad para superar nuestras debilidades y crecer en todo especialmente en nuestra capacidad para servir.

Enseñar y alentar para compartir nuestra fe a otros.

Somos narradores de una historia de amor: Dios buscando a la humanidad rebelde.

Tenemos nuestra historia en esa historia (testimonio) y la responsabilidad de ser testigos de ella.

Al dar testimonio de esta historia (evangelio) los demás pueden entender que ellos también son protagonistas de esta historia.

La mayor parte de los creyentes no comparten esta historia.

La realidad es que somos un pueblo avergonzado que no tiene la motivación y la confianza suficiente para hablar de su fe.

Hay una fuerte intimidación provocada por el vivir una cultura que rechaza la verdad absoluta.

Todas las verdades son relativas y nadie puede imponer su verdad.

Toda pretensión de verdad adquiere un carácter de intolerancia

Esta entrada fue publicada en 6 - OBREROS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s